El calzado para oficina o elegante ha sido dejado de lado, y se ha priorizado la comodidad y lo deportivo. La tendencia podría revertirse o equilibrarse hacia el 2022. (Ilustración: Giovanni Tazza/El Comercio)
El calzado para oficina o elegante ha sido dejado de lado, y se ha priorizado la comodidad y lo deportivo. La tendencia podría revertirse o equilibrarse hacia el 2022. (Ilustración: Giovanni Tazza/El Comercio)
Paola Villar S.

Para la industria del calzado –como para diversos rubros del sector retail– el 2020 fue un año muy retador. De acuerdo a las últimas cifras registradas en el boletín de producción nacional del INEI, el PBI de fabricación de calzado sufrió una caída del 29,2% a nivel nacional. Asimismo, según estimaciones realizadas por ComexPerú a partir de cifras de la Sunat, las exportaciones del sector perdieron la tendencia ascendente que venía desde el 2014. Estas retrocedieron a US$13,9 mlls. el año pasado luego de alcanzar un valor cercano a los US$20 mlls. en el 2019.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más