Redacción EC

La tragedia rondó en el fútbol de Ucrania. El capitán del Dynamo de Kiev Oleg Gusev sufrió el impacto de un terrible rodillazo en la cabeza por parte del arquero Denys Boyko, que le provocó una conmoción cerebral, una fractura en la mandíbula y la pérdida de un diente.

Los minutos que se vivieron en la cancha del Dnipro Dnipropetrovsk fueron de suspenso debido a que Gusev perdió el conocimiento. De hecho, un jugador rival tuvo que socorrerlo rápidamente para que no se atragante con la lengua, como señalan los medios de comunicación internacionales.

Luego del feo momento vivido, el futbolista recuperó la conciencia, se retiró del campo con collarín y en camilla, y fue trasladado de urgencia a un hospital. El Dynamo de Kiev ha informado a través de su página web oficial que el futbolista está fuera de peligro.