La imagen muestra viales de las vacunas Moderna, Pfizer/BioNTech y AstraZeneca. (Foto: THOMAS KIENZLE / AFP)
La imagen muestra viales de las vacunas Moderna, Pfizer/BioNTech y AstraZeneca. (Foto: THOMAS KIENZLE / AFP)
Redacción EC

Mientras la vacunación contra el avanza en el mundo, los países comienzan a tomar decisiones ante la presencia de la variante Delta, identificada por primera vez en la India y que más contagiosa que la versión original del SARS-CoV-2. La previsión de las autoridades sanitarias es que se convierta en predominante en las próximas semanas; en algunos países ya lo es.

MIRA: COVID-19 | ¿Dónde se detectó la variante Epsilon y por qué los científicos le siguen la pista?

Hasta el momento, los científicos investigan si esta variante, considerada de ‘preocupación’ por la Organización Mundial de la Salud, tienen un efecto significativo de ‘escape’ a las vacunas, que haga que su eficacia caiga. Por el momento, hay indicios, pero los expertos coinciden en que es prematuro afirmar que los inmunizantes actuales no protegen a las personas contra esta y otras variantes del virus.

Según el diario Financial Times, datos preliminares de Israel muestran que la efectividad de la vacuna de Pfizer/BioNTech para prevenir prevenir infecciones y enfermedades sintomáticas es de 64% para esta variante. Estudios previos en ese país situaban la efectividad de la vacuna en 94%. Sin embargo, el reciente estudio también confirma que la vacuna tiene una efectividad del 93% en la prevención de hospitalizaciones y enfermedades graves, lo que se corresponde con datos de dicho país que registra un incremento en contagios pero no en hospitalizaciones.

MIRA: Variante Delta: ¿cómo ha impactado en uno de los países con la vacunación más exitosa?

Según la compañía, estos datos son “preliminares y aún no se han evaluado por completo”. Pfizer explica que la evidencia de la efectividad de su vacuna contra las variantes, incluida la Delta, se basa en pruebas de laboratorio y análisis hechos en el ‘mundo real’.

Importancia de la segunda dosis

De acuerdo con un estudio realizado por las autoridades británicas y publicado a principios de junio en The Lancet, en las personas vacunadas con las dos dosis de Pfizer/BioNTech, el nivel de anticuerpos neutralizantes es casi seis veces menos elevado en presencia de la variante Delta que con la versión original del virus, que sirvió para desarrollar las vacunas.

MIRA: ¿Por qué Inglaterra dejará el uso obligatorio de mascarillas y el distanciamiento social?

Pero recientes datos presentados por las autoridades británicas muestran que la vacunación con Pfizer/BioNTech y AstraZeneca, que se usan en el Perú, es igual de eficaz para impedir la hospitalización tanto ante la variante Delta como la Alpha (británica).

La variante Delta es un 60% más transmisible que la Alfa, la variante detectada en el Reino Unido. (Foto de archivo: EFE/ EPA/ Farooq Khan)
La variante Delta es un 60% más transmisible que la Alfa, la variante detectada en el Reino Unido. (Foto de archivo: EFE/ EPA/ Farooq Khan)

Dos dosis permiten evitar en 96% y 92% el ingreso hospitalario debido a la variante Delta si se utilizan las vacunas de Pfizer/BioNTech y AstraZeneca, respectivamente, según este estudio en 14.000 personas.

Por ello, autoridades como el ministro de Salud, Óscar Ugarte, han destacado la importancia de culminar el esquema de dos dosis disponible en el país: “Las vacunas que usamos en Perú son efectivas contra la variante Delta, contra la Lambda (C.37) y contra todas, pero hay una cosa muy importante que la ciencia ha mostrado recientemente: en el caso de la variante Delta, una dosis de la vacuna solo protege y reduce el riesgo a un 33%, cuando se pone la segunda esta protección sube a más del 80%”.

No solo se trata de anticuerpos

Las pruebas realizadas para medir la eficacia de las vacunas frente a las variantes se han realizado principalmente en el laboratorio y se han analizado los anticuerpos neutralizantes. Como se conoce, la respuesta inmune humana no se restringe a los anticuerpos (inmunidad humoral), también comprende la inmunidad celular, que está conformada por células especializadas (células o linfocitos T) que ‘recuerdan’ al virus y actúan frente a este cuando lo detectan. Son conocidas como ‘células de memoria’.

Investigadores del Instituto de Inmunología de La Jolla (Estados Unidos) han descubierto que las células T de las personas que se han recuperado de la COVID-19 o que han recibido las vacunas de Moderna o Pfizer/BioNTech siguen siendo capaces de reconocer varias variantes del SARS-CoV-2.

