emitió un spot en donde pide perdón a los peruanos por “los daños causados, las malas decisiones o los actos ilícitos de ejecutivos que ya no están en la organización”. Además, anunció que cambiará el nombre de la marca.

“No queremos quedarnos callados, menos olvidar todo lo que pasó. Estamos comprometidos con el Perú y estamos colaborando con la justicia, con total transparencia, en todo lo que se necesite, para que se pague lo que se tenga que pagar. Desde ahora, ya no somos Graña y Montero. Ese nombre ya no nos representa”, relata el spot difundido hoy.

La compañía indicó que ha comenzado un proceso de transición hacia una nueva marca.

“Este es el resultado del severo proceso de transformación que iniciamos hace tres años y que hoy ha madurado. Hemos hecho cambios profundos en la organización, vendimos activos importantes para cumplir con nuestros compromisos e implementamos nuevas políticas de gobierno corporativo que aseguren que lo que pasó jamás vuelva a suceder”, señaló Augusto Baertl, presidente del directorio de la compañía.

El proceso de cambio de nombre se inició con el retiro del logo anaranjado y sus letras y continuará con la aprobación de un nuevo nombre ante los órganos societarios de la compañía.