Desde el pasado 2 de setiembre, el general Javier Gallardo es el jefe máximo de la PNP. Para nadie es un secreto la buena relación que tiene con el presidente Pedro Castillo. (Foto: Eduardo Cavero / Archivo)
Desde el pasado 2 de setiembre, el general Javier Gallardo es el jefe máximo de la PNP. Para nadie es un secreto la buena relación que tiene con el presidente Pedro Castillo. (Foto: Eduardo Cavero / Archivo) / Eduardo Hector Cavero Sibille
Rodrigo Cruz

Un nuevo capítulo de la crisis que se vive en el alto mando policial se escribió a inicios de esta semana. La noche del lunes, el comandante general de la PNP, Javier Gallardo, envió al Ministerio del Interior (Mininter) una relación con las nuevas designaciones de cargos de los generales de su institución. Es decir, las direcciones que encabezarán estos altos oficiales a lo largo de este año.

Se trata de un proceso . No solo por los más de cincuenta generales que integran la policía, sino también por el resto del personal en actividad que no saben todavía dónde van a trabajar en el 2022 (primero, deben publicarse los cambios de generales, para que después sean reubicados los oficiales de menor rango).

La propuesta de Gallardo ha desatado una polémica en el sector Interior. Este Diario conversó con diversas fuentes que han revisado la nómina que entregó el jefe de la PNP. En ella, por ejemplo, se propone que dos generales, que en octubre visitaron al ex secretario de Palacio de Gobierno Bruno Pacheco junto con el exministro de Defensa Walter Ayala (en pleno proceso de ascensos), dirijan dos direcciones policiales que manejan información sensible.

Lee también: Diferencias con jefe de la PNP recrudecen crisis en el sector Interior

Se trata de los generales PNP Nicasio Zapata Suclupe y Manuel Rivera López. Para el primero, Gallardo propone que encabece la Dirección de Lavado de Activos (Dirila). En el caso de Rivera López, el jefe de la PNP pide que sea nombrado director de la Dirección de Inteligencia (Dirin).

Sobre Zapata Suclupe, este Diario informó en noviembre que el Mindef, entonces liderado por Ayala, había contratado a su hija para actividades de comunicación interna. Además, de acuerdo con el abogado del oficial, Julio Ortiz, entre el general Suclupe y el exministro existe una relación de amistad porque son vecinos.

Respecto a Rivera López, él se reunió en al menos dos oportunidades con Ayala en su despacho en el Mindef. La primera vez ocurrió el 27 de octubre. La segunda, al día siguiente. Por entonces, el ahora general era el coronel a cargo de la División de Fronteras.

Lee también: Cuatro coroneles PNP que ascendieron a generales realizaron visitas a Palacio de Gobierno

—Más cambios—

El comandante general también pide cambiar de su puesto al general PNP Jorge Angulo Tejada, quien está a cargo de la Región Lima. En su lugar, quiere poner a su colega Juan Olivera García, actual director de Tránsito, y enviar a Angulo a Turismo.

No solo eso. El nombre de Olivera García aparece en las agendas encontradas al interno Rodolfo Orellana cuando la fiscalía allanó su ‘búnker’ en el 2014, de acuerdo con los expedientes fiscales.

Gallardo también ha solicitado enviar al actual jefe de la Diviac, el recientemente ascendido a general Miguel Cayetano, a la Región Tumbes. De igual modo, plantea relevar al líder de la Dirandro, el general Raúl del Castillo Vidal, y en su puesto ubicar a su colega Luis Reátegui, actual director de la Dinoes.

Según conoció este Diario, otros cambios que plantea el jefe de la PNP es reubicar al general Óscar Arriola de la Dircote y al general Vicente Tiburcio. A este último, ha propuesto enviarlo a la Secretaría del Estado Mayor.

Lee también: Crisis en el alto mando de la PNP por los ascensos a generales

—Conflictos—

Fuentes en el sector afirman que la lista enviada por Gallardo fue rechazada en una primera instancia la noche del martes. Se le ha solicitado que añada dos requisitos para que esta sea elevada al presidente Pedro Castillo y así firme las resoluciones.

En primer lugar, se le pide que se cuente con el aval del número 2 y 3 de la institución, Martín Parra y Víctor Patiño, respectivamente, para que de esta forma sea una propuesta institucional. Algo que se le solicitó al comandante general, afirman las fuentes, desde un inicio pero que no cumplió con entregar.

En segundo término, que justifique cada una de las designaciones que plantea. Es decir, que explique la razón para que se tenga que enviar, por ejemplo, a Zapata Suclupe como director de la Dirila y a Rivera López a la Dirin.

Este Diario intentó recoger la versión del comandante general, pero se excusó de dar declaraciones. Según las fuentes en la institución, existe un apuro de Gallardo para que los cambios sean enviados a Castillo antes de que este viaje a Colombia (el viaje está previsto para este jueves 13).

“Toda esta parálisis (por los cambios que aún no se publican) le está haciendo el juego a la criminalidad”, señala una fuente en el sector que prefiere mantener su nombre en reserva. De hecho, esta demora tiene a todo el personal policial en vilo: esperan su publicación para establecer sus planes operativos del año.

La razón de esta crisis está en las diferencias entre Gallardo y el ministro del Interior, Avelino Guillén. Como informó este Diario el domingo, ya se habla de una pérdida de confianza del ministro hacia el general. El detalle, sin embargo, es que Gallardo contaría con el aval del presidente Castillo. Razón por la cual, afirman las fuentes, aún no se ha hecho un relevo en la comandancia general.


Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más