Bridgerton es una serie romántica, escandalosa y aguda sobre la intemporalidad de las amistades duraderas, familias que intentan adaptarse y la búsqueda de un amor que todo lo conquiste. La serie está inspirada en los bestsellers de Julia Quinn. (Foto: Netflix)
Bridgerton es una serie romántica, escandalosa y aguda sobre la intemporalidad de las amistades duraderas, familias que intentan adaptarse y la búsqueda de un amor que todo lo conquiste. La serie está inspirada en los bestsellers de Julia Quinn. (Foto: Netflix)
Patricia Castañeda Alva

Netflix se estaba tardando al presentar una serie ambientada en el siglo XVIII, una con vestuarios impactantes y con mucho romance, intrigas y traición. Y como un regalo de fin de año, nos ha otorgado el placer culposo de “Bridgerton”. Esta serie está inspirada en los libros de Julia Quinn, ‘bestsellers’ que aparecieron en la primera década de este siglo.

Creada por Chris Van Dusen, “Bridgerton” es la primera serie de Netflix producida por Shondaland, la empresa de Shonda Rhimes; creadora del megahit “Grey’s Anatomy” y que ahora trabaja en exclusiva para el gigante del streaming. Ya vimos toda la primera temporada y estas son nuestras impresiones.

La trama

Esta serie narra la vida de la hija mayor de la poderosa familia Bridgerton, Daphne (Phoebe Dynevor). La historia transcurre durante el reinado de Jorge III y su reina consorte, Charlotte de Mecklemburgo-Strelitz (Golda Rosheuvel). Lady Violet Bridgerton (Ruth Gemmell) busca un esposo perfecto para su hija, pero Daphne quiere casarse por amor y por ello se rehúsa a buscar compromiso solo por dinero o interés.

La serie de Netflix "Los Bridgerton"  narra la vida de Daphne Bridgerton (Phoebe Dynevor), la hija mayor de la poderosa familia Bridgerton, y su debut en el competitivo mercado matrimonial del Londres del periodo Regencia. (Foto: Netflix)
La serie de Netflix "Los Bridgerton" narra la vida de Daphne Bridgerton (Phoebe Dynevor), la hija mayor de la poderosa familia Bridgerton, y su debut en el competitivo mercado matrimonial del Londres del periodo Regencia. (Foto: Netflix)

En esa búsqueda del amor, su hermano mayor Anthony (Jonathan Bailey) empieza a seleccionar a los pretendientes para su hermana, y nadie parece lo suficientemente inteligente o digno. Como un hermano sobreprotector, aleja a los chicos más apuestos y adinerados de Londres si sabe que con mujeriegos o visitadores recurrentes de clubes nocturnos.

La temporada de bodas se acerca a su fin y Daphne, nombrada por la misma reina como la debutante más bella de Londres, no logra obtener ninguna propuesta. Este hecho se complica cuando un pasquín de la sociedad de Londres escrito por la misteriosa lady Whistledown empieza a difundir rumores que atentan contra la reputación de Daphne.

Daphne espera seguir los pasos de sus padres y casarse por amor, y al principio sus perspectivas son más que prometedoras. (Foto: Netflix)
Daphne espera seguir los pasos de sus padres y casarse por amor, y al principio sus perspectivas son más que prometedoras. (Foto: Netflix)

En ese momento aparece el duque de Hastings (Regé-Jean Page), el gran partido de la temporada de casamiento y al que todas las madres de las debutantes quieren para sus hijas. Al conocerse, Daphne y él traman un acuerdo que les funcione y les traiga beneficios para ambos.

Ella quiere encontrar un buen pretendiente que la lleve al altar (y ser cortejada por un duque hace que más hombres pongan sus ojos sobre ella); y él quiere que termine la temporada de matrimonio sin ser constantemente acosado por las madres de las debutantes. El plan debe salir bien porque ninguno está interesado en el otro, o eso al menos creen.

Sin embargo, en esa relación por interés y solo de amistad, nace una química innegable. Todo esto mientras toda la alta sociedad de Londres especula con ellos. Hasta que aparece el príncipe de Prusia, quien se muestra muy interesado en Daphne. El duque de Hastings se verá amenazado pero como en cualquier novela romántica habrá mala comunicación y se utilizará el camino más largo para expresar lo que sienten.

La temporada 1 se basa en gran parte en la primera novela “El duque y yo”, uno de los libros más precisos para ser contado en la pantalla chica (Foto: Netflix)
La temporada 1 se basa en gran parte en la primera novela “El duque y yo”, uno de los libros más precisos para ser contado en la pantalla chica (Foto: Netflix)

Apreciación crítica

Uno de los puntos fuertes de esta adaptación es Lady Whistledown, pues nos recuerda demasiado a la serie “Gossip Girl”, y la intriga por saber quién es la misteriosa dama que con ironía escribe y critica a toda la aristocracia de Londres, crece en cada episodio. Nadie, ni siquiera la Reina, es ajena de sus publicaciones.

"Los Bridgerton" es la primera serie de televisión que Shondaland ha hecho para Netflix. (Foto: Netflix)
"Los Bridgerton" es la primera serie de televisión que Shondaland ha hecho para Netflix. (Foto: Netflix)

El personaje Eloisa Bridgerton (Claudia Jessie), la hermana pequeña de Daphne, es otro de los aciertos de la ficción, pues es una suerte de Jo March de “Little Women” (de la autora Louisa May Alcott). A Eloisa no le interesan los bailes de sociedad ni las propuestas de matrimonio. Es más, sabe que una vez que se case su hermana, la siguiente en la línea a la que tendrán que buscarle un esposo es ella. Esta joven solo quiere escribir y ser independiente; de ahí que tenga una gran admiración por Lady Whistledown, porque parece hacer todo lo que quiere.

Daphne y Eloisa son muy diferentes entre sí. Esta serie de Netflix muestran que ambas formas de realizarse (soltera o casada), están bien y que son válidas en los años 1800 y en la actualidad. Las actrices que interpretan a estos personajes son un gran dúo, donde Daphne convence y encanta; mientras que la rebeldía de Eloisa emociona y empodera.

“Bridgerton” estaría completa sin un antagonista, en este caso la familia Featherington a pesar de que la hija menor de dicho clan, Penélope (Nicola Coughlan), sea quizás uno de los personajes más adorables e inteligentes de la ficción. Penélope tiene varios secretos que debe guardar para no dañar la reputación de su familia, carga que se aligera gracias a la amistad que tiene con Eloisa.

Algo que es importante mencionar, y que le da un gran respaldo a la ficción de Shonda Rhimes, es que estamos ante un elenco multiétnico; donde tenemos actores afrodescendientes y en roles importantes como el duque de Hastings y Charlotte de Mecklemburgo-Strelitz; denominada la primera reina por varios historiadores británicos.

Sin duda, esta ficción es una de las mejores propuestas que ha tenido Netflix en el 2020. Tiene una gran banda sonora que acompaña cada episodio, además, el guion y actuaciones de los personajes principales y secundarios es bastante convincente. La historia, a pesar de tener momentos cliché, es cautivadora y merece tener una segunda temporada pronto, si la Covid-19 y Netflix lo permiten.

VIDEO RECOMENDADO

Los Bridgerton: la nueva apuesta de Netflix
Inspirada en las exitosas novelas, esta serie presenta a los ocho inseparables hermanos de la poderosa familia Bridgerton y sus intentos por encontrar el amor.

TE PUEDE INTERESAR: