/ Artículo informativo

José Abelardo Quiñones: el héroe aviador que entregó su vida por el Perú hace 80 años

El 23 de julio de 1941, el aviador peruano José Abelardo Quiñones Gonzales (1914-1941) murió en plena acción al enfrentar a los invasores ecuatorianos, en el segundo día de una guerra de sensibles bajas para ambos países.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más
José A. Quiñones ingresó en mayo de 1935 a la Escuela Jorge Chávez, de Las Palmas. Recibió el grado de alférez en enero de 1939; graduándose de teniente en febrero de 1941, pocos meses antes de su muerte.  (Foto: Internet).
José A. Quiñones ingresó en mayo de 1935 a la Escuela Jorge Chávez, de Las Palmas. Recibió el grado de alférez en enero de 1939; graduándose de teniente en febrero de 1941, pocos meses antes de su muerte. (Foto: Internet).
Carlos Batalla

, cuyo nombre está ligado eternamente a la aviación peruana, se inmoló en defensa de los intereses nacionales en el histórico conflicto bélico con Ecuador, a inicios de los años 40. Mientras esto ocurría en nuestra frontera norte; en Europa, la Segunda Guerra Mundial estaba en pleno avance, con las fuerzas alemanas bombardeando tierra soviética, especialmente Moscú y Kiev; y en el Pacífico, con Japón alistándose sigilosamente para un avance total que terminaría en el

Un día antes de la gloriosa muerte de Quiñones, el 22 de julio de 1941 en la frontera entre Perú y Ecuador, las cosas pasaron de ligeras escaramuzas a la batalla franca, con la incursión ecuatoriana por el río Zarumilla. El ataque desde las dos de la mañana se inició en la zona del Lechugal, y dejó un peruano muerto: el sargento primero Pedro Chamco Chumbi.

MIRA TAMBIÉN: Un avión llamado “Perú”: el famoso aeroplano que llevó con orgullo el nombre del país por toda América en los años 20

Durante todo el día hubo desplazamientos y disparos desde ambas partes; hasta que, al día siguiente -miércoles 23 de julio de 1941-, nuevamente al amanecer fueron bombardeadas las localidades de Matapalo, Aguas Verdes y Pocitos. Ante ello, la batería antiaérea y las fuerza peruanas de tierra respondieron frenando cualquier intento invasor.

La imagen heroica de Quiñones permanece en el recuerdo de todos los peruanos, como ejemplo de valentía y honor militar. (Foto-dibujo: GEC Archivo Histórico)
La imagen heroica de Quiñones permanece en el recuerdo de todos los peruanos, como ejemplo de valentía y honor militar. (Foto-dibujo: GEC Archivo Histórico)

En el transcurso de esa mañana, y hasta el mediodía, la arremetida ecuatoriana llegó hasta las zonas de La Bomba, El Caucho, La Unión y Las Cochas, resguardadas solo por la Guardia Civil peruana, y conformando en total un frente de 50 kilómetros.

Ese mismo día, la portada de El Comercio de la edición de la tarde lo decía todo: “Tropas ecuatorianas atacaron en la frontera”. En grandes letras el titular no dejaba dudas. Se reproducían cables de noticias de Talara (Perú) y Quito (Ecuador).

LEE TAMBIÉN: El día que el Perú se paralizó por el primer vuelo sin escalas Lima-Bogotá: la historia de un hito de la aviación en Sudamérica

La edición de la tarde del jueves 24 de julio destacaba los hechos, en medio de noticias de la Guerra Mundial europea. La versión ecuatoriana era rescatada por la agencia AP, que desde Guayaquil informaba de la “invasión de las fuerzas peruanas, y su rechazo por la artillería pesada ecuatoriana”. Desde Santiago de Chile, los representantes diplomáticos ecuatorianos se encargaban también de dar esa versión de un Perú invasor.

Pero la verdad saldría a flote luego de unas horas. Era cierto que las fuerzas peruanas sufrieron bajas, pero también que ellas repelieron el ataque de forma sostenida y exitosa. Los tres puestos peruanos, ubicados en el lado izquierdo del río Zarumilla (que corresponde a la zona peruana), respondieron con valor la agresión del enemigo.

Lima, 21 de setiembre de 1961. Veinte años después de su inmolación por la patria, los restos del capitán FAP José A. Quiñones fueron trasladados al cementerio de Lima. (Foto: GEC Archivo Histórico)
Lima, 21 de setiembre de 1961. Veinte años después de su inmolación por la patria, los restos del capitán FAP José A. Quiñones fueron trasladados al cementerio de Lima. (Foto: GEC Archivo Histórico)
/ EL COMERCIO

En esa misma edición de la tarde, El Comercio informaba en base a los datos de la Cancillería peruana, en los que se anotaba que las tropas enemigas habían sido rechazadas a lo largo de la frontera, dispersándolas y destruyendo sus emplazamientos de artillería.

