Amamantar reduce la melancolía, previene el sobrepeso infantil y protege a las madres contra el cáncer de ovario y de mama, nos explica el especialista. (Foto: Save the Children)
Amamantar reduce la melancolía, previene el sobrepeso infantil y protege a las madres contra el cáncer de ovario y de mama, nos explica el especialista. (Foto: Save the Children)
Redacción EC

La es la base fundamental del mantenimiento de nuestra salud y muchos más en las primeras etapas de nuestra vida. En el marco del Día Mundial de la Alimentación, que se conmemora el 16 de octubre, recordamos los grandes beneficios de alimentar a nuestros bebés con leche materna.

La alimentación del bebé con leche materna debe iniciarse inmediatamente al nacer. Este es el mejor y único alimento que una madre puede ofrecer a su bebé desde la primera hora de vida. Cada bebé suele marcar su frecuencia de alimentación según su necesidad. Cada uno de ellos es distinto, por lo que es necesario amamantarlo cuando el bebé lo pida, y cuánto tiempo lo requiera, nos advierte, Eduardo Sánchez, ginecólogo y director de la Clínica ‘Centro del Mioma’.

MIRA: Deja el otoño atrás y atrévete a usar colores de primavera

La leche materna es el alimento más completo para satisfacer y proteger al bebé desde que nace hasta los 6 meses de vida, cuando este, empiece a comer algunos alimentos sólidos, porque cuenta con múltiples nutrientes como aminoácidos, proteínas, vitaminas y minerales como el calcio, fósforo, hierro, entre otros. Nosotros como médicos, promovemos la lactancia materna, porque ayuda al bebé a generar inmunidad desde el calostro, también llamado ‘oro líquido’ y también evitará que sufra de ictericia y otras enfermedades”, indicó el ginecólogo Eduardo Sánchez, quien nos brinda los beneficios de la leche materna:

  1. Producción de anticuerpos: La leche materna trasmite la primera línea de defensa al bebé contra posibles virus y/o bacterias, por eso se le reconoce como “la primera vacuna oral”. Esto ocurre durante el calostro al reforzar los conductos respiratorios y gástricos del recién nacido. Amamantar inmediatamente después del nacimiento es importante para reforzar el sistema inmunitario inmaduro de los recién nacidos.
  2. Protección ante las enfermedades: La leche materna está llena de inmunoglobulinas que protegen a los bebés contra la neumonía, la diarrea, las infecciones del oído y el asma, entre otras enfermedades. Algunos estudios han demostrado que la leche materna ayuda a disminuir algunas enfermedades como la diabetes, enfermedades celiacas, resfriados e infecciones. Las ausencias de un día para cuidar a los niños enfermos son dos veces más frecuentes entre las madres de los bebés alimentados con fórmula.
  3. Favorece la inteligencia del bebé: Los recién nacidos prematuros, son los bebés que tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas neurológicos y son ellos los más favorecidos con la leche materna, ya que esta puede aportar protección en el desarrollo cognitivo y obtener mayores logros educativos. Adicionalmente a la lactancia materna, la participación y la protección con el calor corporal del padre (“papá canguro”), crea un vínculo muy fuerte entre el padre y el bebé prematuro o de bajo peso ayudando a disminuir su estrés y sentirse más seguro para responder mejor a las motivaciones y a recuperar rápidamente su peso; además que evita el uso de las incubadoras que producen más distanciamiento.
  4. Reduce la melancolía: Se sabe, que muchas mujeres después de dar a luz sufren de episodios de tristeza, ansiedad o depresión. Se ha comprobado que la succión de la lactancia materna genera oxitocina y otras hormonas que suelen reducir los sentimientos de tristeza o melancolía post parto. Un período prolongado de lactancia materna también se asocia a una mayor seguridad emocional por el vínculo afectivo entre la madre y el bebé.
  5. Previene el sobrepeso infantil: La lactancia materna prolongada puede reducir el riesgo de sobrepeso y obesidad infantil en un 12%, lo que ayuda a combatir enfermedades crónicas graves asociados con estas condiciones.
  6. Evita la contaminación del medioambiente: La leche materna es un alimento natural de fácil e inmediato acceso para el lactante, a una tibia temperatura que no requiere complementos para prepararse, ni transporte ni pérdida de tiempo para llegar al bebé. Además, no necesita del uso de múltiples envases desechables contaminantes del medioambiente.
  7. Protege a las madres contra el cáncer de ovario y de mama: Los estudios refieren que las mujeres que no amamantan presentan un 27% de riesgo mayor de sufrir de cáncer de ovario y 4% de riesgo más alto de cáncer de mama, asimismo, tienen un mayor riesgo de padecer hipertensión y enfermedades cardiovasculares.
MIRA: Día Mundial del Huevo: ¿por qué se celebra y cuáles son sus principales beneficios?

Además, se sabe que un bebé, estrecha lazos afectivos con su madre durante la época de lactancia, además, la leche materna contiene una gran cantidad de nutrientes que favorecen el sano y seguro crecimiento y desarrollo del recién nacido.

Recomendaciones en el momento de la lactancia

El médico Eduardo Sánchez, recomienda a la madre que se encuentra en la época de lactancia los siguiente:

  • La succión debe abarcar toda el área oscura alrededor del pezón para evitar escoriaciones dolorosas del pezón e infecciones mamarias.
  • Ubicarse y sentarse en un lugar suave y acolchado que le aporte estabilidad y soporte para su comodidad y así pueda disfrutar de la nutrición de su bebé dándole con tranquilidad todo el amor maternal.
  • El uso de cojines de lactancia son una opción positiva para acomodar al recién nacido en una posición conveniente para evitar dolores en la espalda y brazos en la madre.

VIDEO RECOMENDADO

Doctor Huerta sobre fin de la pandemia del COVID-19

Doctor Huerta sobre fin de la pandemia del COVID-19
Doctor Huerta sobre fin de la pandemia del COVID-19