A inicios del mes, la PNP capturó a más de 100 ciudadanos venezonalos en un hotel de Punta Negra. Todos fueron acusados de participar en delitos en el Perú. (PNP)
A inicios del mes, la PNP capturó a más de 100 ciudadanos venezonalos en un hotel de Punta Negra. Todos fueron acusados de participar en delitos en el Perú. (PNP)
Gladys Pereyra Colchado

De las más de 739 mil denuncias que se reportaron el año pasado en el Perú, el 1.38% (10.245) tuvo como acusado a un ciudadano venezolano (de un total de 12.982 denuncias contra extranjeros), según estadísticas de la Policía Nacional del Perú.

De los 95.494 internos en cárceles peruanas, el 0.60% (576) son venezolanos. Y por los más de 860 mil ciudadanos de dicho país que viven en Perú con documentos en regla, otros 890 (0,1%) han sido expulsados el año pasado por tener antecedentes en su país y vulnerar las normas migratorias vigentes.

Estas son las cifras actuales de la población venezolana vinculada a delitos en nuestro país, donde, según el ministro del Interior, Carlos Morán, se vive el fenómeno denominado “migración delictiva” que ha motivado la creación de una brigada especial contra criminales extranjeros.

El martes 21 de enero, el titular del Interior informó que el nuevo equipo – cuya implementación aún no tiene fecha – reunirá a agentes especializados en homicidios, robos y secuestros destinados a investigar casos que involucren a delincuentes de otros países, sobre todo, venezolanos. Comparó su creación como la del extinto Grupo Especial de Inteligencia del Perú (GEIN) que capturó a Abimael Guzmán o la División de Alta Complejidad (Diviac) de la PNP que investiga casos como Los Cuellos Blancos del Puerto.

“Entendemos que han llegado al país miles de migrantes venezolanos con el ánimo de buscarse un mejor futuro, pero también han llegado delincuentes que desprestigian a la comunidad venezolana. Esta brigada se ha creado para atacar este fenómeno especial”, dijo en Radio Nacional.

Ayer, el Mininter expulsó a 131 ciudadanos venezolanos con antecedentes delictivos en el marco del Plan Migración Segura. Durante la actividad, el ministro Morán volvió a referirse a la brigada especial como una necesidad para combatir la delincuencia y “separar la paja del trigo”. “Quiero resaltar que estamos enfocando el trabajo policial en combatir a los delincuentes, no hacia la comunidad de migrantes venezolanos que laboran honradamente”, dijo a la prensa.

–Al detalle –

Según datos actualizados de la Superintendencia Nacional de Migraciones, a la fecha hay 861.,500 ciudadanos venezolanos viviendo en el Perú.

Hasta setiembre del año pasado, el número de migrantes de esta nacionalidad crecía sostenidamente; sin embargo, la tendencia se revirtió debido, principalmente, a la exigencia de la visa humanitaria. Desde ese mes, son más los venezolanos que salen del Perú que los que entran. En números: en junio de 2019 (cuando ingresó el mayor número) 82.353 venezolanos entraron a nuestro país a través de los puestos fronterizos y salieron 48.350; en setiembre, entraron 6.638 y se fueron 8.885. Para octubre, noviembre y diciembre ingresaron más de 5 mil y salieron más de 9 mil (en diciembre fueron exactamente 12.379).

Ante estas cifras, ¿amerita una unidad especial contra el crimen de extranjeros?

Para el antropólogo Raúl Castro, director de la carrera de Comunicación de la U. Científica del Sur, el problema no es la nacionalidad de los delincuentes, sino el incremento en número y ferocidad de sus actos. En su opinión, la Policía Nacional sí debería formar unidades dedicadas a inteligencia e investigación de las nuevas modalidades de crímenes, zonas de mayor incidencia, etc., sin distinción de nacionalidad.

“Se está haciendo más sofisticado y avezado el crimen. Si la policía no consolida una unidad de control inteligente de crímenes, lo que va a pasar es que tendremos una brigada “de élite” que va a tratar de desmantelar una o dos bandas como efecto comunicacional para decir que están haciendo algo. Está claro que es una campaña de imagen”, dijo a El Comercio.

“La criminalidad en el Perú está creciendo y uno de los factores es, efectivamente, la presencia de delincuentes que han cruzado la frontera, pero no es el factor mayor ni el más importante", agregó.

Por su parte, el adjunto para los Derechos Humanos de la Defensoría del Pueblo, Percy Castillo, advierte que la lucha contra la inseguridad ciudadana no puede ser excusa para generar o avalar la estigmatización hacia la población migrante. En diálogo con este Diario, dijo que es un acto de discriminación identificar directamente a los ciudadanos extranjeros con actividades fuera de la ley.

“Las brigadas para combatir el delito, escuadrones o unidades de investigación, siempre que justifiquen su existencia, son bienvenidas, pero que un grupo de la policía se delimite a la delincuencia cometida solo por extranjeros es un señalamiento que identifica al grupo [ciudadanos venezolanos] con delitos”

Por ello, adelantó que solicitarán al Mininter la información técnica que justifique de la creación del nuevo grupo policial. “La actividad criminal sigue patrones, fórmulas de acción que deben ser combatidas con inteligencia y datos. Estos datos deben respaldar toda acción pública”, enfatizó.

¿Qué hacen los venezolanos en el Perú?

El año pasado, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) presentó los resultados de la primera Encuesta Dirigida a la Población Venezolana que Reside en el País (Enpove) 2018. El estudio abarcó a unos 10 mil venezolanos residentes en Lima Metropolitana, Callao, Tumbes, Trujillo, Arequipa y Cusco, ciudades que en conjunto albergan al 85% de los migrantes.

Según la encuesta, la mayor parte de los inmigrantes pertenece a la población económicamente activa (71,8%), pero la mayoría labora en condiciones adversas. Si bien el 93% de los mayores de 15 años contaba con un empleo –principalmente en servicios–, solo el 11% tiene un contrato formal y acceso a beneficios laborales.

En cuanto a su situación en el país, el 35,6% de encuestados señaló que ha padecido alguna experiencia de discriminación.