¿Quién fue José Abelardo Quiñones?

fue hijo de José María Quiñones y Juana Rosa Gonzales. Nació en Pimentel en 1914 y estudió desde 1924, a los 10 años, en el Colegio Nacional San José de Chiclayo (Lambayeque). Luego pasó al Colegio de los Sagrados Corazones (Recoleta) donde concluyó sus estudios.

En mayo de 1935 ingresó a la Escuela Jorge Chávez, de Las Palmas. Allí fue el número uno en prácticas de vuelo. Recibió el grado de alférez en enero de 1939; graduándose de teniente en febrero de 1941, es decir, pocos meses antes de su muerte.

MIRA TAMBIÉN: Estadio Nacional: el día de la primera masacre de gente en una cancha peruana

José A. Quiñones se había especializado como piloto de aviones de caza y dominaba el vuelo invertido y la alta acrobacia. Fue el primero de su promoción. En esa condición realizaría durante las celebraciones por el centenario de Arequipa, atrevidas acrobacias por las que fue felicitado por el propio presidente Manuel Prado Ugarteche.

El héroe pilotaba en el Escuadrón de Aviación de Ancón, cuando debió pasar al Grupo Aéreo N° 1 de la Base de Chiclayo. Desde ese punto voló hacia la frontera apenas se iniciaron las hostilidades con Ecuador.

Quiñones: la muerte y la gloria eterna

El entonces teniente FAP José Abelardo Quiñones Eran las 7 y 50 minutos de la mañana del 23 de julio de 1941, cuando el avión del héroe partió para recuperar el territorio violado por el enemigo. Él mismo pidió ir a esa arriesgada misión de ataque. En Quebrada Seca, el aviador chiclayano se inmolaría, cual kamikaze, ante el nido antiaéreo del enemigo.

LEE TAMBIÉN: ¿Cómo una niña de ocho años que vivió en el Perú inspiró al poeta Rubén Darío?

El comunicado oficial, reproducido en el diario decano indicaba, escuetamente: (…) En dichos encuentros murió heroicamente el teniente de aeronáutica José Quiñones González y resultaron heridos levemente los capitanes Corzo y Alva y el teniente Carbajal. La tropa sufrió pocas bajas”.

, con solo 27 años, dio un claro ejemplo de integridad y entrega por su patria. Luego, las noticias del viernes 25 de julio en El Comercio confirmarían el avance peruano que sacaba de la zona de Arenillas a los ecuatorianos, e incluso se llegó a bombardear Chacras y Huaquillas.

Lima, 21 de setiembre de 1961. Momento del traslado de los restos del héroe nacional José A. Quiñones al cementerio de Lima. (Foto: GEC Archivo Histórico).
Lima, 21 de setiembre de 1961. Momento del traslado de los restos del héroe nacional José A. Quiñones al cementerio de Lima. (Foto: GEC Archivo Histórico).
/ EL COMERCIO

Las fuerzas peruanas tomaron prisioneros y confiscaron tres banderas ecuatorianas, cañones, ametralladoras, fusiles y abundante munición, “luego de vencer a los asaltantes en Cazaderos, Caravana, Refugio y Rancho chico”. Se publicó, además, el desmentido del Ecuador de un supuesto bloqueo peruano al puerto de Guayaquil, pero también el rechazo de las autoridades peruanas ante acusaciones ridículas de que “japoneses luchan en nuestras avanzadas”.

MIRA TAMBIÉN: Faucett: el primer avión comercial construido en Sudamérica fue hecho en el Perú y esta es su historia

El Comercio hizo pública una carta de un numeroso grupo de ciudadanos peruanos dirigida al presidente de la República, Manuel Prado. Se titulaba “En defensa de la patria” y se pedía allí autorización para “constituir un batallón de voluntarios que sería enviado a la brevedad posible a la frontera (…)”. Un noble gesto que se sumaba a otros en esos agitados días. El domingo 27 de julio, el diario decano daba la noticia en portada de que se había logrado “arrojar a los invasores del territorio nacional”, e incluso se indicó “un vuelo de reconocimiento sobre Guayaquil” por parte de la aviación peruana.

La muerte del aviador chiclayano no fue en vano. Se impuso finalmente el respeto del territorio nacional. Años después, por Ley N° 16126, del 10 de mayo de 1966, José Abelardo Quiñones Gonzales fue ascendido póstumamente al grado de capitán y, además, declarado ‘héroe nacional’. Se estableció asimismo que el 23 de julio de cada año sea el Día de la Aviación Militar del Perú.

TE PUEDE INTERESAR:

TAGS

Contenido Sugerido

Contenido GEC

CARGANDO SIGUIENTE...