Los mensajes que se enviaron desde celular de joven asesinado

Cuarto Poder presentó los últimos mensajes que se enviaron desde el celular del joven Luis Ramírez Santos, quien fue secuestrado, asesinado y lanzado en una calle de San Juan de Lurigancho, el último viernes, a su grupo de amigos en WhatsApp, pero nadie le dio importancia a los supuestos pedidos de ayuda y a las imágenes en las que aparecía herido.

“Estoy secuestrado en Independencia y herido”, fue el comentario que se envió del teléfono móvil de Ramírez Santos a las 21:05 horas.

Momentos después, a las 21:08 horas, escribió: “Weones, en serio, 10 000 por mi rescate”. Sin embargo, sus amigos seguían incrédulos. “Lucho, qué haces con el cel, no que te estás muriendo?”, le respondió uno de ellos.  En respuesta, envió una foto de la situación en la que encontraba.

A las 21:10 horas, escribió su último mensaje: “Estoy en una camioneta en movimiento”. El joven fue asesinado y su cuerpo abandonado la noche del viernes en la cuadra 24 de la avenida Constelación, en San Juan de Lurigancho. 

Vecinos de la zona señalaron que dos sujetos bajaron de un automóvil y dejaron un paquete en la vía pública. Primero, pensaron que era una bolsa con desechos, luego se percataron que era un cuerpo con golpes y heridas punzocortantes.

Los delincuentes contactaron a la familia a través del celular del joven y pidieron la suma de 20 mil soles para liberarlo. Según la madre de la víctima, Niny Santos, los secuestradores usaron el teléfono móvil para mandarle fotos y vídeos de su hijo golpeado y desmayado.

Tras llegar a un acuerdo, Niny Santos y el padre del joven, el abogado Luis Ramírez Catacora, hicieron dos depósitos por un total de S/1,500 para conocer el paradero de su hijo. Luego de los pagos, los delincuentes cortaron comunicación con los familiares. Horas después, se enteraron que el joven había sido asesinado por sus secuestradores.

Velatorio

Los restos de Luis Ramírez Santos, de 20 años, fueron velados hoy en la iglesia San Antonio de Padua, en Jesús María. 

En el entorno de Luis Ramírez Santos descartaron que haya tenido algún tipo de problema. “El muchacho no era un tipo violento o que haya estado en situaciones inusuales o comprometedoras. Era un muchacho que estaba entregado a su estudio sobre la música. Era un muchacho muy inteligente, muy capaz y lleno de habilidades. No son una familia conflictiva o problemática, ellos son una familia común y corriente”, señaló un pariente.

Asimismo, descartaron que el móvil del secuestro sea económico, pues aseguraron que la familia de Luis Ramírez Santos no es ostentosa. “Nosotros no somos una familia adinerada o que tengamos un montón de lujos. Somos una familia normal, hasta ahora no entiendo cómo pasó esto”, afirmó el tío de la víctima.

Los deudos esperan que se encuentren nuevas pruebas que ayuden a identificar a los sospechosos del secuestro y el asesinato del joven de 20 años.

Hicieron un llamado a las autoridades para que tomen medidas ante el aumento del índice de criminalidad en el país. “No es la primera vez que matan a alguien inocente”, indicaron.

LEE TAMBIÉN