Lila Downs. (Foto: EFE / Iván Villanueva)
Lila Downs. (Foto: EFE / Iván Villanueva)
Carlos Oré Arroyo

Como a todos nosotros, la propagación del coronavirus tomó por sorpresa a la cantante oaxaqueña quien regresaba a México luego de una gira por Estados Unidos. Ella asegura que el tiempo en casa le ha permitido reencontrarse con una Lila que no veía hace mucho tiempo y que ha empezado a entender algunas cosas como lo hacía en la niñez. “He recordado cuando en mi pueblo era posible salir a andar en burro o beber pulque (bebida elaborada a partir de la fermentación de savia) con total libertad, cosa que es imposible hacer ahora”, comentó en conversación con este diario. Pero el aislamiento también ha sido propicio para componer un nuevo tema que está marcado por el interés social que ha sido tan característico de su carrera.


“El milagro es despertar” dice uno de los versos de su nuevo tema “El silencio” y es que durante los últimos meses la cercanía a la muerte ha sido una constante en la vida de millones de personas. “Componer canciones es un ejercicio de honestidad conmigo misma y búsqueda de expresar lo que sentimos como sociedad”, señala y aprovecha para indicar que, a pesar de la crisis sanitaria en la que nos encontramos, existen todavía muchos otros problemas que no podemos dejar de lado como el racismo, clasismo, machismo, entre otros que han cobrado especial notoriedad durante las últimas semanas.

Unidad ante todo

Para Lila Downs el interés por resolver estos conflictos sociales crece cada vez más y como feminista le alegra saber que temas como el aborto hayan encontrado un espacio en las discusiones tanto públicas como privadas. “La unidad que han demostrado las mujeres durante tanto tiempo alimenta mi optimismo. Algo que nos unirá a los latinoamericanos es el idioma, aunque no debemos olvidar las otras lenguas que nos rodean. El día que nos acerquemos al legado de nuestros antepasados y nos unamos habrá una enorme revelación de lo que realmente somos”, añade la cantante.

Guerrera. Antropóloga, actriz, cantante, hija, madre, exitosa y talentosa. Es Lila Downs. (Foto: El Comercio / Esther Vargas)
Guerrera. Antropóloga, actriz, cantante, hija, madre, exitosa y talentosa. Es Lila Downs. (Foto: El Comercio / Esther Vargas)

La artista mexicana guarda constante comunicación con sus lectores, quienes le envían mensajes por correo convencional. Tras el estreno de “El silencio”, la cantante cuenta que recibió un mensaje de un par de niños quienes le confesaron que su canción había desaparecido la tristeza que marcaron sus días de aislamiento. “Todo esto me hace sentir que componer puede volverse un milagro capaz de ayudar a las personas y lo mismo ha sucedido conmigo cuando he escuchado canciones de Eva Ayllón o Mercedes Sosa”, recuerda cargada de emoción.

Lila Downs no pretende encasillarse en la música, su deseo de compartir la riqueza que existe en la multiculturalidad la ha llevado a presentar un documental llamado “El son del chile frito” donde muestras las distintas costumbres que hacen de Oaxaca un destino único. Ella califica este proyecto como un viaje a la memoria que detona con cada canción pues, como era de esperarse, además de las declaraciones e impactantes imágenes, este proyecto también está cargado de mucha música.