Es uno de los pocos sectores del ‘retail’ moderno que sigue operando en el actual estado de emergencia; sin embargo, los supermercados no la están pasando nada bien, aun cuando las largas colas que se forman en sus locales nos lleve a pensar lo contrario. Tan así es que, las ventas de este canal cayeron 5% en esta primera quincena de abril respecto al mismo periodo del 2019, indica la consultora de estudios de mercado, Lock y Asociados.

La menor demanda por los productos ‘non food’ (electro, hogar y textil), los dos domingos y los días de Semana Santa que no abrieron, por disposición del Gobierno, han sido principalmente los gatilladores de este negativo comportamiento.

“La campaña de Semana Santa, en la que se mueven mucho los productos de impulso, suele ser importante para los supermercados porque logran atraer más gente, situación que en la actual coyuntura no se ha podido aprovechar. Además, en ciertos distritos no están permitiendo el expendio de licores”, comenta Jesús Lock, gerente general de la empresa investigadora, que mide el consumo semanal de los autoservicios.

Indica que, de continuar con estas mismas restricciones, es muy probable que estas grandes cadenas cierren el mes en negativo, pese a que categorías como abarrotes y perecibles sí han logrado crecer hasta 7%, aproximadamente, en las dos primeras semanas de este mes.

Supermercados. (Foto: GEC)
Supermercados. (Foto: GEC)

El año, incluso, aún se muestra incierto para este sector, ya que se estima que pese al levantamiento de la cuarentena los aforos seguirán siendo reducidos y los bolsillos de los peruanos estarán golpeados, aunque Macroconsult considera que es uno de los que crecería en plena crisis por la mayor demanda transitoria en vista de la recomposición del consumo fuera del hogar a consumo dentro de hogar.

COMPORTAMIENTO INICIAL

Enero y febrero fueron meses buenos para los supermercados, con crecimientos de 8% y 7% respectivamente, en comparación al mismo periodo del 2019.

Mientras que, en marzo las ventas solo se elevaron en 3% pese a los picos de compra los días previos al anuncio del aislamiento social obligatorio para evitar la propagación del coronavirus. Del 9 al 15 del mes pasado los autoservicios colapsaron, la gente compró productos hasta para los que, probablemente, no tenía espacio en sus casas, como el papel higiénico.

La histeria colectiva fue tal que provocó que las ventas, en dicho periodo, se dispararan hasta en 80% en el caso de abarrotes respecto al mismo periodo del pasado ejercicio, recuerda Jesús Lock.

Sin embargo, hoy la realidad es otra. Como era previsible, el ´sobrestock’ de productos de primera necesidad en las despensas de los hogares,sumado al menor aforo permitido en los supermercados y a los recortados horarios de atención, decantó en que el consumo en estos grandes ‘retailers’ [Wong, Metro, Plaza Vea y Tottus, entre los principales] caiga en la segunda mitad de marzo.

Las únicas categorías que continuaron con un comportamiento positivo en marzo fueron abarrotes y perecibles, las cuales tuvieron un repunte del 25%.

¿QUÉ HAN DEJADO DE COMPRAR?

Una de las categorías fuertes de los supermercados, sin duda, son los productos ‘non food’ y esta es la más afectada, indica el estudio de Lock y Asociados.

“La gente ha priorizado la compra de abarrotes (como productos de limpieza y cuidado personal) y perecibles (carnes, frutas y verduras); mientras que los textiles, electro, juguetes y productos para el hogar han caído drásticamente”, señala Jesús Lock.

Las lavadoras impulsan la venta de electrodomésticos en Perú
Las lavadoras impulsan la venta de electrodomésticos en Perú

La demanda en esta gran línea (non food) retrocedió alrededor del 30% en marzo, pese a que en la segunda quincena se evidenció una ligera mejoría por la demanda de productos de cómputo,debido a que la gente está trabajando en casa, y de pequeños electrodomésticos como ollas arroceras y licuadoras, detalla. “La cuarentena ha obligado a que la gente cocine y, por tanto, que le dé más uso a sus electrodomésticos, con lo cual están más expuestos a malograrse”, sostiene.

Ciertos productos hasta han roto stock, precisa. Este es el caso de las tintas de impresión [debido al inicio de las clases virtuales de algunos colegios] y de los juegos de playstation.

A diferencia de los abarrotes y los perecibles, la categoría ‘non food’ es la que le permite a los supermercados rentabilizar más su operación. No en vano, estos han ido cediendo más metros cuadrados a esta categoría y han ido mejorando su oferta y desarrollando aún más sus marcas propias.


TE PUEDE INTERESAR