William Levy: "Vivir intensamente me llevó al éxito"
William Levy: "Vivir intensamente me llevó al éxito"
Sonia del Águila

no cree en la suerte ni en los límites. Desde que abandonó su natal Cuba para perseguir sus sueños, el actor de 36 años de edad cambió radicalmente su historia de frustración e injusticias, por una de oportunidades y éxito.

Tenía 14 años cuando emigró a Estados Unidos, luego que su padrastro obtuvo asilo político y pudo sacar a su familia de Cuba. Estudió actuación en Miami, Los Ángeles y México. Su meta era clara: triunfar como actor.

¿Cómo fue la transición de las novelas a Hollywood?

La actuación es una carrera como todas: difícil. Pero las cosas son difíciles hasta que las trabajas. Eso siempre le digo a mi hijo de 12 años. El otro día me preguntó por qué es tan difícil jugar béisbol. Le dije que todo es difícil hasta que lo haces fácil con el trabajo. Así fue mi carrera: difícil al principio. Me decían: 'No lo vas a lograr, no lo vas a hacer'. Si hubiera sido otra persona, hubiese dicho: 'No sirvo para eso'. Yo me guío por lo que me dice el corazón y no por lo que la gente dice. Por eso me fui a Los Ángeles, estudié cine, inglés, me preparé y empecé a seguir mis sueños, otra vez.

Son muchos los actores que aspiran a llegar a la meca del cine, sin embargo no lo logran. ¿Qué se requiere para llegar a Hollywood?

Tener a Dios de tu lado y aceptarlo, él te va a guiar. Yo no soy muy fanático de la religión, pero respeto mucho esa creencia. La fe me ayudó a ser una mejor persona, me llevó lejos. Mi esfuerzo y el apoyo del público también sumaron. Me siento muy orgulloso de todo lo que he logrado, gracias a ello hoy puedo darle a mi familia todo lo que nunca tuve.

¿Sigue siendo difícil triunfar en Hollywood siendo latino por la cantidad limitada de papeles disponibles?

Es difícil porque obviamente no es tu idioma, tu mercado, tu país; pero nada es imposible. Me he propuesto hacer bien mi trabajo, quedar bien, porque quiero que las puertas de Hollywood se sigan abriendo para los latinos.

¿Cuáles son tus límites?

Ni el cielo es el límite. El problema de muchas personas es que se limitan y eso les impide hacer muchas cosas. En la vida uno siempre tiene que hacer lo que le hace feliz. Durante catorce años viví limitado en Cuba, eso me llevó a meterme en una balsa, me llevó a arriesgar.

¿Qué metas tienes por cumplir?

Quiero seguir produciendo, hacer cosas que me apasionen, quiero que la gente sea feliz con lo que hago. Quiero ser el mejor padre para mis hijos. Verlos crecer derechos.

Eres imagen de Magnat Select, la nueva fragancia de Ésika para el hombre que sabe elegir y vive intensamente. ¿Vives intensamente, como dice el eslogan del perfume?

De hecho sacamos ese eslogan porque así soy yo. Vivo la vida intensamente, vivir así me llevó al éxito.

LEE TAMBIÉN EN TV+...