El piloto arequipeño no tiene nada que ganar, por eso prefiere ir con calma a enfrentar la última etapa.
Alexander Reyes

Estando cerca a la meta, lo mejor es tomar las cosas con calma y eso lo sabe Sebastián Cavallero. El motociclista nacional sabe que falta nada para estar en Lima.




Al campamento de Pisco llegó luego de superar una difícil etapa. Ha sobrevivido a nueve días de carrera y no quiere arriesgar todo en el último.

"La idea es cuidar y llegar a Lima", asegura Sebastian Cavallero, quien disputa su tercer Dakar. En el 2016 abandonó y el año pasado logró llegar al podio.