Paola Villar S.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

En un espacio ambientado para dar clases desde su hogar, Diego Manco se conecta con los clientes de Pulso Fitness Center y va indicándoles, a lo largo de una sesión de una hora, qué pasos seguir para realizar el . Los arenga, los corrige, los anima. “A veces es difícil, les puedo explicar bien el ejercicio, pero definitivamente no es lo mismo que estar al costado. Animarlos para que continúen con uno complejo no es fácil por el intermedio de la pantalla”, precisa.

Los mismos retos encuentra Karla Falen, entrenadora en Sportlife, quien está acostumbrada a realizar rutinas para personas que llegan al por rehabilitación.

MIRA: Fase 4: Reapertura de gimnasios debe ser “cuanto antes”, advierte Miguel Vega Alvear

“En este tipo de rubro, nosotros tenemos un número de personas que llegan a pedirnos ayuda sobre diferentes síntomas o patologías que puedan tener. Realizamos ejercicios de rehabilitación y por eso tengo que estar cerca del socio. Con la pandemia no estaba preparada para hacerlo a través de una pantalla, y fue retador”, remarca.

Diego Manco, coach deportivo de Pulso Fitness Center. (Foto: Hugo Pérez/El Comercio)
Diego Manco, coach deportivo de Pulso Fitness Center. (Foto: Hugo Pérez/El Comercio)

Ambos muestran que la migración forzada a lo digital por la pandemia y la paralización de actividades ha representado un desafío importante para los entrenadores y clientes, y, sin duda, para los mismos negocios que se encuentran en este rubro.

A pesar de ello, algunos han aprovechado de mejor manera las bondades del mundo online.

MIRA: Bank of China: “En el Perú operan más de 170 empresas chinas, con una inversión que supera los US$30 mil millones”

Es el caso de Vanna, un centro deportivo fundado por la reconocida entrenadora Vanna Pedraglio, y cuyo CEO es nada menos que su esposo y socio, Diego García. Desde que tuvieron que cerrar sus locales el 16 de marzo, Pedraglio y García han forjado una estrategia digital de clases en vivo y lo que ellos llaman Vanna TV, que es la plataforma de videos ‘on demand’ para que quienes contratan este servicio accedan a los entrenamientos desde la comodidad de sus hogares.

“Nosotros realmente teníamos la esperanza de poder reabrir, de incorporar al mundo digital con el físico y complementarlo porque sabemos que la gente necesita sentir la energía compartida, pero no se ha dado el caso. Por ello continuamos fuerte con la parte digital. [...] Nuestra filosofía es bastante fuerte, entregamos valores de esfuerzo y superación personal, que en este momento son sumamente importantes”, detalla Pedraglio respecto al no haber sido considerados en el inicio de la fase 4 de reactivación.

“Esperamos que la gente tenga una respuesta positiva y pueda venir sin miedo [cuando abramos], porque les vamos a ofrecer todos los protocolos de seguridad”, indica Vanna Pedraglio. (Foto: VANNA)
“Esperamos que la gente tenga una respuesta positiva y pueda venir sin miedo [cuando abramos], porque les vamos a ofrecer todos los protocolos de seguridad”, indica Vanna Pedraglio. (Foto: VANNA)

García menciona la tristeza que ambos sienten por no poder reabrir su local en Miraflores, pero resalta la apuesta por el mundo digital que potenciarán.

Aun así, el online no es suficiente. Eso lo sabe Cecilia Delly, gerenta general de Pulso Fitness Center, quien comenta que el centro también migró a las actividades digitales.

“Es muy preocupante que no nos incluyan en esta fase, que no nos den una luz para prepararnos. Si en noviembre aún no nos permiten abrir, va a ser un poco difícil que volvamos a nuestro local. Ya es mucho tiempo de gasto”, precisa la empresaria.

Añade que aunque han encontrado un espacio de nuevos clientes desde que se inició la pandemia, una gran cantidad mantiene sus membresías congeladas y otro porcentaje pide la devolución.

EN BUSCA DEL REGRESO

“Recibimos noticias diarias de gimnasios que están cerrando, que no pueden seguir. Ya el sector está en un punto de quiebre”, señala Luis Lobato, gerente general de Smart Fit Perú, y comenta que el gremio de gimnasios nacional –del que la empresa es parte, junto a Sportlife, Bodytech y otras firmas– ha enviado una carta abierta a la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, en la cual la exhorta a indicar las razones por las que el rubro no ha sido autorizado.

Agrega que los protocolos ya han sido presentados tanto al comité sectorial encargado de la reactivación como al Ministerio de la Producción.

Jaime Yzaga, CEO de Sportlife, precisa que la marca no se retirará, pero cada día que pasa es uno menos en el largo proceso de recuperación que les queda a la firma y al sector. “Las rutinas en casa son realmente una oportunidad y esperemos seguir con eso para que el que no quiera ir al gimnasio todavía pueda seguir haciéndolo desde su hogar, pero no va a reemplazar a lo presencial”, indica.

MIRA: Reprogramación y congelamiento de deudas: Todo lo que debe conocer sobre el proyecto aprobado por el Congreso

Asimismo, Enrique Mosquera, fitness manager de Bodytech, revela que en Colombia (país en el que ya operan) las asistencias han sido un 21% comparadas con las de febrero.

“La gente sí está interesada en regresar. Son unas 28 mil asistencias y cero contagios. Esperamos que en el Perú aproximadamente estemos en un 30% de asistencia”, puntualiza.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER AQUÍ