La tos es uno de los síntomas que dura más. (Foto: IStock)
La tos es uno de los síntomas que dura más. (Foto: IStock)
Agencia Europa Press

La composición del microbioma intestinal puede estar relacionada con el riesgo de que una persona desarrolle “” muchos meses después de la infección inicial por SARS-CoV-2, según sugiere una investigación publicada en línea en la revista ‘Gut’. Los investigadores sugieren que el “perfil” del microbioma podría ayudar a identificar a las personas más susceptibles de desarrollar esta enfermedad.

LEE TAMBIÉN: Covid: qué es la miocarditis, por qué la asocian con las vacunas (y por qué no es alarmante)

El síndrome post agudo de COVID-19, apodado “Covid larga” (persistente), se caracteriza por complicaciones y/o síntomas persistentes semanas y meses después de la infección inicial por COVID-19. Es relativamente frecuente, ya que hasta tres de cada cuatro personas declaran al menos un síntoma seis meses después de la recuperación de la infección por COVID-19. La fatiga, la debilidad muscular y el insomnio son los síntomas más frecuentes.

Una respuesta exagerada del sistema inmunitario, el daño celular o las consecuencias fisiológicas de una enfermedad crítica pueden contribuir al desarrollo de covid prolongado. Pero no está claro qué lo causa exactamente, ni por qué algunas personas parecen ser más susceptibles, dicen los investigadores.

LEE TAMBIÉN: BA.2 | Subvariante de Ómicron detectada en Dinamarca “es igual de contagiosa pero no más peligrosa”

Cada vez hay más pruebas que implican al microbioma intestinal -los billones de bacterias, hongos y otros microbios que habitan en el tracto digestivo- en la gravedad de COVID-19. Y dado que el intestino desempeña un papel importante en la inmunidad, una respuesta inmunitaria desordenada a la infección por covid, inducida por los microbios residentes, podría afectar también al proceso de recuperación.

Por lo tanto, los investigadores querían averiguar si la composición del microbioma intestinal podría estar relacionada con covid prolongada, definida como al menos un síntoma persistente después de la eliminación del SARS-CoV-2 del organismo.

LEE TAMBIÉN: Ómicron | ¿Cómo prevenir el contagio de COVID-19 dentro del hogar?

Para ello, han seguido los cambios en el microbioma intestinal de 106 pacientes con distintos grados de gravedad de COVID-19, tratados en tres hospitales diferentes entre febrero y agosto de 2020, y en un grupo de comparación de 68 personas que no tenían coronavirus, durante el mismo periodo.

Para ello, analizaron las muestras de heces de los participantes. Entre los 106 pacientes con COVID-19, se recogieron muestras en el momento del ingreso (68), y de nuevo al cabo de un mes (64) y de 6 meses (68). También se recogieron muestras de 11 pacientes 9 meses después.

Los investigadores comprobaron la presencia de los 30 síntomas largos de COVID más comúnmente reportados 3 y 6 meses después de la infección inicial por COVID-19. También se midió la capacidad aeróbica y la resistencia, un indicador de la COVID larga, en una prueba de caminata de 6 minutos.

La edad media de los pacientes con infección por COVID-19 era de 48 años; algo más de la mitad eran mujeres. La mayoría (81%) tenía una infección de leve a moderadamente grave; 25 fueron tratados con antibióticos.

Se informó de la existencia de covid largo en 86 (81%) de estos pacientes a los 3 meses y en 81 (76,5%) a los 6 meses. Los síntomas más comunes a los 6 meses fueron la fatiga (31%), la falta de memoria (28%), la caída del cabello (22%), la ansiedad (21%) y los trastornos del sueño (21%).

No hubo diferencias significativas en los factores potencialmente influyentes, como la edad, el sexo, la prevalencia de afecciones subyacentes, el uso de antibióticos o fármacos antivirales o la gravedad de COVID-19 entre los pacientes con y sin Covid larga, 6 meses después de la infección inicial.

