Una trabajadora médica prepara una vacuna contra el coronavirus BioNtech-Pfizer Covid-19 en las afueras de Manila, el 29 de noviembre de 2021. (Ted ALJIBE / AFP).
Una trabajadora médica prepara una vacuna contra el coronavirus BioNtech-Pfizer Covid-19 en las afueras de Manila, el 29 de noviembre de 2021. (Ted ALJIBE / AFP).
Yerson Collave García

Periodista de ciencia y salud

yersoncollave@gmail.com

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

En el mundo, solo el 6% de las personas que viven en países pobres ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el , lo que, para las organizaciones internacionales de salud y expertos, crea un escenario propicio para el surgimiento de nuevas variantes de preocupación, como sucedió con Ómicron.

MIRA: Ómicron | Las medidas que sirven para evitar la transmisión de cualquier variante

Sudáfrica, donde fue identificada la nueva variante, tiene solo el 29% de personas totalmente vacunas, y en África solo tiene una dosis. Un caso muy distinto al de América Latina. En el Perú, por ejemplo, llegamos al 66% de población objetivo inmunizada.

Ómicron ha encendido las alarmas en el mundo, aunque todavía no se conocen todos los detalles respecto a si es más transmisible o si logra escapar -de alguna manera- a la protección de las vacunas. Sin embargo, la mayoría de los países europeos, en el mundo, han cerrado sus fronteras, mientras que Brasil reportó los primeros casos en América Latina.

MIRA: Supervivientes de COVID-19 grave pueden tener más riesgo de morir durante un año

El acceso a vacunas: una historia de inequidad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha llamado la atención sobre el acceso inequitativo a las vacunas en el mundo y ha hecho un llamado para distribuir las dosis en lugares de menor cobertura para evitar mutaciones peligrosas.

“Aunque aún queda mucho por conocer sobre esta variante [Ómicron], lo que sí sabemos es que mientras grandes partes de la población mundial estén sin vacunar, seguirán apareciendo variantes y la pandemia se prolongará”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

MIRA: Los niños asmáticos corren más riesgos con el COVID-19

Por su parte, este miércoles la doctora Carissa Erienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), dijo ante la prensa que “mientras más circule el COVID-19, más oportunidades tendrá el virus de mutar y cambiar”.

La máxima autoridad de la OMS declaró, este viernes que, la nueva mutación del coronavirus es una “variante de preocupación”. (Foto: Difusión)
La máxima autoridad de la OMS declaró, este viernes que, la nueva mutación del coronavirus es una “variante de preocupación”. (Foto: Difusión)

En esa misma línea, tras anunciarse la identificación de Ómicron, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, indicó que el surgimiento del nuevo linaje del coronavirus debe motivar a las potencias con suministro de vacunas a donarlas a los países más pobres.

“Esta pandemia no terminará hasta que tengamos una vacunación a nivel global”, aseguró.

El acceso inequitativo a las vacunas es un problema que se registra desde el inicio de las campañas de vacunación el año pasado. Una muestra de ello es que mientras algunos países administran ya una tercera dosis, varias naciones, sobre todo en África, no pueden siquiera vacunar a todo su personal de salud que atiende la emergencia, afirma Médicos sin Fronteras (MSF).

Felipe Carvalho, asesor de la Campaña de Acceso a Medicamentos para América Latina de MSF, le dice a El Comercio: “Consideramos que [la aparición de Ómicrón] es una consecuencia de la inequidad en el acceso de las vacunas, independientemente del dónde surjan, el tema es que mientras haya millones de personas sin vacunarse, es más posible la transmisibilidad y las mutaciones del virus […] Las fallas que se observaron el año pasado en cuanto a distribución y acceso a vacunas, y que se repiten ahora, crean el terreno ideal para que el virus siga creando mutaciones”.

Pero Carvalho hace hincapié no solo en el acceso desigual a los inmunizantes, sino también en los medicamentos ya aprobados para tratar a pacientes con COVID-19: “La colaboración internacional es esencial para evitar nuevas variantes […] Los países ricos están comprando estos tratamientos en grandes cantidades y vemos que claramente van a faltar para los demás países, que han sido más afectados por la pandemia”.

“El virus va a seguir circulando por bastante tiempo”

Consultado sobre la posibilidad de que en la región vuelva a surgir una variante de preocupación incluso con las características de Ómicron, el subdirector de la OPS, Jarbas Barbosa, le dijo a este Diario que “la baja cobertura es siempre un riesgo. Si no alcanzamos una mayor equidad en el acceso a las vacunas, ese es un peligro para todo el mundo. No es suficiente discutir en un país si es necesaria una tercera, cuarta o quinta dosis, si hay muchos países que todavía no están alcanzando a vacunar siquiera a sus poblaciones más vulnerables. Entonces, siempre va a haber el riesgo de que surjan variantes de preocupación como sucedió en Brasil con Gamma. Puede ocurrir en cualquier lugar”.

