¿Sufres de migrañas? Algunos consejos para controlarlas
¿Sufres de migrañas? Algunos consejos para controlarlas
Redacción EC

María Inés Ching

Poderosa e incapacitante. La migraña es frecuente en las mujeres: por cada hombre que la padece son tres las mujeres que conviven con este dolor. Quienes sufren de migraña saben que cuando está por suceder es mejor dejar de lado lo que se está haciendo, coger el bolso y emprender la carrera para refugiarse en casa.

La migraña, (a veces llamada cefalea, jaqueca o hemicránea) tiene origen biológico y genético: si tu mamá o alguien de la línea materna la sufría, es probable que tú también la padezcas.

Existen factores ambientales que también la pueden desencadenar: el estrés del trabajo, el consumo de algunos alimentos, cambios en la geografía o la temperatura o la práctica de ejercicio extenuante.

Celebridades como Sharon Stone, Janet Jackson, Lisa Kudrow o Serena Williams han tenido que interrumpir en numerosas oportunidades grabaciones, partidos y conciertos por un episodio de migraña.

Según la neuróloga Caroline Malamud, del Hospital Guillermo Almenara, tienes migraña si sientes dolor en la mitad de la cabeza, una pulsación o latido que molesta y que está acompañado por náuseas, intolerancia a la luz [fotosensibilidad], intolerancia al sonido y a olores desagradables.

La escritora estadounidense, Joan Didion explica qué significa padecer esta enfermedad: «No tenía ningún tumor cerebral, ni tensión ocular, ni hipertensión ni nada malo en absoluto; tenía, sencillamente, dolores de cabeza provocados por la migraña. Y los dolores de cabeza provocados por la migraña eran, como sabían todos los que no la sufrían, ‘imaginarios’... que nadie se muera a causa de la migraña resulta, para quien esté en medio de un ataque, una dudosa bendición».

¿Qué hacer? Inicialmente, identificar la causa y sus agravantes, clasificar qué tipo de migraña es, llevar un diario de la frecuencia y síntomas y recibir un tratamiento con el neurólogo.

TIPOS

La Sociedad Internacional de Cefalea [IHS por sus siglas en inglés] clasifica la migraña en tres grupos:

Migraña con aura. El aura es el ‘prólogo’ de este dolor de cabeza. Los síntomas son visuales [cuando se ven luces titilantes], se puede sentir náuseas por algún olor muy fuerte, calambres o adormecimientos en una zona del cuerpo y puede durar hasta 48 horas antes del dolor de cabeza. Todo este episodio se considera como un complejo migrañoso, incapacitante, dependiendo del nivel de dolor.

Migraña sin aura. Es el tipo de migraña más común. El dolor se establecerá en la cabeza sin síntomas previos. Es frecuente en la zona trasera del ojo o alrededor de la sien o en la zona temporal, dependiendo de cada paciente.

Migraña retiniana. Es una cefalea que se acompaña una amaurosis [ceguera], es decir que mientras dura el dolor, el paciente deja de ver. Cuando el dolor cesa, el ojo vuelve a funcionar normalmente y no sufre daño.

CONSEJOS

• Si tienes un familiar con migraña, evita los factores que la desencadenan.

• Si ya presentas cefalea, lleva un cuaderno de los episodios migrañosos, los síntomas y qué  piensas que la originó. Ayudará mucho al tratamiento que te brinde el neurólogo.

• Practica un ejercicio físico moderado y respeta tus horas de sueño.

• No abuses de los analgésicos porque te puede dar ‘cefalea de rebote’ o migraña por abuso de medicamentos.

• Si tienes más de dos meses padeciendo de migraña consulta a tu médico por medicamentos preventivos [deberás tomarlos todos los días así te duela o no la cabeza], no abortivos del dolor [cuando ya existe migraña].

¿QUÉ LA ORIGINA?

• Cambios hormonales: ciclo menstrual, embarazo o menopausia.

• Comidas y bebidas: queso, alcohol [vino tinto], chocolate, exceso de azúcar o de sal, embutidos y el ayuno.

• Estrés diario y estímulos sensoriales [luz, sonidos, olores fuertes].

• Cambio en los horarios de sueño: no dormir regularmente, turnos variables en el trabajo.

• Ejercicio físico intenso.

• Cambios de temperatura.

• Anticonceptivos orales en las mujeres jóvenes.