ONP. (Foto: GEC)
ONP. (Foto: GEC)
Israel Lozano Girón

En el que se debatió y aprobó ayer, el establece un régimen especial y facultativo para la devolución de los aportes a la , proceso que implicaría un costo fiscal alto para el Estado.

MIRA: Un perfil distinto del ‘shopper’ peruano frente al COVID-19: ¿qué nuevos hábitos de consumo llegaron para quedarse?

“La medida va a costar casi dos puntos del PBI”, comentó el exministro de Economía David Tuesta a este Diario. “Pero el tema de fondo, más allá del costo que es abultado, es que la medida es inconstitucional, y eso es lo que desde el inicio debió limitar cualquier acción en este campo”, agregó.

Tuesta también indicó que la entrega de los montos a los afiliados a la ONP deja de lado el hecho de que una parte de esta población ya se ha visto beneficiada con los bonos entregados durante la actual emergencia.

Como se recuerda, 1,3 millones de afiliados al sistema público (un 28%) se han beneficiado con los bonos; mientras que otro 28% aún registra ingresos en el sistema bancario.

MIRA: La palta hass llegó a Corea del Sur en plena pandemia: ¿Cómo la comen y cuál es su demanda?

Disposición sobre devolución

Una de las disposiciones complementarias del texto consensuado del Congreso consideraba –aparte de la devolución de 1 UIT (S/4.300) para aportantes activos e inactivos– “la devolución de los aportes efectuados” solo a aquellas personas “que a los 65 años de edad o más no han logrado obtener una pensión”.

Para la docente de la Universidad del Pacífico Noelia Bernal, tal planteamiento evidencia un desconocimiento sobre el régimen previsional que la ONP administra.

“No se entiende bien la naturaleza de los sistemas de pensiones. La ONP no tiene cuentas individuales, no hay un fondo de donde agarrar ese dinero y devolverlo, porque es un sistema de reparto. Al final ese dinero a devolver vendrá de los impuestos del MEF. Es un dinero que va a dejar de ser utilizado en hospitales, colegios, en otras cosas”, explicó.