La investigación busca diseñar un riego por inundación optimizado. (Foto: Concytec)
La investigación busca diseñar un riego por inundación optimizado. (Foto: Concytec)
Redacción EC

Un grupo de científicos peruanos lleva a cabo una investigación para mejorar la productividad del banano orgánico, a través del diseño de un riego por inundación optimizado. Esta medida beneficiaría a 8,500 piuranos.

El estudio es desarrollado por la, con el apoyo de y el Banco Mundial, y se enfoca en la región Piura.

MIRA: Café: ¿qué dificultades afronta el sector y cómo estas se han agravado durante la crisis del COVID-19?

En este departamento, cultivos como la uva de mesa y el mango, han logrado posicionar al Perú como un importante productor de frutas a nivel mundial, esto se debe al buen manejo de estos cultivos y a la inversión en investigación y tecnología.

En el caso del cultivo de banano orgánico, se están dando pasos para optimizarlo. El 80% de la producción de orgánico de la región Piura (cerca de 15,000 hectáreas) corresponde al Valle del Chira, donde se ubica el proyecto.

Esta iniciativa viene recogiendo data de las variables que afectan el proceso de producción del cultivo y evaluando la influencia que tiene el uso oportuno del agua en las características finales del banano y su productividad a través de un modelo matemático.

“Piura está localizada en el desierto más grande de Perú y el agua es un recurso escaso. Los agricultores dedicados al cultivo del banano orgánico, reciben el recurso hídrico de la junta de usuarios, sin una frecuencia establecida. Cuando reciben agua, aprovechan la oportunidad y riegan lo más posible sus cultivos, inundándolos, puesto que no saben cuándo podrán regar nuevamente”, indicó Susana Vegas, investigadora principal del proyecto.

El 80% de la producción de banano orgánico de la región Piura (cerca de 15,000 hectáreas) corresponde al Valle del Chira. (Foto: EFE)
El 80% de la producción de banano orgánico de la región Piura (cerca de 15,000 hectáreas) corresponde al Valle del Chira. (Foto: EFE)

“Pasados los días, esta agua se consume y el suelo pasa a una situación contraria de falta de humedad. Ambos extremos impactan la calidad del banano. Por un lado, las plantaciones tienen períodos de exceso de riego, que además del desperdicio de agua, pueden generar plagas y hongos y, por otro lado, períodos con insuficiente cantidad de agua que provoca estrés en las plantas”, añadió.

En esta etapa, en las parcelas experimentales del proyecto se han construido unos pequeños reservorios para almacenar el agua. Además, se han colocado sensores que monitorean en el suelo parámetros como la humedad y que en función a los requerimientos hídricos de las plantas, permitirán liberar el agua de estos reservorios en la cantidad y frecuencia necesaria para garantizar el crecimiento sano de las plantas.

“Esta forma de riego aprovecha de mejor manera el recurso hídrico y a la vez contribuye a mejorar la calidad del cultivo. En caso de extenderse esta propuesta de riego, se podría beneficiar a 8,500 pequeños productores del Valle del Chira”, anotó Vegas.

TE PUEDE INTERESAR