Alumnos y egresados de la UNI cuyo diseño ha sido premiado por la NASA. (Foto: Cortesía)
Alumnos y egresados de la UNI cuyo diseño ha sido premiado por la NASA. (Foto: Cortesía)
Yerson Collave García

Periodista de Ciencia y Tecnología

yersoncollave@gmail.com

En medio de la pandemia de , los estudiantes y egresados de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) que forman parte del equipo “Tharsis” recibieron una gran noticia:, en la categoría de diseño y fabricación de las ruedas de un rover de exploración planetaria.

Su diseño galardonado fue terminado antes de que comience la cuarentena y lograron competir, en línea, contra más de 100 equipos de universidades y colegios de 12 países de todo el mundo. Con ello, la UNI gana por segundo año consecutivo en dos categorías distintas. En 2019 lo hizo el equipo Pumii Perú.

Ahora, estos jóvenes ingenieros -liderados por el profesor investigador de la UNI Manuel Luque Casanave- quieren construir el prototipo del vehículo de exploración planetaria totalmente funcional y volver el próximo año al concurso para poder competir e intentar ganar en todas las categorías posibles, pero para ello necesitan una inversión de entre 100 y 120 mil soles.

El diseño del rover explorador de la UNI es impulsado por energía humana. (Foto: Cortesía)
El diseño del rover explorador de la UNI es impulsado por energía humana. (Foto: Cortesía)

Innovación

Tanto “Pumii Perú” como “Tharsis” han competido con partes del diseño del rover de exploración de la Luna y Marte. El primero fue reconocido en la categoría Telemetría y Electrónica, con su diseño de la parte electrónica, mientras que este año “Tharsis” se impuso en la categoría Reto de Tecnología con una propuesta innovadora para el diseño de las ruedas del rover, basado en el uso de resortes de torsión para ampliar la superficie de rodadura con lo cual el vehículo puede superar los suelos empinados y pedregosos de la Luna y de Marte.

“La innovación [este año] ha sido el haber ampliado la superficie de rodadura de las ruedas para activarse en los casos de las superficies irregulares [de otro planeta], mediante alerones laterales que se posicionan en un ligero ángulo por sobre la horizontal, vinculados a la pista central de rodadura con resortes de torsión -que son parecidos a los resortes de los ganchos de ropa-, y que al contactar con la arena, rocas o protuberancias se presionan contra ellas ampliando así la superficie de rodadura facilitando el desplazamiento del rover”, explica a El Comercio el ingeniero Manuel Luque Casanave, quien ha liderado ambos equipos galardonados.

La imagen el diseño de la rueda del rover que fue premiado por la NASA. (Foto: Cortesía)
La imagen el diseño de la rueda del rover que fue premiado por la NASA. (Foto: Cortesía)

El docente de la UNI detalla que la idea del nuevo diseño surgió cuando “trasladaron” al espacio el concepto de que “cuando las llantas de un vehículo se atascan en la arena [aquí en la tierra], se les baja la presión para que con la rueda desinflada se amplíe la superficie de rodadura y con ello se facilita su desplazamiento”.

El objetivo: un rover completamente funcional

Los equipos que se presentan al suelen presentarse al concurso con prototipos completos, pero en el caso de la UNI aún no han podido fabricar completamente su rover de exploración y así competir en todas las categorías del concurso. Ahora planean hacerlo el próximo año, para lo cual esperan contar con el apoyo de la universidad y la empresa privada, pues necesitan entre 100 y 120 mil soles para la construcción del vehículo y el traslado de los 14 integrantes hacia Estados Unidos.

“Podemos tener planteamientos y diseños, pero llegar a la construcción misma implica mayores gastos presupuestales, que puede demandar varios meses. La premura del concurso no permite estar en esta espera, por eso tenemos que recurrir a donaciones”, dice Luque Casanave.

El equipo liderado por el ingeniero Luque Casanave ahora se enfoca en la construcción completa del rover. (Foto: Cortesía)
El equipo liderado por el ingeniero Luque Casanave ahora se enfoca en la construcción completa del rover. (Foto: Cortesía)

A través del apoyo de la empresa privada, esperan poder presentar sus innovaciones en las ocho categorías, entre ellas las de telemetría, comunicaciones, reto de tecnología, médica.

“A partir del próximo año queremos plantear una mejor performance del vehículo, por eso tenemos que comenzar a trabajar desde ahora para poder concursar en abril. Hay que exportar el vehículo temporalmente y luego traerlo de regreso. Hay todo un trámite en la aduana”, explica.

En el concurso Human Exploration Rover Challenge de la NASA participan jóvenes ingenieros y escolares con diseños de un rover de exploración que funcione con energía humana. Sus vehículos se someten a pruebas con diversos obstáculos y misiones, para simular la exploración de la Luna y Marte.

VIDEO RELACIONADO

Investigadores de la UNI ganan concurso de la NASA

TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en Twitter:

TAGS RELACIONADOS