Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Ciencias

Pedro Paulet, el peruano cuyos diseños inspiraron a los ingenieros del Apolo 11

El inventor arequipeño es considerado el padre de la astronáutica gracias a sus prototipos de aeronave y motor de combustible líquido, que luego fue usado por la NASA

pedro paulet

Durante su vida, Pedro Paulet se desempeñó como ingeniero, arquitecto, diplomático y periodista. (Foto: Dominio Público)

En el siglo XIX, cuando se inventó el cine y el automóvil, un peruano ya soñaba con los viajes al espacio. Eran mediados de 1890 cuando Pedro Paulet comenzó a experimentar en un prototipo de 'motor-cohete' que serviría de base para el que se usó más de 70 años después en el Apolo 11, la misión espacial que puso un hombre en la Luna.

Su ingenio lo convirtió en el pionero de la astronáutica mundial. Poco conocido y valorado en el Perú, es celebrado en el mundo por sus aportes a la exploración espacial.

[Apolo 11 | 10 datos curiosos sobre la llegada del hombre a la Luna]
[La llegada del hombre a la Luna | Paso a paso de la misión Apolo 11 | CRONOLOGÍA]

“Con su esfuerzo, Paulet ayudó a que el hombre abordara la Luna”, escribió Wernher von Braun, jefe de diseño del cohete Saturn V del Apolo 11, en su libro "Historia de la cohetería y los viajes espaciales".

Un niño curioso

Desde pequeño, Paulet -nacido en 1874- estaba obsesionado con los cohetes como vehículo para poder viajar al espacio. Con la pólvora que quedaba de los fuegos artificiales en las fiestas de su pueblo Tiabaya, en Arequipa, creaba sus propios modelos de cohetes, cuenta su sobrina nieta Sara Madueño Paulet en un informe de la revista Executive Intelligence Review.

paulet

Google homenajeó al peruano con este Doodle el 2 de julio de 2011, fecha de nacimiento.

Paulet provenía de una familia humilde y su proyecto de ir a la universidad casi se trunca. Pero, tras dar un examen ante varios catedráticos y el rector de la Universidad de San Agustín de Arequipa (UNSA) en 1890, logró ingresar a las aulas de esta institución, donde estudió Letras y Ciencias, agrega Madueño Paulet.

Ese solo sería el inicio de una larga carrera como ingeniero, arquitecto, periodista y diplomático.

Con solo 18 años, el gobierno le concedió una beca en el Instituto de Química Aplicada de la Universidad de París (La Sorbona). Paralelamente asistió como alumno libre a la Escuela de Artes Bellas y Decorativas de París para prepararse en arquitectura.

Motor-cohete

En Francia, Paulet entendió, con la ayuda de sus maestros Charles Friedel, Marcelin Berthelot y Pierre Curie (premio Nobel en 1903), que la clave para impulsar los cohetes al espacio era el uso de combustibles líquidos en el motor. Esta fue la base de sus innovaciones futuras.

En 1805, Paulet diseñó un modelo de motor en el laboratorio de Instituto de Química Aplicada usando acero de vanadio y plancastitas, un explosivo inventado por Turpin. La máquina tenía dos tanques: uno para el combustible (gasolina) y el otro para el oxidante (peróxido de nitrógeno). Su motor, capaz de realizar 300 pequeñas explosiones por minuto, se encendía con una chispa eléctrica de una bujía parecida a la de los automóviles, reseña el Museo Aeronáutico del Perú

paulet

La imagen muestra el diagrama del 'motor Paulet'. (Foto: James E. Wyld/1946)

El ingeniero peruano envió una carta a El Comercio el 25 de agosto de 1927 en la que defiende sus inventos, hechos casi 30 años antes, en respuesta a las noticias sobre la reciente invención de un ‘buque cohete’.

Los resultados de tales experiencias fueron de lo más satisfactorios. Un solo cohete de dos kilos y medio de peso, y con unas 300 explosiones por minuto, no solo pudo mantenerse en constante empuje contra el dinamómetro, que llegó a marcar hasta 90 kilos de presión, sino que funcionó sin deformarse cerca de una hora. En tales condiciones, no era, pues, aventurado prever que, disponiendo de dos baterías de dos cohetes cada una, para accionar una, mientras la otra descansaba, habría sido posible levantar varias toneladas”, explicó Paulet en la carta publicada el 7 de octubre de ese año en este Diario.

paulet

La carta que envió Paulet a este Diario y que fue publicada en octubre de 1927. (Foto: Archivo Histórico de El Comercio)

El ingeniero Raúl Yanyachi Aco Cárdenas, director del Instituto de Investigación Astronómico y Aeroespacial Pedro Paulet de la Universidad San Agustín, dice a El Comercio que el aporte de Paulet “fue fundamental. Él hizo la propuesta del modelo de cohete y el combustible líquido. En ese momento nadie hablaba de eso, él es un pionero”.

En ello coincide con Wernher von Braun, quien afirma que “Paulet debe ser considerado como el pionero del motor a propulsión con combustible líquido”.

'Avión torpedo'

En los primeros años de 1900, Paulet ya pensaba en todo un sistema para conquistar el espacio.

El sabio peruano desarrolló conceptos de una nave espacial a la cual llamó ‘avión torpedo’ (1902) y una girándula, considerada como el primer sistema moderno de propulsión de cohetes (1900). Ambas usarían el ‘motor cohete’ para su funcionamiento, indica un documental de TV Perú.

Su girándula consistía en una rueda similar a la de una bicicleta. Tenía tres cohetes, que estaban conectados a los radios de esta. Paulet describió en sus apuntes que los resultados eran “muy halagadores” y su éxito trascendió al barrio latino en París. Durante esta pruebas, ocurrió una explosión que perforó su tímpano del oído izquierdo, lo cual le provocó una sordera.

gira

Reconstrucción de la girándula de Paulet exhibida en el Museo de la Aeronáutica de la FAP. (Foto: EIR/Sara Madueño Paulet)

Su 'avión torpedo' fue ideado cuando se desempeñaba como cónsul peruano en París y luego en Bélgica, donde culminó su diseño. Esta aeronave metálica tripulada tenía un ala principal con la cual se dirigía la dirección del vuelo. Era capaz de volar de manera vertical, diagonal u horizontal gracias a la propulsión de los cohetes en su base.

“Siendo este vehículo destinado a navegar en el espacio sideral, donde no hay aire, no necesita por lo tanto ni de hélice, ni de planeadores”, explicaba en su misiva.

paulet

En una vista frontal, este dibujo de Paulet muestra su avión torpedo. (Foto: Instituto de Estudios Históricos Aeroespaciales)

Para Paulet, el diseño de las aeronaves no debía imitar la naturaleza, sino superarla. “Hay que propiciar transporte por encima del planeta, donde no hay aire, ni nubes, ni hielo”, escribió.

paulet

La imagen de arriba muestra una vista lateral de la aeronave. La imagen de abajo representa al avión torpedo volando de manera horizontal. (Foto: Instituto de Estudios Históricos Aeroespaciales)

Más allá de sus inventos

Por el llamado del gobierno, retornó al Perú en 1905 y refundó la Escuela de Artes y Oficios (ahora llamado Politécnico José Pardo), a la cual dotó de la última tecnología y de docentes provenientes de Europa. 

Al no recibir apoyo, Paulet dejó el Perú y retornó a Europa. En Alemania, los ingenieros prestaron atención a sus inventos.

"Los alemanes quisieron usar sus innovaciones, pero él no quiso que se usaran para la guerra",afirma Raúl Yanyachi Aco.

Paulet murió en 1945 y fue recién en 1969 cuando el módulo lunar de la misión Apolo 11 usó el principio de su ‘motor cohete’.

Síguenos en Twitter:

Tags Relacionados:

Pedro Paulet

apolo 11

NASA

Luna


Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