• Una tablilla tiene planos de cómo pudo ser el arca de Noé - 1
    1/2

    Una tablilla tiene planos de cómo pudo ser el arca de Noé - 1

  • Una tablilla tiene planos de cómo pudo ser el arca de Noé - 2
    2/2

    Una tablilla tiene planos de cómo pudo ser el arca de Noé - 2

Redacción EC

No es más grande que un teléfono celular, tiene 3.700 años de antigüedad y está marcada con uno de los tipos de escritura más primitivos de los que se tiene conocimiento.

Esta pastilla de arcilla que llegó al Museo Británico de Londres en 1985 cuenta con información detallada sobre cómo construir lo suficientemente grande para albergar a varios tipos de animales –agrupados en parejas– y protegerlos de una gigantesca inundación. ¿Le parece conocida la historia?

La tablilla fue mostrada al público por el científico británico Irving Finkel durante la presentación de su libro “El arca antes de Noé, descifrando la historia del diluvio”, tras varios años de estudio.

Finkel es uno de los pocos que pueden leer la escritura cuneiforme y pasó desde el 2009 descifrando los 600 caracteres distribuidos en 60 líneas.

CARACTERÍSTICAS ESPECIALES
Según la tablilla, la embarcación debía ser de forma circular, construirse con sogas enrolladas provenientes de fibra de palma, además de tener 70,1 metros de diámetro.

De acuerdo con el investigador, se necesitarían unos 540 km de soga de palma para crear esa nave. Es casi la distancia que separa a Lima de Trujillo.

Asimismo, explica que debía estar recubierta (por dentro y por fuera) con un compuesto elaborado a partir de materiales fósiles.

El especialista también encontró dos signos que parecían estar incompletos pero bien preservados: ‘sa’ y ‘na’. Como parte de sus investigaciones, halló el Diccionario Asirio de Chicago. En este descubrió que ‘sana’ es un adverbio que significa “dos de cada uno, de dos en dos”.

“Pero lo más interesante es que la tablilla es de 1.000 años antes de cuando se escribió el libro del Génesis en hebreo”, indica Finkel en su libro.

Pese a todos estos hallazgos, el investigador se mantiene escéptico. “Estoy convencido 107% de que el arca nunca se llegó a construir”, sostiene, según el diario .