Carga viral inicial

Entre los 68 pacientes con coronavirus cuyas muestras de heces se analizaron a los seis meses, 50 tenían covid larga. Si bien la carga viral inicial no se asoció al covid de larga duración, su microbioma intestinal difería del de los pacientes sin Covid larga y de los que no habían sufrido la infección por Covid-19.

Estos pacientes tenían un microbioma menos diverso y abundante; el microbioma intestinal de los pacientes que no desarrollaron la condición era similar al de los que no habían tenido coronavirus.

Entre las especies bacterianas encontradas en los pacientes con covid larga, 28 estaban reducidas y 14 estaban enriquecidas tanto al ingreso hospitalario como a los 3 y 6 meses después del alta hospitalaria.

A los 6 meses, los pacientes con covid de larga duración tenían un número significativamente menor de ‘F. prausnitzii’ y ‘Blautia obeum’ “amigables” y una mayor abundancia de ‘Ruminococcus gnavus’ y ‘Bacteroides vulgatus’ “no amigables” que las personas que no habían tenido covid.

Por otro lado, el microbioma intestinal de los que no desarrollaron el covid de larga duración solo mostraba 25 cambios en las especies bacterianas en el momento del ingreso en el hospital, y éste se recuperó por completo al cabo de 6 meses.

A continuación, los investigadores analizaron la composición del microbioma intestinal para ver si se asociaba a las distintas categorías de síntomas de covid prolongada: respiratorios; neuropsiquiátricos (dolor de cabeza, mareos, pérdida del gusto y el olfato, ansiedad, falta de concentración, trastornos del sueño, bajo estado de ánimo, mala memoria, visión borrosa); gastrointestinales; cutáneos (pérdida de cabello); musculoesqueléticos; y de fatiga.

Ochenta y una especies bacterianas se asociaron con diferentes categorías de covid largos y muchas especies se asociaron con más de dos categorías de síntomas persistentes.

Por ejemplo, a los seis meses, los síntomas respiratorios persistentes estaban fuertemente asociados a varios microbios oportunistas “no amistosos”, como ‘Streptococcus anginosus’, ‘Streptococcus vestibularis’, ‘Streptococcus gordonii’ y ‘Clostridium disporicum’. Y varias especies conocidas por reforzar la inmunidad, como el ‘Bifidobacterium pseudocatenulatum’, el ‘F. prausnitzii’, el ‘R. inulinivorans’ y el ‘Roseburia hominis’, se redujeron en aquellos con covid prolongado a los 6 meses.

Del mismo modo, varias especies de bacterias “poco amigables” se asociaron con un peor rendimiento en la prueba de caminata de 6 minutos entre aquellos con Covid larga.

En el momento del ingreso hospitalario, la diversidad y la riqueza de las bacterias intestinales de los pacientes que posteriormente desarrollaron covid prolongada era significativamente menor que la de los pacientes que no la sufrieron, lo que sugiere que determinados perfiles microbianos del intestino pueden indicar una mayor susceptibilidad, dicen los investigadores.

Se trata de un estudio observacional, y como tal no puede establecer la causa pero los resultados se hacen eco de otras investigaciones que implican un microbioma intestinal desordenado en una serie de enfermedades de larga duración, señalan los investigadores.

“En resumen, la alteración de la composición del microbioma intestinal está fuertemente asociada a la persistencia de los síntomas en pacientes con COVID-19 hasta seitres meses después de la eliminación del virus del SARS-CoV-2 -concluyen los investigadores-. Teniendo en cuenta los millones de personas infectadas durante la pandemia en curso, nuestros hallazgos son un fuerte impulso para la consideración de la modulación de la microbiota para facilitar la recuperación oportuna y reducir la carga del síndrome Covid-19 post-agudo”.

VIDEO RELACIONADO

Inmunización a niños contra la COVID-19: ¿Cuáles son los grupos priorizados para esta etapa de la vacunación?
La presidenta del Consejo de Ministros, Mirtha Vásquez, consideró como un hito fundamental el inicio de la vacunación de niños y niñas contra la COVID-19.

TE PUEDE INTERESAR:

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más