La revolución de los mini: smartphones compactos de alta gama
La revolución de los mini: smartphones compactos de alta gama

RONNY ISLA ISUIZA

Un año y medio después de la aparición del Galaxy S3 mini, la primera versión exitosa de un teléfono compacto de alta gama, la idea de aproximar a más usuarios a los smartphones se ha convertido en una tendencia creciente a nivel global.

Cada vez más fabricantes han lanzado al mercado versiones compactas de sus innovadores aparatos. El último en incursionar en este segmento fue LG que la semana pasada presentó su nuevo LG G2 mini en el Mobile World Congress de Barcelona.

Samsung lanzó en octubre del 2012 el Galaxy S3 Mini y un año después sacó a la venta el Galaxy S4 mini. A mediados del 2013, la taiwanesa HTC develó su modelo HTC One mini y a inicios del 2014, Sony mostró su modelo Xperia Z1 compact en la Feria Electrónica de Consumo de Las Vegas.

Incluso el fabricante chino ZTE lanzó versiones mini de sus teléfonos más potentes. Y hasta podríamos decir que Apple participó de la tendencia al lanzar en octubre del 2012 la versión mini del iPad, pese a que Steve Jobs, su fundador, siempre renegó de las tabletas menores de 10”.

¿Cuál es el atractivo de las versiones reducidas de los buques insignia de los fabricantes de smartphones? La inclusión de la mayoría de las características de los dispositivos de alta gama y el precio que pone al alcance de usuarios menos pudientes un teléfono completo.

A continuación comparamos las características de los teléfonos de alta gama con sus versiones mini. Queda demostrado que las diferencias van más allá del tamaño de la pantalla.