Marco Quilca León

Sin pretensiones de cambiar la historia se puede decir que la tarde del 22 de junio de 1986 un guiño del azar favoreció a un futbolista inglés en medio de los festejos argentinos. Ese día, en el mítico estadio Azteca, Argentina venció 2-1 a Inglaterra y lo eliminó de los cuartos de final del Mundial gracias a los goles de . Ese día el ‘10 bajó de los cielos y eternizó la “Mano de Dios” y “El gol del siglo”. Y ese día, tras el pitazo final, el destino puso a Steve Hodge frente a frente con el ‘Diez’ y terminó adueñándose de . De hecho, la mítica chompa llegó a Londres este miércoles 20 de abril para quedar a la espera de ser protagonista de una de las mayores pujas en la historia.

LEE TAMBIÉN | El Perú con Lapadula y el Perú con Guerrero: ¿Cuánto cambió?

En su libro “El hombre con la camiseta de Maradona”, el mediocampista que llegó a México 86 con apenas dos partidos con la selección inglesa cuenta el momento: Cuando terminó el partido, un par de compañeros quisieron la camiseta de Maradona. Al principio ni pensé en eso. Nunca lo había hecho en el Mundial y solo quería irme rápido. Los argentinos festejaban como locos. Pero como ya estábamos eliminados, me dije: “Bueno, puedo probar” y me acerqué a darle la mano a Maradona. Chris Waddle —delantero— estaba en lo mismo. Había mucha gente, era un caos, así que le deseé lo mejor y me fui. En eso me pidieron que hablara con Gary Newbon —el encargado de las entrevistas para un canal inglés, ITV—, y eso me retrasó, así que tardé un par de minutos en irme de la cancha. Los equipos tenían dos túneles separados, pero bajo tierra se unían y nos llevaban a los vestuarios. Yendo para el mío, veo cómo Maradona también iba para el suyo. Nos miramos y estiré mi camiseta, como pidiéndole un cambio. Él dijo que sí con la cabeza y listo. Fue pura casualidad. Juntó sus manos, como un gesto de agradecimiento, y se fue”.

Jugó dos Mundiales, más de 300 partidos en la Primera División inglesa y un título con Leeds United en 1992 -la última liga del club-; pero para Hodge el momento más notable de su carrera fue el que vivió con el argentino. Su autobiografía gira en torno a lo sucedido esa tarde en el subsuelo del Azteca. Incluso la tabla del libro es una imagen suya disputando un balón con Maradona.

Ese cruce de miradas con el 10 argentino no solo significó un instante de gracia para el inglés, también sería su mejor negocio económico. “Al volver a Inglaterra, puse la camiseta en el ático de mi casa y se quedó ahí hasta 2002, cuando vi una noticia que me llamó la atención: una de las remeras que Pelé había usado en el Mundial 70 fue a subasta y se vendió por 150.000 libras —225 mil dólares, hasta entonces en manos de un futbolista eslovaco que la intercambió con O’Rei después de un Brasil-Checoslovaquia—. Supe que la de Maradona en 1986 podía ser comparable y la camiseta que guardaba se convirtió en tema de conversación”, añade en su libro.

“Me invitaron a un programa de televisión, en Londres, y viajé el día previo. A las once de la noche me llamaron para preguntarme si la había traído. No la tenía, así que llamé a mi suegra para que la buscara y me la enviara en moto a través de un mensajero. Me puse muy nervioso, hasta que me la entregaron a las dos de la mañana. En otro programa, uno de los conductores quiso ponérsela. Como toda la indumentaria de entonces, la de Maradona era muy pequeña, así que empecé a transpirar más por eso que por las luces del estudio. Tuve miedo de que se rompiera, y eso me sirvió para que me decidiera a asegurarla, pero fue difícil porque ninguna compañía quería ponerle un valor. Entonces la dejé en el Museo Nacional del Fútbol, en Preston. La gente me hace más preguntas por la camiseta de Maradona que por otra cosa. Nunca la lavé, todavía tiene su transpiración y su ADN en la tela, agregó.

Qatar 2022: El clima con el que se jugará tanto el repechaje y el Mundial
Debido a las elevadas temperaturas que se registran en la zona, se implementarán medidas de seguridad y alta tecnología sin impacto ambiental.

La mítica camiseta dejó Preston y desde 2003 se exhibe en Manchester como una de las grandes joyas del fútbol mundial. Pero no por mucho tiempo: la subasta comenzará el 20 de abril en la página web de la agencia Sotheby’s, famosa por manejar artículos de lujo, y se extenderá hasta el 4 de mayo de este año.

Luego del anunció que puso de cabeza al mundo -no hay un solo futbolero en la tierra que no quiera tener algo de uno de los mejores futbolistas de la historia-, saltó el rumor de que quizá esa no era la camiseta que usó Diego en el segundo tiempo con el que anotó los goles. Luego de que Dalma Maradona, una de las hijas del ‘Pelusa’ dijera que no lo es, Steve Hodge reafirmó su postura de que sí.

