Algunos virus consiguen integrarse y "esconderse" en nuestro genoma. (Foto: Getty Images)
Algunos virus consiguen integrarse y "esconderse" en nuestro genoma. (Foto: Getty Images)
BBC News Mundo

Si los virus pudieran definirse por una sola característica, la objetividad sería una buena opción. Al fin y al cabo, su objetivo es bastante sencillo: invadir las células de un ser vivo y utilizarlas para crear nuevas copias de sí mismo, que repetirán este proceso.

PUEDES VER: Dos años del COVID-19 en el Perú: ¿qué hemos aprendido durante todo este tiempo?

Por lo general, el rito de invasión y replicación dura unos días, y si el sistema inmunitario no es capaz de lidiar con el problema, la afección se convierte en una situación más grave que pone en peligro la vida.

Pero hay un grupo de virus que van un paso más allá.

Poco después de la infección inicial, logran esconderse en algún rincón del cuerpo.

PUEDES VER: Coronavirus: China vuelve a los confinamientos “como hace dos años” y pone en cuarentena a más de 36 millones de personas

Esta fase puede durar meses, años o incluso décadas, y solo finaliza cuando las células de defensa dejan de funcionar como se espera.

Luego, la infección reaparece y vuelve a causar problemas de salud.

Y este grupo tiene varios representantes bien conocidos, que van desde el VIH, causante del sida, hasta el herpes simple 1 y 2, que causan llagas en la comisura de la boca y en la región genital.

Llagas en la boca
Llagas en la boca

Pero, ¿cómo consiguen pasar desapercibidos? ¿Y cómo reaparecen después de tanto tiempo? ¿Podría ser este el caso del SARS-CoV-2, el coronavirus responsable de la covid-19?

Básicamente, hay cuatro formas en que un virus se esconde en el cuerpo.

La primera de ellas es utilizada con frecuencia por la familia de los herpes.

PUEDES VER: China confina a millones de personas en grandes ciudades y cierra fábricas por brote de coronavirus

Además del virus del herpes simple tipo 1 y 2, incluye la varicela, y el Epstein-Barr, que está detrás de la "enfermedad del beso", entre otros.

“Tienen ADN como material genético y logran quedarse en el núcleo de las células, como un apéndice de nuestro propio código genético, explica el virólogo Décio Diament, del Hospital Israelita Albert Einstein, en São Paulo.

Vale la pena recordar aquí que el ADN es el conjunto de letras (conocido en la ciencia como bases nitrogenadas) que componen el genoma. Están "alineados" en dos hilos, generalmente en el formato clásico de doble hélice.

“Estos virus de la familia de los herpes permanecen latentes durante mucho tiempo, sin replicarse muy intensamente. Consiguen inhibir las defensas internas de las células y volverse ‘invisibles’ para el sistema inmunitario, añade el médico, que también es consultor de la Sociedad Brasileña de Infectología.

El ADN suele tener la forma de una doble hélice.
El ADN suele tener la forma de una doble hélice.

Los virus de ARN

El segundo mecanismo es comúnmente utilizado por otra familia: los retrovirus como el VIH y el HTLV.

Es importante mencionar que este dúo no tiene ADN, sino ARN.

En otras palabras, su información genética está organizada de una manera más simple, en una sola hebra de secuencias de bases nitrogenadas.

Los retrovirus pueden fusionarse con nuestro código genético.

Esta integración ocurre con mayor frecuencia en los linfocitos T y los macrófagos, dos partes importantes del sistema inmunitario.

Pero, ¿cómo logran esta hazaña, si estamos hablando de virus de ARN y nos basamos en el ADN?

El covid de larga duración se relaciona con la inflamación.
El covid de larga duración se relaciona con la inflamación.

Tanto el VIH como el HTLV tienen una enzima llamada transcriptasa inversa.

Y esto significa que puede convertir el código genético de estos virus de ARN a ADN.

Con esto, son capaces de incrustarse en el genoma humano y permanecer ocultos durante mucho tiempo.

“Eso representa una gran dificultad, porque no podemos eliminarlos ni siquiera con los medicamentos disponibles”, explica el doctor Estevão Portela Nunes, subdirector de servicios clínicos del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas de la Fundación Oswaldo Cruz (INI-FioCruz), en Río de Janeiro.

En otras palabras, el cóctel antirretroviral utilizado en pacientes infectados por el VIH puede incluso inhibir la replicación viral. Sin embargo, si la persona deja de tomar los medicamentos, existe el riesgo de que el VIH se vuelva a activar.

El ébola (en la ilustración) ya ha sido detectado en ojos y testículos de pacientes.
El ébola (en la ilustración) ya ha sido detectado en ojos y testículos de pacientes.

Santuarios y otros misterios

La tercera opción de ocultamiento de algunos virus son los llamados sitios inmunoprivilegiados.

Estas son regiones del cuerpo a las que el sistema inmunitario no puede acceder tan fácilmente, como los testículos, los ojos y el sistema nervioso central (médula espinal y cerebro).

La acción de las células de defensa está limitada en estas zonas para evitar que el proceso inflamatorio, que se produce cuando luchan contra una infección, dañe estructuras más sensibles, como los nervios y el aparato reproductor.

Si, por un lado, esto representa una forma de protección para el propio cuerpo, por otro lado, crea una especie de "santuario" para que algunos virus prosperen por un tiempo más.

El trabajo publicado en los últimos años ha encontrado zika y ébola en el semen de los pacientes, por ejemplo.

El inmunólogo Daniel Mucida, profesor de la Universidad Rockefeller de Estados Unidos, afirma que el hecho de que el virus se encuentre en el semen u otras partes del cuerpo no significa necesariamente que esté activo y pueda causar problemas en el futuro.

“El impacto de esta persistencia viral aún no está claro”, dice.

El herpes zoster se caracteriza por la reactivación del virus que causa la varicela.
El herpes zoster se caracteriza por la reactivación del virus que causa la varicela.

Y, por lo que se sabe, la permanencia de los virus en tales santuarios no dura tanto.

En unos pocos meses, incluso con el acceso más limitado, el sistema inmunitario finalmente puede eliminar a los invasores.

Todavía existe un cuarto grupo de virus capaces de prolongar su permanencia en el cuerpo, incluso fuera de los sitios inmunoprivilegiados.

“Es el caso del virus respiratorio sincitial, que puede persistir en los pulmones y se asocia a inflamación crónica, sobre todo en niños, y el virus chikungunya, que se queda en músculos y articulaciones”, dice la inmunóloga Carolina Lucas, investigadora de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale en los Estados Unidos.

Los científicos todavía están estudiando por qué sucede esto en algunos pacientes (y no en otros).

Tanto el virus del zika como del dengue y del chikungunya son transmitidos por mosquitos. Esos virus se conocen como arbovirus.
Tanto el virus del zika como del dengue y del chikungunya son transmitidos por mosquitos. Esos virus se conocen como arbovirus.

Tropiezo inmune

Aunque puede parecer que todos estos virus están inactivos y ya no son motivo de preocupación, algunos de ellos "despiertan" después de algunos años (o décadas).

“Cuando el sistema inmunitario comete un error por algún motivo, estos patógenos pueden resurgir y causar problemas”, explica Diament.

Este "error" varía de una infección a otra.

En el caso del herpes simple, si el individuo infectado pasa muchas horas al sol o se encuentra en un momento muy estresante de su vida, esto puede ser suficiente para que broten las lesiones.

En otras situaciones, el propio envejecimiento natural del cuerpo deja espacio para que algunos agentes infecciosos despierten.

El ejemplo clásico de esto es la varicela-zóster, un virus que provoca la varicela (generalmente en la infancia) y que lleva décadas oculto en el organismo.

Contagiarse de covid-19 puede provocar cambios en el cerebro, según indicó un estudio publicado en la revista Nature.
Contagiarse de covid-19 puede provocar cambios en el cerebro, según indicó un estudio publicado en la revista Nature.

Posteriormente, a partir de los 50 o 60 años, este patógeno puede reaparecer y provocar una afección denominada herpes zoster o culebrilla, caracterizada por lesiones en forma de ampollas muy dolorosas en una franja del cuerpo (generalmente en el tronco o el abdomen).

