Redacción EC

 de en , Greissy Ortega, la hermana que ocasionó su separación de , rompió su silencio y contó su versión de lo ocurrido.

En diálogo con "Reporte semanal", la joven de 20 años de edad dijo que se le "partió el alma"  y aseguró que espera poder volver a recuperar su confianza en algún momento.

"Somos seres humanos y cometemos miles de errores (...) Ver a mi hermana llorar me partía el alma. Cada lágrima de ella a mí me dolía. Me mortificaba verla sufrir, llorar (...) Me hace falta mi hermana, así sea para pelear (...) Yo la quiero, la respeto. Milena ha sido mi madre", dijo Ortega, que aseguró que ya no mantiene comunicación con Edwin Sierra.

"Yo no tengo nada con Edwin. No tengo comunicación con él. Espero que Dios lo bendiga y que siga adelante", aseguró Ortega, que aclaró que  nunca estuvo embaraza de él, como informaron algunos medios.

"Yo les pido que no juzguen a las personas sin antes conocer las versiones de todos. Yo soy una chica de 20 años y no estoy brincado en un pie. Yo sufro y lloro", dijo la joven que contó que pensó en suicidarse por lo ocurrido.

"Pensé en atentar contra mi vida. Sentía que la vida no era nada para mí ya. Sentía que mi vida no valía nada", finalizó Greissy.