• Ocho cosas que probablemente no sabías sobre el Punto G - 1
    1/3

    Ocho cosas que probablemente no sabías sobre el Punto G - 1

  • Ocho cosas que probablemente no sabías sobre el Punto G - 3
    2/3

    Ocho cosas que probablemente no sabías sobre el Punto G - 3

  • Ocho cosas que probablemente no sabías sobre el Punto G - 2
    3/3

    Ocho cosas que probablemente no sabías sobre el Punto G - 2

 

Venezuela, El Nacional, Eme de Mujer/ GDA

De todas las zonas erógenas, el Punto G podría ser una de las más importantes, y la que también se ha rodeado de mucho misterio. Mientras que unos niegan su existencia, hay otros que la persiguen y la validan.

1.Es el primo del clítoris: Desde un punto de vista anatómico, el Punto G es básicamente la raíz del clítoris. Prácticamente son de la misma familia, por eso ambos pueden generar tanto placer.

2. Es engañoso: Su locación exacta es engañosa. Aunque muchos creen que está en la parte superior de la vagina, hay otros que creen que está en el útero. Todo depende enteramente de la persona.

 (Foto:Shutterstock)
 

(Foto:Shutterstock)

3. No es seguro: Muchas mujeres no pueden llegar al orgasmo a través del Punto G, ya sea por razones emocionales, psicológicas o fisiológicas. Nuevamente, esto depende enteramente de la persona, después de todo hay chicas que pueden llegar al orgasmo con tan solo pensarlo.

4. Es un trabajo en equipo: El Punto G es parte de la red del clítoris. En otras palabras, un orgasmo con el punto G también requiere estimulación del clítoris, penetración o tacto en otras zonas erógenas como los pezones o los muslos.

5. Es la fuente del squirt: Con suficiente estimulación en esta zona, la mujer puede eyacular.

 (Foto:Shutterstock)
 

(Foto:Shutterstock)

6. Hay expertos que niegan su existencia: Mientras que hay mujeres que alaban el Punto G, hay investigadores que cuestionan su existencia. Técnicamente no se sabe si es una estructura que podría ser identificada en una autopsia, así que muchos no creen en ella.

7. Se llama así por un hombre: Esa famosa zona erógena lleva ese nombre por un ginecólogo, Ernst Grafenberg, quien supuestamente la descubrió en 1944. Ahora ya sabes a quién agradecer.

8. Hay cirujanos que lo agrandan: Existen doctores que ofrecen los ‘G-Shots’, mejoramientos del Punto G. Muchas asociaciones ginecológicas están en contra de este procedimiento. Poco se sabe al respecto, así que no le creas al médico que te lo ofrezca.