(Foto referencial: Shutterstock)
(Foto referencial: Shutterstock)
Redacción EC

La lucha contra el -la enfermedad causada por el nuevo SARS-CoV-2- ha acaparado la mayor parte del esfuerzo de los hospitales más importantes del país. Y no es para menos. El virus se ha vuelto una amenaza nacional; sin embargo, debido a las circunstancias, algunos pacientes vulnerables, como los , están quedando desatendidos.

A continuación, presentamos dos testimonios de pacientes que debido a la cuarentena no han podido continuar con sus controles ni tratamientos.

Diagnóstico incierto

Violeta Solórzano tenía programado en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN) una serie de exámenes para determinar la posible presencia de un adenocarcinoma en el útero, que una resonancia ya había advertido. Su cita era el 17 de marzo. Pero dos días antes, la cuarentena entró en vigencia y ya no pudo atenderse.

Cuando llamó a la central telefónica para encontrar alguna solución, le dijeron que las reprogramaciones comenzarían recién cuando se levante la cuarentena. Mientras tanto, ella no solo tiene que vivir con incertidumbre, sino -lo que es peor- tiene que soportar intensos dolores.

“Cada vez que llamo, me dicen que hay que esperar a que pase la cuarentena. La verdad es difícil porque yo siento bastante dolor, me duele terriblemente”, comenta la mujer.

El vía crucis de Violeta -natal de Jauja- comenzó a inicios de este año, cuando le diagnosticaron en Huancayo una hiperplasia compleja atípica y le recomendaron una histerectomía, previa evaluación de un oncólogo.

Junto a su esposo, decidió viajar a Lima para atenderse en el INEN. Sin embargo, una vez en la capital se topó con el lento régimen de citas de nuestro sistema de salud.

Para fines de febrero empezaron los exámenes y las consultas. Le hicieron una histeroscopía y una resonancia magnética. Fueron estas pruebas las que permitieron presumir que tenía cáncer al ovario.

Su médico le indicó continuar con una tomografía, una ecografía, rayos X y análisis preoperatorios para realizar la histerectomía. Todo ello con carácter de urgencia. Sin embargo, llegó la cuarentena y la programación, que ya se había hecho, se canceló.

El 19 de marzo, Violeta fue a emergencia porque tuvo sangrados vaginales. Pero allí solo le dieron medicina para el dolor y la enviaron a casa.

“Me dijeron que solo me podían dar [medicina] para el dolor y para evitar el sangrado. Me pusieron inyectables y me enviaron a mi casa”, recuerda.

(Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)

Tratamiento interrumpido

A Juana Mayuri, de 21 años, le diagnosticaron un tumor en el útero. En Ica, donde se atendía, le dijeron que la operación era de riesgo por las dimensiones del tumor, por lo que llegó a Lima para chequearse en el Instituto Nacional Materno Perinatal, conocido como Maternidad de Lima.

Cuando vieron el tamaño de su barriga, los doctores pensaron que estaba gestando, pero tras los exámenes se dieron cuenta de que la hinchazón se debía a un carcinoma de 35 cm.

“Mi barriga era enorme, parecía la de una gestante de cinco meses”, cuenta Juana.

La operaron el 7 de marzo. En el procedimiento tuvieron que quitarle el ovario, las trompas y el útero, que se habían visto afectados. Además, tras los análisis en patología, descubrieron que su cáncer se encontraba en una fase avanzada, así que necesitaba comenzar quimioterapia con urgencia. Lo que tocaba era que la deriven al INEN, pero como llegó la cuarentena su caso ha quedado en el aire. Hasta la fecha no ha podido comenzar la quimioterapia.

Para atenderla, en el INEN le piden una referencia que la Maternidad de Lima hasta ahora no le ha entregado. Y, aunque trató de ingresar por emergencia, no ha obtenido resultado.

Juana también ha intentado pasar por consulta, pero le han dicho que hasta que no se levante la cuarentena no se podrá. Ella actualmente se encuentra en casa de un pariente. En Ica han quedo su hijo pequeño y su madre.

