"No es tan fácil establecerse como una entidad del sistema financiero, hay todo un proceso que se debe seguir y la regulación no es tan amigable ni rápida para determinadas licencias, las cuales no toman menos de un año", señala Fiorella Lezama, country manager en Perú de Mercado Pago.
"No es tan fácil establecerse como una entidad del sistema financiero, hay todo un proceso que se debe seguir y la regulación no es tan amigable ni rápida para determinadas licencias, las cuales no toman menos de un año", señala Fiorella Lezama, country manager en Perú de Mercado Pago.
Leslie Salas Oblitas

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La migración de muchos negocios al e-commerce producto de la pandemia ha sido el trampolín perfecto para que los medios de pago digital den el gran salto este año. Y aunque el efectivo sigue siendo el rey, jugadores como – parte del ecosistema de Mercado Libre- están buscando capitalizar de mejor manera esta expansión.

Pero ¿cómo lo hará? Fiorella Lezama, su country manager en Perú, nos cuenta las estrategias y planes a futuro de la fintech, que asegura es la más grande de Latinoamérica, con presencia en México, Argentina, Colombia, Brasil, Uruguay, Chile y en nuestro país.

¿Cómo ha sido la evolución de la empresa este año en medio de la crisis sanitaria?

En este último trimestre hemos tenido un incremento bastante fuerte a nivel regional de 92% en el volumen de transacciones (pagos) versus el mismo periodo del año anterior, con un total de US$ 14.500 millones pagos digitales procesados. Mientras que, en número de transacciones llegamos a los 500 millones, más de 140% de crecimiento.

Y en el Perú, ¿cuál fue el comportamiento?

En el mercado local el crecimiento fue aún mayor. En junio, agosto y setiembre la expansión fue de más de 800% en el volumen de pagos procesados y de 400% en el número de transacciones. Mientras que en el acumulado del año llevamos un aumento cercano al 900%.

¿Por qué el crecimiento ha sido mayor que en la región?

Esto responde a que el país es el que más restricciones ha tenido en la movilidad de personas en la región y, por tanto, se ha dado un mayor movimiento del comercio electrónico y el mayor reflejo se ve en los pagos digitales que han tenido un boom.

Al inicio de la cuarentena (abril, mayo y junio) los crecimientos eran de 1.500%, pero con la reapertura gradual de la economía se ha ido estabilizando aunque con un incremento igual de fuerte.

Entonces, ¿el mercado peruano es el líder?

Sí, Perú lidera el crecimiento de pagos digitales en la región. Incluso crece casi tres veces más que el segundo mercado que es Colombia (350%). Esto también va de la mano de la madurez del mercado, ya que antes las empresas y emprendedores que vendían en línea no eran tantos, pero este canal -ante la menor flexibilidad del comercio- ha sido su salida de escape para seguir trabajando y generando ingresos.

Y ¿cuál era el ritmo prepandemia?

En nuestro caso crecimos 300% el año pasado. Definitivamente, hay más personas comprando en línea y más negocios vendiendo. En la etapa de la cuarentena en Mercado Pago se sumaron 8.000 comercios peruanos nuevos, 90% mypes.

Pero, en general, ¿cuánto ha avanzado la digitalización de pagos en el país?

No hay cifras oficiales, pero solo en comercio electrónico se pasará de US$ 2.500 millones a US$ 4.500 millones, casi el doble. Al igual que nosotros son muchas las empresas del rubro que también han crecido de manera importante. La pandemia ha hecho que se acelere la adopción de los pagos digitales.

Hay herramientas que en Mercado Pago hemos implementado, como el pago link, que han tenido mucha acogida entre las pymes, principalmente entre las que no tienen página web y solo venden por redes sociales o por algunas de estas herramientas tecnológicas. Este tipo de producto -además del botón de pago y el código QR para pagos presenciales- nos han ayudado a capitalizar el crecimiento del mercado.

¿Cuál es la expectativa de cara al 2021?

Estamos en plena planificación, pero apuntamos a duplicar y en el mejor de los casos triplicar el resultado de este año.

¿Cómo influye la baja bancarización?

Mucho, porque solo tenemos al 35% de población bancarizada, lo cual es bajo comparándolo con los países vecinos. No obstante, esos porcentajes deberían aumentar con el cambio generacional (hay millennials en la PEA), deberíamos ver un cambio pronto Y esto favorecerá la adopción de pagos digitales.

¿Apuntan solo al público bancarizado?

Por ahora sí, pero nuestro plan en Perú – y es parte del modelo que tenemos en otros mercados- es incluir también a los no bancarizados, y estamos trabajando para hacerlo en los próximos meses.

¿Cómo lo harán?

Queremos, por ejemplo, incluir tarjetas prepago para poder llegar a ese público que no tiene cuentas bancarias. Este es un primer paso y de esta manera también nos ayudará a entender su comportamiento; para luego ofrecer tarjetas de crédito con una línea pequeña, que puedan manejar ordenadamente.

No tenemos el objetivo de ser un banco, pero sí queremos dar servicios financieros -por eso nos consideramos un fintech- de manera más cercana, amigable y con condiciones económicas más atractivas.

¿En qué otros mercados ya tienen estos otros productos?

En Argentina, Brasil, México, entre otros. En estos países tenemos también cuentas digitales dando rentabilidad al dinero digital que tienen las personas en nuestras billeteras, esta es otra forma de formalizar y de incluir a más personas en el sistema financiero.

¿El próximo año ya podrían incluir las tarjetas prepago y las de crédito?

El próximo año vamos a iniciar este proyecto. No es tan fácil, hay todo un proceso que se debe seguir en la SBS para establecerse como una entidad del sistema financiero. La regulación para ello no es tan amigable ni rápida para determinadas licencias, las cuales no toman menos de un año.

Considerando los tiempos que están escritos en el papel podría ser para el 2022; aunque podrían haber mecanismos de acortar estos tiempos quizá.

¿La intención es entrar con todos esta nueva oferta?

Si bien el objetivo es poner todo el ecosistema en los mercados que operamos, probablemente no se dé todo de golpe. El que mucho abarca poco aprieta algunas veces, vamos a hacerlo de manera ordenada. Veremos cómo responde el usuario y cómo adaptamos nuestros productos.