¿Cuál es la verdad? Para el periodista argentino Andrés Burgo, autor del “El Partido”, libro que relata de una manera extraordinaria con detalles desconocidos ese Argentina-Inglaterra, la camiseta que se subastará sí es la que usó Maradona para inmortalizar “La Mano de Dios” y “El gol del siglo”. “Todos los indicios demuestran que sí lo es. Lo explicó la empresa Sotheby’s hay un montón de detalles que quedan claro que, por los números o algunas particularidades del escudo, queda claro que la de Hodge es la del segundo tiempo. Aparte siempre quedó claro así. Hodge lo viene diciendo hace 20 años. Explicó cómo fue el intercambio después del partido y Maradona nunca lo desmintió. No hay ningún tipo de dudas”, nos dice con firmeza desde Argentina.

La casa de subastas birtánica Sotheby's confirmó que la camiseta a subastar es la usada por Diego en el segundo tiempo.
La casa de subastas birtánica Sotheby's confirmó que la camiseta a subastar es la usada por Diego en el segundo tiempo.
MIRA | Selección peruana: lo que se sabe del plan Qatar y el amistoso en Barcelona

¿Dónde están sus camisetas más emblemáticas?

Todo lo que alguna vez tocó, hoy son reliquias. Diego, persona universal. Después de conocerse la subasta de su remera con la que se instaló en el Olimpo del fútbol, surgen muchas preguntas: ¿Dónde están sus otras camisetas emblemáticas? ¿Será que los seres afortunados que los poseen en algún lugar de la tierra se animen, en algún momento, a ponerles precio?

Para Andrés Burgo, la respuesta lamentablemente no tiene una respuesta certera. “La verdad es que no lo sé”, nos dice con lástima. “La familia tiene un montón de camisetas, incluso tienen la que usó en el primer tiempo del Argentina-Inglaterra, pero la de la final de ese Mundial [México 86] no lo sé. Pasa que él cambió su camiseta muchas veces”, nos dice.

Resolvamos uno de los misterios: Esa chompa albiceleste con la que ganó la última Copa del Mundo de Argentina está en manos de Marcelo Ordas, el coleccionista argentino que guarda tesoros futbolísticos en su museo “Legends Experience”. Un edificio de cinco mil metros cuadrados, en el corazón de España, Madrid, atesora aquella camiseta y otras joyas como remeras que usó Pelé, el Tata Brown, Claudio Paul Caniggia, entre otros.

En la final ante Alemania Federal que acabó 3-2 a favor de los sudamericanos, Maradona intercambió su número 10 con la 8 de Lothar Matthäus. ¿Cómo llegó a manos de Ordas? “Hace un año estuve en Munich con Lothar Matthäus, pero luego con la pérdida de nuestro gran héroe, no lo conté, para evitar algún tipo de especulación. Matthäus fue quien cambió la camiseta con Diego en la final del 86 y esa ahora la tengo yo”, confesó en una entrevista para un programa radial argentino en junio del año pasado.

Así como Marcelo, por el mundo hay muchos museos que rinden homenaje a uno de los mejores jugadores de la historia. Diego fue, es y será una persona universal.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Ricardo Gareca: el sueño de otro Mundial y el anhelo de un proceso que lo acompañe | INFORME

Un peruano tiene a Maradona

*Tomado del libro “Amor a la camiseta” de Miguel Villegas.

Su nombre es Diego Aka Alakawa. Es peruano. Y en la cabecera de su cama están Diego Armando Maradona, Juan José Muñante y Víctor Calatayud. Tres genios velando las noches de Diego.

¿Cómo consiguió la camiseta del Diego? Alakawa, coleccionista desde hace más de diez años, contó en el citado libro que su primo e hincha de Vélez, Gabriel Toguchi, era amigo de Alejandro, hijo de César Luis Menotti, extécnico argentino. Un día cualquiera, en la casa de los Menotti, Alejandro le ofreció elegir cualquier casaca de su clóset y Gabriel escogió una azulgrana que el Maradona usó en Barcelona en 1983, algunos meses antes de que el vasco Andoni Goicoetxea le rompiera el tobillo.

“Mi padre la trajo de vuelta a Lima y hasta que falleció, en 2002, esa camiseta estuvo en mi casa. ¡Es una camiseta usada en cancha, Miguel! Me costó ponérmela, hay toda una discusión sobre si se debe hacer o no, pero yo soy muy de Maradona y eso me marcó. La tengo de foto de WhatsApp, pues cumplí el sueño de ir al Camp Nou con mi esposa y con esa Meyba puesta. Quedé enamorado de las camisetas, hasta hoy”, contó sobre cómo llegó a sus manos.

Dentro de unos días, miles de personas de todo el mundo intentarán ser los dueños de unos de los tesoros más preciados: la camiseta con la que Diego Armando Maradona se inmortalizó. Su legado será eterno.

Diego Maradona con la azulgrana del Barcelona.
Diego Maradona con la azulgrana del Barcelona.

TE PUEDE INTERESAR

VIDEO RECOMENDADO

“¡Rómpele el tobillo!”: recuerda la polémica frase de Gallardo a Rojas en el clásico ante Boca Juniors
Alianza Lima recibió a River Plate en el arranque del grupo F de la Copa Libertadores. Sin embargo, horas después del partido, se popularizó un video en el que el entrenador del equipo argentino le hizo un duro reclamo a su dirigido.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más