Su nuevo estudio, publicado el primero de julio en la revista científica ‘Cell Reports Medicine’, muestra que tanto los linfocitos T ‘ayudantes’ CD4+ como los linfocitos T ‘asesinos’ CD8+ pueden seguir reconociendo las formas mutadas del virus. Esta reactividad es clave para la compleja respuesta inmunitaria del organismo al virus, que permite al cuerpo eliminar las células infectadas y detener las infecciones graves.

El sistema inmunitario tiene muchas otras herramientas además de los anticuerpos neutralizantes para combatir al virus que causa la covid-19. (GETTY IMAGES)
El sistema inmunitario tiene muchas otras herramientas además de los anticuerpos neutralizantes para combatir al virus que causa la covid-19. (GETTY IMAGES)

“Este estudio sugiere que el impacto de las mutaciones encontradas en las variantes que nos preocupan es limitado. Podemos suponer que las células T seguirían estando disponibles como línea de defensa contra la infección viral”, explica el profesor Alessandro Sette, autor principal del estudio.

“Estas variantes siguen siendo motivo de preocupación, pero nuestro estudio demuestra que, aunque haya una disminución de los anticuerpos, como han demostrado otros estudios, las células T no se ven afectadas en gran medida”, añade la doctora Alba Grifoni, otra de las responsables del trabajo.

Este estudio se publicó previamente como preimpresión en marzo de 2021. Los hallazgos fueron destacados por el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (NIAID, por sus siglas en inglés), el doctor Anthony Fauci, en una rueda de prensa en la Casa Blanca el 31 de marzo. “Estamos aprendiendo cada vez más que estos linfocitos T CD4+ y CD8+ son muy importantes en el sentido de que reaccionan de forma cruzada contra ciertas variantes virales”, resaltó Fauci.

En el tiempo transcurrido desde la publicación del artículo, los investigadores casi triplicaron su cohorte de pacientes y realizaron un método adicional de análisis estadístico riguroso. “También hemos añadido una cohorte de donantes no expuestos”, apunta la primera autora del estudio, Alison Tarke, estudiante de doctorado de la Universidad de Génova.

Para el nuevo estudio, los investigadores analizaron las células T de tres grupos diferentes: personas que se habían recuperado de la COVID-19, personas que habían recibido las vacunas de Moderna o Pfizer/BioNTech, y personas nunca expuestas al SARS-CoV-2 (a partir de muestras tomadas antes de la pandemia).

Es probable que tanto los sujetos recuperados como los vacunados tengan células T que reconozcan el “linaje ancestral” del SARS-CoV-2, es decir, la cepa original que surgió al principio de la pandemia; sin embargo, el virus ha mutado desde diciembre de 2019, y se han identificado variantes.

La pregunta era si las personas con células T entrenadas para reconocer la cepa original también reconocerían las nuevas variantes. Los investigadores probaron las respuestas de las células T de los grupos de donantes contra cuatro variantes: Alfa (B.1.1.7), Beta (B.1.351), Gamma (P.1) y Epsilon (B.1.427/B.1.429).

Aún no está claro el origen exacto del SARS-CoV-2. (GETTY)
Aún no está claro el origen exacto del SARS-CoV-2. (GETTY)

Los investigadores descubrieron que tanto los individuos vacunados como los pacientes recuperados tenían células T de reacción cruzada que podían dirigirse a estas variantes. Se trata de una buena noticia para cualquiera que haya recibido una de las dos vacunas de ARNm y para cualquiera que se haya recuperado de cualquier variante del virus.

“Con este estudio, el mensaje es optimista. Al menos, en lo que respecta a la respuesta de las células T, su sistema inmunitario sigue siendo capaz de reconocer estas nuevas variantes y sus células T podrán responder”, destaca Tarke.

Los investigadores buscan ahora formas de aprovechar lo flexible que parece ser la respuesta de las células T. Dado que las células T ya se esfuerzan por reconocer las variantes del SARS-CoV-2, Grifoni afirma que las futuras dosis de refuerzo podrían aumentar la inmunidad al incitar al organismo a producir más anticuerpos contra las variantes y/o al añadir partes adicionales del virus reconocidas por las células T.

También existe la posibilidad de que esta investigación sobre el SARS-CoV-2 conduzca algún día a una vacuna universal contra los coronavirus. Este tipo de vacuna entrenaría al organismo para reconocer los detalles estructurales, como los elementos de la proteína de la espiga, que todos los coronavirus tienen en común. “Esta investigación demuestra que una vacuna contra todos los coronavirus es factible”, afirma Grifoni.

El grupo está estudiando ahora un grupo mucho más amplio de 12 variantes, entre ellas Delta (B.1.617.2), Eta (B.1.525), Iota (B.1.526), Kappa (B.1.617.1), Lambda (C.37) y las variantes B.1.526.1, B.1.617.3, R1 y B.1.1.519.

Agencias/El Comercio

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RELACIONADO

Sanamente: ¿Qué países permiten la combinación de vacunas contra el covid-19?
Sanamente: ¿Qué países permiten la combinación de vacunas contra el covid-19?

TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en Twitter: