La fascinación del mundo por la quinua peruana sigue creciendo
La fascinación del mundo por la quinua peruana sigue creciendo
Redacción EC

Rabat. (EFE). El cultivo de la quinua, "el grano de oro de los incas" se ha adaptado bien en seis regiones distintas de , y ahora Perú ha propuesto prestar asesoría científica y técnica para sacar un mayor rendimiento a esta planta.

El celebró una novedosa jornada dedicada específicamente a la quinua en Marruecos, consistente en exposiciones científicas, degustación de platos a base de quinua y una visita a una granja experimental donde ya hace años que se cosecha el grano andino.

La profesora Uafa Benlhabib, la mayor experta en Marruecos sobre la quinua, explicó que este grano llegó a Marruecos en 2000 a la región de Jenifra (centro montañoso), y poco a poco se fue extendiendo hasta prosperar en seis regiones con climas muy distintos, de montaña y llano.

La producción todavía es baja, de alrededor de 1 tonelada por hectárea, y el ciclo de cultivo es entre febrero y mayo, es decir, antes de que lleguen las altas temperaturas.

EL PESO DE LA HISTORIA

La doctora peruana Luz Gómez, de la en Lima, estuvo invitada a las jornadas, y comentó que, si bien la quinua fue introducida en Marruecos por investigadores europeos, la experiencia acumulada por los expertos peruanos en los últimos años va a permitirles asesorar a los magrebíes para un mejor aprovechamiento de la variedad "costeña" del grano.

Según la doctora peruana, la quinua todavía no tolera los y exige una limpieza manual de los campos, aunque resiste bien los plaguicidas y, sobre todo, ha demostrado ser muy resistente a la sequía, la salinidad de la tierra y los fríos extremos.

La quinua se ha adaptado a 70 países diferentes, y su crecimiento exponencial gracias a sus virtudes nutritivas ha disparado su precio, lo que la convierte en una planta de gran valor añadido para el campesino.