La Superliga China venía en caída y con el coronavirus se complicó más su situación. (Ilustración: Giovanni Tazza)
La Superliga China venía en caída y con el coronavirus se complicó más su situación. (Ilustración: Giovanni Tazza)
Christian Cruz Valdivia

De exótica pasó a ser atractiva por los millones que ofrecía. La Superliga china de fútbol fue refundada bajo esa denominación en el 2004 con la finalidad de convertir al gigante asiático en la próxima potencia futbolística mundial. El Gobierno chino dio beneficios tributarios a las empresas privadas para que inviertan como dueñas de los clubes y ello generó un enorme crecimiento en poco tiempo. Tanta fue la inyección de dinero fresco que, por ejemplo, pudieron convertir a Carlos Tevez en el futbolista mejor pagado de la historia en el 2017, con un contrato de 40 millones de dólares por cada una de las dos temporadas firmadas. Atraer a técnicos campeones del mundo como el italiano Marcello Lippi y el brasileño Luiz Felipe Scolari tampoco fue tarea difícil. Pero ese brillo parece haberse perdido en los últimos años con la ejecución de nuevas medidas y el peor rival posible: el .

La epidemia con ‘epicentro’ en Wuhan ha puesto en jaque también al fútbol, un deporte rey que no tiene corona bajo esta delicada situación en China. La Superliga tenía marcado este fin de semana como fecha del puntapié inicial de esta nueva temporada. Ello no ha sido posible. Las medidas de seguridad impiden que exista una gran concentración y movilización de hinchas por todo el país.

La pretemporada de los clubes chinos se ha prolongado, sobre todo para los que eligieron trabajar fuera del país. Ahora no pueden volver. El caso más dramático es el del Wuhan Zall, que se encuentra prácticamente ‘varado’ en Cádiz debido a que regresar a su ciudad es imposible. Situación similar vive el Dalian Yifang, que es dirigido por el español Rafael Benítez y es sometido a una cuarentena durante su estancia en Málaga.

El Westin La Quinta Golf Resort y Spa de Benahavis, en Marbella, se ha convertido en el cuartel obligado del conjunto que dirige el entrenador campeón de la Champions League 2005 con el Liverpool. “Nunca he experimentado nada como esto en mi carrera. Normalmente sabes cuándo juegas los partidos y dónde lo haces, pero aquí estamos esperando”, comentó Benítez a “The Athletic”.

El técnico y su plantel han sido sometidos a una revisión periódica. Dos veces al día se les tomaba la temperatura para monitorearlos. Parecen estar sanos, aunque deberán seguir esperando la luz verde para volver a China.

–Prevención–

La estancia del Dalian Yifang en Benahavis obligó al Manchester United, hace poco más de una semana, a cambiar de hotel para realizar su minipretemporada por el parón invernal de la Premier League.

Los ‘Red Devils’ también debieron tomar otras medidas de precaución. Ni la urgencia de tener un atacante más permitió que le abriese las puertas de Old Trafford a su reciente contratación Odion Ighalo. Proveniente del Shanghai Shenhua, el nigeriano debió ejercitarse solo a las afueras de Manchester hasta comprobarse que no estaba infectado. Así, el jueves jugó sus primeros 23 minutos en la Europa League en el 1-1 frente al Brujas.

En China, jugadores como Yannick Ferreira Carrasco no quisieron correr ningún riesgo. Apenas encendida la alarma por el coronavirus, el volante belga consiguió que el Dalian Yifang lo cediera a préstamo para volver al Atlético de Madrid tras dos temporadas en la Superliga.

NOTA PARA SUSCRIPTORES

Richairo Zivkovic (Sheffield United de Inglaterra), Fernando Lucas Martins (Spartak de Moscú) y Ricardo Vaz (Portimorense de Portugal) también lograron su liberación. El último ha sido el boliviano Marcelo Moreno Martins, quien fue presentado hace unos días por el Cruzeiro de Brasil y confesó sentir “mucho miedo” por la situación que se vive en el gigante asiático.

El atacante de 32 se encontraba de pretemporada con el Shijiazhuang Ever Bright en Abu Dabi, pero movió todos sus contactos para regresar al cuadro de Belo Horizonte después de 5 años en canchas chinas.

(Ilustración: Giovanni Tazza)
(Ilustración: Giovanni Tazza)

–Nuevas reglas–

Como comenta la periodista peruana Patricia Castro Obando, radicada ya varios años en China, la asociación de fútbol de ese país empezó la implementación de nuevas medidas a partir de esta temporada 2020. Una de ellas establece un tope salarial para los jugadores foráneos (3,26 millones de dólares), locales (1,45 millones) y seleccionados chinos (1,74 millones). Además, el presupuesto anual de un equipo no podrá superar los 157 millones.

“Esperamos que estas políticas puedan ayudarnos a mejorar el nivel de administración y la competencia de nuestras ligas profesionales”, justificó la Asociación de Fútbol de China.

VIDEO RECOMENDADO

Otra regla importante es que solo se puede inscribir a siete extranjeros por equipo, pero solo cinco pueden entrar en lista por partido y cuatro pueden coincidir en la cancha. También existe una norma para los nacionalizados, como lo es el peruano Roberto Siucho, bautizado hoy como Xiao Taotao: si nació en China, con ancestros chinos o con más de cinco años en el país, no ocupa cuota de foráneo, mientras que los otros naturalizados sí son considerados extranjeros.

El argentino Javier Pastore, de la Roma, es el primer futbolista de renombre que rechaza una oferta de la nueva Superliga. A la merma en los salarios se le suma ahora el coronavirus, otra razón para que el campeonato chino ya no sea el paraíso prometido para la jubilación de grandes estrellas.

–Un portugués no teme–

Mientras que las noticias que llegan desde China no son precisamente alentadoras y varios futbolistas extranjeros ya decidieron abandonar la Superliga por el problema del coronavirus, en España se da el curioso caso del portugués Daniel Carrico, quien aceptó una oferta del Wuhan Zall.

Pese a que el coronavirus ya cobró la vida de más de dos mil personas, el volante de 31 años decidió partir del Sevilla.

“Después de seis temporadas y media en el Sevilla FC ha llegado el momento de poner fin a esta bonita etapa. Pongo rumbo a otro país para disfrutar del fútbol”, escribió Carrico en sus redes sociales.

Por el momento, el mediocampista luso no tendrá que viajar a China. Se sumará a la pretemporada de su nuevo equipo que se sigue prolongando en Cádiz. Según se informó, se estima que el Wuhan Zall volvería a China el próximo lunes.

TE PUEDE INTERESAR

VIDEOS RECOMENDADOS