(Foto: Shutterstock)
(Foto: Shutterstock) / zlikovec

Consultados por este Diario, representantes del INEN manifestaron que las citas programadas para los servicios de quimioterapia, radioterapia y cuidados paliativos se vienen atendiendo con normalidad. Las consultas ambulatorias presenciales sí se han restringido, aunque -en algunos casos- se vienen atendiendo a los pacientes a través de teleconsultas. Asimismo, el servicio de Emergencia y triaje diferenciado continúa funcionando de manera normal las 24 horas del día.

Sin información

El caso de Giovanna Villasis Díaz es similar. Ella es paciente oncológica del Hospital Rebagliati y fue sometida a una operación a inicios de febrero. Debía recibir su primera sesión de yodo radiactivo en dicho establecimiento de EsSalud el 13 de abril, pero este no se llevó a cabo debido a la cuarentena.

“Luchamos tanto por esa sesión. Pero no la atendieron, ni siquiera nos brindan información de reprogramación alguna. Ella tiene dos hijos, está luchando por su vida. Está presentando mareos, nos cuenta su hermana Martha.

Además, tenía una serie de procedimientos para el 6 de mayo, pero con la extensión del estado de emergencia perderá también esa cita.

“Entendemos la situación pero ella forma parte de población vulnerable que se supone Gobierno pretende proteger”.

Martha cuestiona que los canales de comunicación habilitados por EsSalud no son efectivos:

“Nos dice: ‘Sentimos su caso, esperen hasta que se levanté cuarentena’. Esa aptitud es la que produce incertidumbre, desesperanza, pero seguiremos intentándolo”, cuenta.

EsSalud confirmó a El Comercio que está atendiendo pacientes vulnerables por emergencia, además activó los Consultorios de Atención Inmediata (CAl) para asegurar atención a pacientes oncológicos y con otras afecciones, que han sido intervenidos quirúrgicamente o que requieren hemodiálisis.

La tarde del jueves 23 de abril, el presidente Martin Vizcarra, anunció la extensión de la cuarentena hasta el 10 de mayo. Los pacientes oncológicos son un sector vulnerable, por lo que no pueden quedar desatendidos. El COVID-19 se detiene si nos quedamos en casa; el cáncer, en cambio, sigue avanzando.

DATO:

Sobre la reprogración de citas en EsSalud, pueden recibir información de lunes a viernes en el horario de 7:00 a.m. a 3:00 p.m. en el teléfono 01-2654901 anexos 3740 – 3774 y 3628 – 3265.

*El Comercio mantiene acceso libre al contenido sobre el COVID-19

-----------------------------------------------------------------

¿Cuáles son los síntomas del nuevo coronavirus?

Entre los síntomas más comunes del COVID-19 están: fiebre, cansancio y tos seca, aunque en algunos pacientes se ha detectado dolor corporal, congestión nasal, rinorrea, dolor de garganta y diarrea. Estos malestares pueden ser leves o presentarse de forma gradual; sin embargo, existen casos en los que la gente se infecta, pero no desarrolla ningún síntoma, precisó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, la entidad dio a conocer que el 80 % de personas que adquieren la enfermedad se recupera sin llevar un tratamiento especial, 1 de cada 6 casos desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar, la gente mayor y quienes padecen afecciones médicas subyacentes (hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes) tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave y que solo el 2 % de los que contrajeron el virus murieron.

¿Quiénes son las personas que corren más riesgo por el coronavirus?

Debido a que el COVID-19 es un nuevo coronavirus, de acuerdo con los reportes que se tienen a nivel mundial, las personas mayores y quienes padecen afecciones médicas preexistentes como hipertensión arterial, enfermedades cardiacas o diabetes son las que desarrollan casos graves de la enfermedad con más frecuencia que otras.

VIDEO RELACIONADO

Coronavirus: ¿Cómo lavarse las manos correctamente?

TE PUEDE INTERESAR

Síguenos en Twitter…