Colombiatex espera recibir a más de 200 empresas peruanas
Colombiatex espera recibir a más de 200 empresas peruanas

El premio Nobel estuvo en Lima, en el marco de la Asamblea Anual del y el . Insistió en sus temas favoritos, para muchos recetas sobre qué hacer en el Perú: cambiar el modelo neoliberal, dejar de ser dependientes de las materias primas y buscar la . Suenan bien, pero, ¿serán opciones necesarias y factibles?

Stiglitz discrepa con el modelo neoliberal y también con la opción estatista. Sostiene que ambas opciones han fracasado y que debería buscarse una “tercera vía” que conjugue en las dosis apropiadas el rol del Estado y el de la empresa privada. La propuesta suena muy bien. Yo la firmo. Pero la pregunta de los 100 millones en el Perú es: ¿cuál sería, en concreto, el modelo alternativo al actual y cómo sería esa tercera vía en el Perú?

Sigue a Portafolio también en 

Una opción, imperfecta, es averiguar cuáles son los países en la región a los que les ha ido mejor, y procurar replicar esos modelos. Según este criterio, en la región, los países a los que les ha ido mejor en términos de crecimiento económico en los últimos 25 años son Chile y Colombia, y a los que les fue hasta las patas son Venezuela y Argentina. A los neoliberales les ha ido mucho mejor que a los otros.

La otra opción es poner en la mesa un modelo de desarrollo de la tercera vía perfecto, teórico, pero sin contraparte en ninguna experiencia en el mundo. Si esa es la alternativa, no vale la pena ni leerla.

Por otro lado, el Nobel recomienda dejar de depender de las actividades extractivas y potenciar la industrialización. También firmo esa propuesta.

La mala noticia es que Richard Baldwin, del MIT, honoris causa de la PUCP, un erudito en el tema de la industrialización, y el otro Nobel han afirmado que el Perú no puede llegar a ser un país industrializado.

Según Baldwin, para industrializar un país hoy no valen las recetas del pasado, pues en las últimas décadas se ha producido en el mundo una reducción drástica del costo de transmitir tecnología y conocimiento. Las distintas etapas del proceso productivo pueden hacerse en diferentes países.

Ya no se necesita industrializar a la antigua, con la sustitución de importaciones, como lo hicieron exitosamente Alemania, EE.UU. y Japón, aplicando complejas políticas industriales, protegiendo el mercado interno de la competencia extranjera, con salarios elevados y desarrollando dentro de las fronteras todas las etapas del proceso productivo.

Los países de industrialización reciente lo han hecho simplemente integrándose a las cadenas de suministro internacional. Ya no se requiere contar con un mercado interno grande, ni protección contra la competencia externa, y tampoco se necesita tanta intervención estatal. Exagerando, solo se necesita ser un buen anfitrión de la inversión extranjera y contar con mano de obra barata, pues el resto de insumos y tecnología lo producen otros países. 

Sin embargo, hay dos grandes problemas. Primero, todos los países que han logrado un crecimiento industrial destacado en las últimas décadas lo han hecho suministrando insumos o partes a las tres potencias industriales: EE.UU., Japón y Alemania.

Segundo, y lo más importante para el Perú, esos países están localizados cerca de estas tres potencias. La geografía, a pesar de lo que digan Acemoglu y Robinson, parece ser, en este caso, decisiva.

¿Significa entonces que no hay nada que hacer? No. Significa simplemente que no hay que hacerse inmensas ilusiones con recetas que parecen grandes remedios pero no lo son.