En ese sentido, en una entrevista previa al anuncio del surgimiento de Ómicron, Óscar Burrone, virólogo emérito del Laboratorio de Inmunología Molecular en ICGEB Trieste, Italia, nos dijo que “si el virus continúa infectando masivamente millones y millones de personas, es inevitable que van a aparecer otras variantes, y es inevitable que algunas de estas ya no serán cubiertas por alguna de las vacunas actuales. Esas variantes nuevas, aunque se cierren las fronteras, al final llegan; no importa dónde se identifiquen, como pasó con Delta, que en Inglaterra al principio significaba solo el 2% de los casos, ahora es el 99% en toda Europa y Estados Unidos”.

Ilustración de anticuerpos atacando el SARS CoV-2. (SCIENCE PHOTO LIBRARY)
Ilustración de anticuerpos atacando el SARS CoV-2. (SCIENCE PHOTO LIBRARY)

Por ello, el experto considera que las medidas de salud pública deben pensarse de manera global si se quiere controlar por completo la transmisión del virus en el mundo:

El virus va a seguir circulando por bastante tiempo, pero esto dependerá también de la eficiencia de las campañas de vacunación masivas en todo el mundo, porque no basta que un país diga: ‘Yo tengo el 95% de cobertura de vacunal y por lo tanto mi población está protegida’. Con la cantidad de gente que se mueve hoy en el mundo de un lugar a otro, si no están todas las personas vacunadas en todos los países, no se puede eliminar el virus. Esto lo sabemos muy bien, hay otros virus que hemos logrado eliminar, pero con campañas de muchísimos años y con virus que circulaban mucho menos, como el de la polio, que no afectaba a toda la población”.

¿Qué harán las farmacéuticas?

En esta foto tomada el 14 de octubre de 2021, un miembro del personal médico prepara una jeringa con un vial de la vacuna Moderna contra el coronavirus en una clínica de Nueva York. (ANGELA WEISS / AFP).
En esta foto tomada el 14 de octubre de 2021, un miembro del personal médico prepara una jeringa con un vial de la vacuna Moderna contra el coronavirus en una clínica de Nueva York. (ANGELA WEISS / AFP).

Tras el anuncio de los científicos sudafricanos, farmacéuticas como Pfizer o Modera dijeron que en un espacio de dos semanas tendrían una evaluación sobre la eficacia de sus vacunas contra Ómicron. El análisis consiste en tomar muestras de sangre de personas ya inmunizadas y someterlas a la variante, para conocer cómo se comporta la vacuna a diferencia de su acción frente a Delta, por ejemplo.

Además, las compañías que producen vacunas de ARN mensajero aseguran que podrían actualizar con relativa rapidez sus productos para la nueva variante. Pfizer afirmó que podría hacerlo incluso en “100 días”. La Universidad de Oxford, cocreadora de la vacuna de AstraZeneca, anunció que también está en la capacidad de hacerlo. Por su parte, el presidente de Moderna, Stephane Bancel, dijo que el nuevo linaje podría producir una “disminución importante” del efecto de las vacunas, aunque los resultados de las pruebas están aún pendientes.

“Continuamente avanzamos en versiones de prototipo actualizadas de nuestra vacuna contra el COVID-19, las cuales utilizan un nuevo desarrollo basado en los estudios de las variantes Beta y Delta, identificadas a principios de este año. Estos estudios establecen un enfoque actualizado de la vacuna actual para abordar cualquier variante futura, en caso de necesitarse. Hemos comenzado a trabajar en un modelo de ADN adaptado a la secuencia de Ómicron, un paso crítico [y el primero] en el proceso de avance de una versión variante de nuestra vacuna [de ARN], en caso de ser necesaria”, detalla Pfizer en una comunicación enviada a este Diario.

La Agencia Europea de Medicamento, en tanto, aseguró que podría aprobar una vacuna específica para Ómicron, en caso se necesite, en tres o cuatro meses.

VIDEO RELACIONADO

¿Por qué la nueva variante de SARS-CoV-2 he generado tanta preocupación? -LPD
La detección de una nueva variante de SARS-CoV-2 en Sudáfrica ha puesto en alerta al mundo y a la ciencia. Llamada ómicron, posee más de 50 mutaciones, algunas asociadas a una mayor capacidad de contagio y de resistencia frente a la inmunidad generada por vacunas e infecciones previas.

TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en Twitter: