BVL sube 1,11% y Wall Street cierra con resultados mixtos
BVL sube 1,11% y Wall Street cierra con resultados mixtos
María Rosa Villalobos

Cada año y cada trimestre, los analistas de las casas de bolsa, AFP y fondos de inversión buscan estimar los resultados de las principales empresas listadas en la Bolsa de Valores de Lima.

Con el cierre de la temporada de presentación de estados financieros del último trimestre del año pasado, vale la pena evaluar si las compañías locales cumplieron las expectativas. 

LO BUENO 

El sector que tuvo la mejor actuación en el 2016 fue el minero, dado el incremento en los precios de los metales, asegura Alberto Arispe, gerente general de Kallpa SAB. En este segmento destacaron Milpo y Volcan, productoras de zinc, principalmente. Ambas compañías culminaron el año con utilidades 189% y 65% mayores de lo estimado por dicha SAB, respectivamente. “Esto se explica por el inesperado aumento de los precios de metales”, destaca Arispe. 

A principios del 2016, se esperaba que el precio del zinc subiera en aproximadamente 20%, pero culminó el año con una apreciación de 61%. 

También destacaron Cerro Verde e Intercorp Financial Services (IFS), según Jorge Tudela, analista senior de Research Renta Variable de Credicorp Capital Perú. La primera reportó un incremento de ingresos de 97,8% con respecto al 2015 y su producción de cobre creció en 38,9% anual. También se benefició con el alza del precio de este metal, que alcanzó los US$2,72 por libra, un incremento del 31,4% respecto del cuarto trimestre del 2015. Asimismo, las utilidades netas de IFS crecieron en 75,9%, por encima de lo esperado por Credicorp Capital, lo que se explica por la estabilización de los ajustes de las reservas técnicas de Interseguro. 

“Si bien esto tiene que ver con un tema contable, que no necesariamente explica el valor de la compañía, fue positivo en la medida que esperábamos un escenario más conservador”, afirma Tudela. 

Casa Grande y Alicorp también obtuvieron buenos resultados, destaca Carlos Rojas, CEO de Andino Asset Management. La azucarera se vio beneficiada por el incremento del precio de su materia prima –alrededor del 60% en los mercados internacionales– a pesar de haber estado parada tres meses debido a una huelga. 

Por su lado, Alicorp logró resultados sorprendentes teniendo en cuenta la alicaída situación de la demanda interna el año pasado. “Sus ventas han crecido menos de 1%, pero sus utilidades se duplicaron y el Ebitda subió 6%. Han terminado con menos deuda y más utilidades a punta de buen ‘management’. Es el caso de éxito que uno quisiera ver hacia adelante en todas las empresas peruanas”, afirma Rojas.

LO MALO 

Para Arispe, el ‘underperformer’ del 2016 fue el sector infraestructura, afectado por la caída de la inversión. Dentro del universo de cobertura de Kallpa, Cementos Pacasmayo reportó utilidades de 36%, por debajo de sus estimados. Según el especialista, los resultados de esta compañía se vieron afectados por la menor cantidad de despachos de cemento, la ausencia de obras de prevención para el fenómeno de El Niño y los gastos extraordinarios por importación de clinker en el primer trimestre del 2016. 

Jasmine Helme, analista senior de Research Renta Variable de Credicorp Capital Perú, agrega a Unacem a la lista, pues el margen Ebitda del negocio en el Perú cayó a 33% en el cuarto trimestre del 2016 versus el 56% registrado en los primeros nueve meses del año.

“La empresa también reportó un gasto provisional de S/88 millones por la subida de la tasa de Impuesto a la Renta a 29,5%, lo cual resultó en una pérdida neta durante el período”, explica. A esto, se le suman también Enel Generación y Enersur. Según Rojas, todas las compañías del sector eléctrico bajaron sus márgenes y aumentaron sus deudas. “Se vieron bastante afectadas por la economía. El precio de la energía también se vino abajo”, recalca. 

LO FEO 

Graña y Montero (G&M) tuvo un año mucho peor de lo que los analistas esperaban: sus ventas cayeron 23% y su utilidad neta, 90%. Esta última fue 96% menor de la que esperaba Kallpa al inicio de año. 

Los problemas de la empresa se debieron al desplome de la inversión y a la expectativa de que el consorcio que formaba junto con Odebrecht y Enagás perdiera la concesión del gasoducto del sur, por la cual se generó una provisión de US$38 millones. En enero, finalmente, el Gobierno rescindió el contrato de concesión.

“También es importante mencionar el factor reputacional, tema que podría afectar negativamente a la empresa dados los proyectos en los que participó con Odebrecht”, destaca Arispe. 

Rojas agrega que si G&M hace todo lo que ha anunciado rápidamente –si vende sus activos pronto y no se le detectan casos de corrupción–, podría dar la vuelta a su situación este año. “Pero yo no estoy convencido de que ellos se crean sus propias medidas. Eso de vender US$300 millones de activos en un año no sirve, tienen que hacerlo en seis meses. Tienen que reaccionar rápido”, sostiene. 

Rojas también resalta los pésimos resultados de las pesqueras durante el 2016. “Austral y Exalmar tuvieron menos capacidad de captura porque les cortaron la cuota. El año pasado ha sido el peor de los últimos tres. Las dos han perdido más de US$20 millones. No esperábamos este resultado, quizá hubiera sido pertinente una mayor reducción de costos”, sentencia.