De Puerto Eten a EE.UU.: la peruana que triunfa jugando fútbol
De Puerto Eten a EE.UU.: la peruana que triunfa jugando fútbol
Natalia Delgado

author

ndelgado@comercio.com.pe

Astrid Ramírez es una chiclayana nacida hace 21 años en el distrito de Puerto Eten que ama el fútbol como a su tierra. Una vez decidió soñar despierta y ahora es una de las mejores referentes jugadoras peruanas en el extranjero.

Desde los 15 años integra la selección peruana de fútbol femenino y fútbol sala, equipos con los que ha disputado varios campeonatos sudamericanos. Ha pasado por clubes como Alianza Lima, Sport Boys y Real Maracaná. Con éste último, por ejemplo, disputó la Copa Libertadores Femenina de 2014 en Brasil. 

Y por si fuera menos, Astrid, actualmente, es la goleadora del Spartans FC de Portland, Oregon que disputa la Tercera División de la Women's Premier Soccer League (WPSL). Para el nivel del fútbol femenino en nuestro país, lo que está haciendo Astrid sí es importante. En estos momentos se encuentra de vacaciones en su ciudad natal y DT El Comercio se contactó con ella.

¿Cómo fuiste convocada a la selección peruana?

Hubo unos juegos nacionales entre clubes en el 2010 y había un equipo en Chiclayo que me había visto jugar y me jaló de refuerzo junto con 3 compañeras más de mi colegio. Los primeros partidos no los jugué. Hasta que por fin me dieron la oportunidad de hacerlo. Jaime Duarte era el entrenador de la selección peruana Sub 17 y estuvo presente en ese campeonato. Me vio jugar y me invitaron a la pre selección. Fui a entrenar por 3 meses en Lima y me quedé para el equipo oficial. Terminé el colegio y me mudé a Lima junto a mi papá para dedicarme al fútbol. 

(Foto: Facebook)

Este año fuiste a jugar a Estados Unidos, ¿quién te contactó? 

Fue un coach peruano que vive en Estados Unidos que se encarga de eso, de traer y llevar jugadoras que tengan potencial para jugar. Me dijo que había un equipo (Spartans FC) que estaba interesada en mí. Saqué mi visa, me llegó la invitación del club y viajé. 

Cuando te llegó la propuesta del equipo de EE.UU., ¿qué pensaste?

¡No dudé para nada! Fue una oportunidad increíble y tenía que aprovecharla. Pensé que sería la única manera que yo pueda salir adelante en el fútbol, ser la mejor y, también, para ayudar a mis papás. Gracias a Dios todo salió bien y ahora estoy contenta. 

¿Cuáles fueron tus propósitos al recién llegar y tener tu primer entrenamiento?

Llegar y que me vean jugar para poder ascender a un equipo de Primera División. Que me vea una universidad, un equipo grande. 

(Foto: Spartans FC)

¿Qué diferencias has encontrado entre el fútbol femenino de Estados Unidos y el peruano?

Los latinos, gracias a Dios, tenemos más la habilidad para jugar. Ese carisma, pasión, picardía, alegría para celebrar un gol o luchar un balón. Somos guerreros. En cambio, los americanos son expresivos a su manera, no son iguales a nosotros. Aunque la afición por el fútbol femenino allá es impresionante. Los estadios se llenan, la gente conoce a las jugadoras, saben quiénes somos. En cambio acá, solo nuestros papás y amigos no iban a ver. En cuanto al nivel, pienso que en Perú hay más nivel que acá pero, lamentablemente, no hay apoyo.

Regresarás a Estados Unidos en febrero, ¿qué planes tienes al llegar?

Ahora estoy haciendo papeles porque me dieron una beca completa para estudiar en una universidad en Salem, Oregon. Jugaré por ellos. Las universidades son la mejor vitrina para los equipos de primera, tienen managers que te ayudan a fichar por buenos equipos. Así que ese es mi plan, jugar mejor para llegar a la MLB. 

En tus vacaciones, ¿cómo sigues alimentando tu nivel futbolístico?

Ahora sigo entrenando en Puerto Eten por mi cuenta. Gracias a Dios, Universitario de Deportes me llamó para reforzarlas en la Copa Libertadores que comenzará el 6 de diciembre en Uruguay, así que viajaré en estos días a Lima para entrenar. 

¿Hasta dónde quisieras llegar con el fútbol?

Jugar hasta donde Dios me lo permita. Sé que debo tener proyectos aparte porque el fútbol no dura para toda la vida y por eso comenzaré a estudiar en la universidad. Quiero llegar a ser la mejor de mi país y de Estados Unidos y, por qué no, del mundo. 

 LEE TAMBIÉN...

TAGS RELACIONADOS