Los son multitasking por naturaleza y, sobre todo, cuando comienzan un negocio o se dedican a trabajar en un proyecto, pasa siempre lo mismo, el tiempo no alcanza.

No se puede hacer todo a la vez. Al contrario, se debe buscar una buena organización de trabajo y establecer las prioridades por atender según las necesidades que se van presentando.

Los emprendedores tienen el deber de aprender a administrar su tiempo y recursos en general.

Por ello, Jonathan Barrón, coordinador de emprendimiento de Emprende UP, comparte cinco herramientas que pueden utilizar para optimizar las horas y mejorar su productividad al máximo y no morir en el intento.

  • Trabajar inteligentemente, no duro: Muchas personas se dedican a comentar lo duro que trabajan o pasan muchas horas sentadas en sus escritorios, ¿pero cuánto de ese tiempo realmente es productivo? El trabajar inteligentemente es saber darles prioridad a los pendientes, saber cuáles hacer y en qué momento, cuáles delegar y cuáles simplemente son una pérdida de tiempo en ese momento. La idea de este “trabajo inteligente” es hacer la mayor cantidad de pendientes importantes utilizando los recursos de una manera eficiente.
  • Elaborar cuadro de responsabilidad: Este cuadrante consiste en colocar los pendientes “Urgentes, No Urgentes, Importantes y No Importantes” e incluir cada uno en un cuadrante. Esto permitirá identificar cuáles son las tareas o actividades que realmente se debería priorizar, cuáles se deberían postergar, cuáles delegarlas y cuáles olvidarlas en algunos casos.
  • Invertir tiempo en uno mismo: Todo emprendedor necesita tiempo para pensar y ser creativo. Dedicar tiempo a uno mismo y a sus seres queridos es importante porque siempre debe haber un balance entre la vida profesional y la personal. A pesar de que los emprendedores son en algunos momentos como pulpos haciendo de todo un poco, es necesario que no descuiden sus relaciones y su vida en general.
  • Aplicar la técnica “Getting Things Done”: Esta es una herramienta bastante útil pues permite recopilar, procesar, organizar, ejecutar y revisar periódicamente las estrategias que están aplicando y realizar ajustes si es necesario.
  • Técnica de Pomodoro: Esta técnica se usa para administrar el tiempo de una manera eficiente tomando en cuenta los periodos que una persona normal puede mantenerse concentrado. Con ayuda de un temporizador se divide el tiempo en intervalos llamados pomodoros, de 25 minutos de actividad, seguidos de 5 minutos de descanso, con pausas más largas cada cuatro pomodoros. De esa manera no se satura el cerebro y se va mejorando la concentración.

“Estas son algunas herramientas que pueden aplicar para “ganarle más tiempo al tiempo”, es importante mencionar que cada uno decide cómo hacer valer su tiempo con disciplina, dedicación y responsabilidad”, finaliza Barrón.