Diego Marrero

Al cierre de junio de este año, el índice de acciones de EE. UU. mostraba unos de los peores inicios de año en términos de retorno en los últimos 70 años, con una caída de aproximadamente 20 %. Esta caída era explicada, en su momento, por los miedos a una recesión económica en la primera mitad del año y, al mismo tiempo, una política monetaria restrictiva que trataría de batallar con la inflación más alta en los últimos 40 años. Sin embargo, estos miedos se han venido moderando.

El dato de la inflación de EE. UU. publicado en julio fue de 8,5 %; si bien dicho número sigue siendo alto relativamente a los últimos 40 años, muestra no solo una reducción frente al mes anterior (9,1 %) sino que, también, se encuentra por debajo del estimado de la mayoría de analistas. Ante ellos, los mercados reaccionaron positivamente, pues además de ser un dato menor al esperado, este podría validar la tesis de algunos otros economistas que sostenían que la inflación ya debería haber llegado a su pico, y en los sucesivos meses deberíamos ver datos menores. Ello tendría una implicancia muy relevante para las perspectivas económicas, y para la política monetaria de la FED, quien, con su política monetaria restrictiva, subiendo la tasa de interés, está intentando contener la inflación. La política monetaria contractiva, implicaba un incremento en el costo de créditos e hipotecas, un freno al consumo y, por ende, al crecimiento económico.

MIRA | Precios máximos de gasolinas en Lima caen hasta en S/1,60: ¿qué factores influyen?

Un menor nivel de inflación da la esperanza al mercado de que la FED podría poner una pausa a su política monetaria contractiva. Con ello, y además con una moderación en el precio del petróleo (el cual ya está muy por debajo de los niveles máximos que se alcanzó en la primera mitad del año), y con una menor presión en la cadena de suministros global con apertura de la economía china, la inflación podría converger a un nivel cercano a 4 %.

Por otro lado, y ya con una menor preocupación en los riesgos inflacionarios, el mercado se está enfocando en la última temporada de reporte de empresas. De las 451 empresas del S&P500 que ya reportaron resultados del trimestre pasado, un 77 % mostró resultados alentadores: crecimiento en ventas promedio de 14,84 % y de utilidades de 10,14 %. Estos resultados no solo muestran una importante recuperación, sino que, además, sorprenden al conceso de analistas, que esperaban datos menos alentadores.

La expectativa de crecimiento para la economía más grande del mundo ha marcado claros retrocesos. Sin embargo, luego de los resultados alcanzados a nivel microeconómico, con un mercado laboral que se muestra muy resiliente, y con un menor riesgo de incremento de tasas de interés, es posible que las expectativas de crecimiento económico mejoren para los siguientes meses y que el riesgo de recesión disminuya.

Diego Marrero, Gerente de inversiones de AFP Habitat.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más