Expertos en epidemiología anunciaron que el coronavirus afectará, como mínimo, a decenas de miles de personas y pronosticaron que durará varios meses. Foto: Reuters
Expertos en epidemiología anunciaron que el coronavirus afectará, como mínimo, a decenas de miles de personas y pronosticaron que durará varios meses. Foto: Reuters
Redacción EC

La Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió declarar la emergencia internacional ante la rápida expansión del coronavirus de Wuhan (China), que ya causa más de 170 muertes y casi 8.000 infectados, aunque el 99 % de los casos se han diagnosticado dentro de China.

“Nuestra mayor preocupación es la posibilidad de que el virus se propague a países con sistemas de salud más frágiles (...) No significa desconfianza con China” aseguró el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Un comité de emergencia de 15 expertos, convocado por Adhanom Ghebreyesus declaró esta alerta, tras haberla descartado hace una semana, ante la aparición de varios contagios entre humanos en países como Alemania, Japón, EEUU o Vietnam, en pacientes que no habían viajado recientemente a China.


“Hasta ahora no hemos visto ninguna muerte afuera China, por lo que todos debemos estar agradecidos. Aunque estos números siguen siendo relativamente pequeños en comparación con el número de casos en China, todos debemos actuar juntos ahora para limitar una mayor propagación”, agregó.

“Estamos trabajando diligentemente con socios de salud pública nacionales e internacionales para controlar este brote lo más rápido posible”, afirmó.

El jefe de la OMS llamó a la calma e instó a los gobiernos a tomar decisiones basadas en evidencia. “No existen razones para tomar medidas que interfieran innecesariamente con los viajes y el comercio internacional. Hacemos un llamado a todos los países para que implementen decisiones basadas en evidencia y consistentes. La OMS está dispuesta a brindar asesoramiento a cualquier país que esté considerando qué medidas tomar”.

Tedros señaló que la emergencia internacional no supone necesariamente límites al transporte o el comercio con China.

La alerta mundial “no significa que desconfiemos de China: al contrario, creemos en la plena capacidad de ese país para combatir esta emergencia”, aseguró el director general, quien esta semana viajó a Pekín y se reunió con el presidente chino, Xi Jinping, para analizar el avance de la epidemia.

La declaración, subrayó el director general de la OMS, busca un mayor apoyo a los países menos desarrollados y con sistemas de salud insuficientes para detener posibles casos, y también una llamada a que la comunidad internacional acelere la investigación en tratamientos y vacunas.

También se busca con la alerta “combatir los rumores y la desinformación”, indicó Tedros, quien aseguró que “es el momento de la solidaridad, no del estigma” hacia China.

Es la sexta ocasión en que la OMS declara este tipo de emergencia global, tras las que activó ante el brote de gripe H1N1 (2009), los de ébola en África Occidental (2014) y en la República Democrática del Congo (2019), el de polio en 2014 y el de virus zika en 2016.

Crece la cifra

La cifra ya supera el número de infecciones de la epidemia de Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SRAS) de 2002 y 2003, otro coronavirus que contaminó a 5.327 personas en el país. El SRAS dejó 774 muertos en el mundo, 349 de ellos en China continental, hace casi 20 años.

Este miércoles, varios centenares de japoneses y estadounidenses fueron evacuados de Wuhan, la ciudad del centro de China donde empezó el virus.

Las autoridades sanitarias anunciaron otras 26 muertes, lo que lleva el balance total del coronavirus a 132 fallecidos y a 5.974 casos confirmados en China continental (sin contar Hong Kong).

Además de a China, donde se registran la inmensa mayoría de las infecciones, el coronavirus afecta a unos quince países, a los que se sumó el miércoles Emiratos Árabes Unidos, con cuatro personas de nacionalidad china contaminadas.

Como medida de precaución, la aerolínea British Airways anunció que suspende todos sus vuelos hacia la China continental. El Reino Unido, igual que Estados Unidos y Alemania, desaconsejan a su ciudadanos que viajen al país.

Mapa con los países y territorios en donde se confirmaron infecciones con el nuevo coronavirus. (AFP)
Mapa con los países y territorios en donde se confirmaron infecciones con el nuevo coronavirus. (AFP)

Londres decretó además que aislará 14 días a quienes lleguen de Wuhan.

La compañía indonesia Lion Air también suspendió los vuelos, mientras que la hongkonesa Cathay Pacific, la estadounidense United Airlines y Air Canada quieren reducirlos.

Además Hong Kong anuncio el cierre de seis puntos de paso con el resto de China y Kazajistán ordenó el cierre de sus enlaces por autobús, avión y tren.

Evacuaciones

Japón y Estados Unidos fueron el miércoles los primeros países en empezar a repatriar a parte de sus ciudadanos atrapados en Wuhan (centro), donde en diciembre apareció el coronavirus.

Esta ciudad y casi la totalidad de la provincia de Hubei están aisladas del mundo desde el 23 de enero, en un intento de las autoridades de contener la epidemia.

El cordón sanitario afecta a 56 millones de habitantes y a varios miles de extranjeros.

Un avión con 200 japoneses aterrizó en Tokio el miércoles. “Ya no podíamos circular libremente (...) El número de enfermos empezó a aumentar rápidamente y daba miedo”, dijo a su llegada el japonés Takeo Aoyama, que trabaja en la siderúrgica Nippon Steel.

A falta de marco legal, las autoridades japonesas no podrán poner en cuarentena a los repatriados y les pidieron que se queden en casa durante dos semanas.

Un avión enviado por Estados Unidos también salió el miércoles de Wuhan con unas 200 personas a bordo, entre ellas personal del consulado en la ciudad.

Según la Comisión Europea dos aviones franceses también repatriarán a unos 350 europeos, 250 de ellos franceses.

Australia, que también está estudiando una evacuación, podría poner a los repatriados en cuarentena en la Isla de Navidad, en el Índico, donde normalmente aguardan los solicitantes de asilo.

Microbiologist
Microbiologist

Wuhan, donde está prohibida la circulación de los vehículos no indispensables, lleva días pareciendo una ciudad fantasma. “Es el primer día que salgo desde que empezó el aislamiento, pero no tenía opción, tenía que comprar comida”, dijo a la AFP uno de los pocos peatones en las calles.

En el resto de China, donde las vacaciones del Año Nuevo chino se prorrogaron hasta el 2 de febrero, la mayoría de habitantes han abandonado los centros comerciales, los cines y los restaurantes.

Consecuencias deportivas y económicas

Este miércoles fueron suspendidas las pruebas en China del Mundial de Esquí alpino, previstas en febrero. Además, la selección femenina china de fútbol fue puesta en cuarentena en un hotel de Brisbane, en Australia, donde iba a disputar las eliminatorias para los Juegos Olímpicos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció el martes el envío a China “lo antes posible” de expertos internacionales para poner en común los conocimientos sobre el virus y dar una “respuesta mundial”.

Los científicos del instituto Doherty en Australia lograron replicar en el laboratorio el nuevo coronavirus, una etapa crucial para crear una vacuna, pero que debería tardar todavía meses.

El coronavirus de Wuhan también tiene consecuencias económicas.

El gigante estadounidense Apple reconoció problemas en su cadena de producción en China y el fabricante de automóviles japonés Toyota anunció el que prorrogará una semana la suspensión de la producción en sus tres plantas en China hasta el 9 de febrero.

Agencias

Síguenos en Twitter:

TAGS RELACIONADOS