Hoy en día, incluso existe una vacuna indicada para estas personas mayores.

Y hay, por supuesto, una serie de otras condiciones que perjudican la acción del sistema inmunológico y pueden servir como una oportunidad para los virus.

“Esto incluye accidentes y traumatismos graves, cirugías mayores, trasplantes, tumores, tratamientos farmacológicos y otras infecciones graves”, enumera Diament.

En estos casos, los médicos ya los vigilan y pueden proporcionar tratamientos para minimizar el daño.

La inmunidad obtenida contra el coronavirus a través de infecciones previas y vacunación garantiza una covid menos severa en la mayoría de los casos.
La inmunidad obtenida contra el coronavirus a través de infecciones previas y vacunación garantiza una covid menos severa en la mayoría de los casos.

Finalmente, también vale la pena recordar que algunos patógenos están relacionados con enfermedades que no siempre tienen que ver con las manifestaciones iniciales de la infección.

Este es el caso de algunos virus de la hepatitis, que pueden causar cáncer de hígado, el VPH, que está detrás de varios tipos de tumores.

O también del Epstein-Barr, que recientemente se ha relacionado con la esclerosis múltiple.

¿Y el coronavirus?

Ante tanta diversidad de virus, ¿podría el SARS-CoV-2, causante de la covid-19, persistir tras la infección inicial?

Los expertos consultados por BBC News Brasil consideran improbable que tenga o desarrolle esta capacidad.

“El SARS-CoV-2 es un virus ARN que no tiene esa enzima transcriptasa inversa, como el VIH, por lo que no puede integrarse a nuestro genoma”, explica el biólogo molecular Carlos Menck, del Departamento de Microbiología del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de São Paulo (ICB-USP).

También carece de ADN en su constitución, como ocurre con los virus de la familia de los herpes, lo que impide su persistencia prolongada en la célula.

“Y los casos que vemos ahora, de personas que están nuevamente con covid, suceden porque se contagiaron por segunda vez con el coronavirus, y no porque estuvo escondido en su cuerpo por meses”, explica el especialista.

“Si encontrásemos algo diferente a eso con el virus de la covid, sería una gran sorpresa para nosotros”.

La vacunación es fundamental para reducir el riesgo de complicaciones por covid
La vacunación es fundamental para reducir el riesgo de complicaciones por covid

Pero, ¿cómo explicar los casos de larga covid, en los que los individuos presentan molestias durante meses, incluso después de recuperarse de las primeras molestias?

Diament aclara que este fenómeno parece estar más relacionado con la respuesta del sistema inmunológico a la invasión del coronavirus.

“En algunos pacientes, el covid causa daños reales que pueden durar meses y se manifiestan a través de fatiga, dificultad para concentrarse, pérdida del olfato…”.

“Esto parece ser una consecuencia del proceso inflamatorio que se produce durante los primeros días de la infección. En algunos casos, el sistema inmunitario reacciona de forma violenta, y los efectos de este pueden prolongarse”, explica el médico.

Lucas y Mucida dicen, sin embargo, que en estos casos se descarta la persistencia de algunos componentes virales, como fragmentos de proteína y ARN, en el organismo.

“Hay evidencias que apuntan a ambos lados, incluida la observación de ARN viral en regiones como el intestino de forma prolongada”, señalan.

Queda por ver si estos pequeños fragmentos de virus serían capaces de mantener el sistema inmunitario en estado de alerta y causar daños durante semanas o meses o si son solo un hallazgo sin efecto práctico en la salud de las personas.

Pero, como señala Portela Nunes, de FioCruz, en el caso de la covid-19, ya tenemos al menos una buena noticia: "La vacunación parece proteger o minimizar estas molestias a largo plazo".

VIDEO RELACIONADO

Antivacunas arrepentidos: "las vacunas salvan vidas"
El conmovedor testimonio de Silvana Castagnola, que no creía en las vacunas y casi muere de Covid. Lo peor, cuenta, fue tener que despedirse de sus hijos por teléfono.

TE PUEDE INTERESAR:

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más