Este sábado, Chaqueta Piaggio realizará un concierto en el Cocodrilo Verde de Miraflores. (Foto: Rolly Reyna)
Este sábado, Chaqueta Piaggio realizará un concierto en el Cocodrilo Verde de Miraflores. (Foto: Rolly Reyna)
Ricardo Hinojosa Lizárraga

Si hay algo que deja tranquilo a en los días previos a un concierto, es un ensayo satisfactorio que despeje todas sus dudas. Saber que cada está fino y enfocado, que dominan los temas, que podrán jugar en el escenario con confianza. Sobre todo, si, como ahora, han pasado casi dos años desde que no da un concierto grande, uno que considere su verdadero “regreso”, aunque no se haya ido a ninguna parte, aunque solo haya aprovechado la cuarentena obligatoria para refugiarse en su lápiz y su papel, para convertir la marina brisa de La Punta, su barrio desde siempre, en impulso e inspiración para seguir bregando en una escena musical que lo tiene presente desde hace más de 40 años, con su cálida y alegre mezcla de son, guaracha, jazz o bolero.

MIRA: The Kooks en Lima: una banda que sabe moverse a su manera | CRÓNICA

“Ayer hemos tenido un ensayo muy bueno. Solo falta la prueba de sonido, que la haremos el mismo día”, nos dice Chaqueta, con la tranquilidad de quien ya domó el ímpetu de los sonidos y las melodías a su antojo. “El ensayo fue muy lindo, me tranquilizó, porque cada ensayo bueno calma muchísimo, sobre todo después de un buen tiempo en el que solo me he presentado con tríos. Ahora somos siete. Tengo músicos muy capos”, cuenta. Las canciones del disco Espejismo tendrán un protagonismo especial, pero promete tener un repertorio en el que los temas alegres, los boleros y los de sonido más latino tengan presencia importante y hagan una noche especial. A pesar del tiempo transcurrido, Chaqueta no pierde el toque. Todo lo contrario. Aprovechó la pandemia para aislarse, reflexionar y componer nuevas letras, sacándole el jugo a la soledad forzosa en la que muchos estuvimos durante varios meses, para preparar un material que dará forma a su próximo disco, parte importante de las celebraciones por sus cuatro décadas como artista, postergadas por la pandemia. Esto incluirá también un concierto grande que se realizará en el Gran Teatro Nacional el 2023 y que va preparando desde ahora.

“Paradójicamente, el hecho de que no se pudiera tocar en ningún lado, ayudó a crearme un ambiente ideal para poder trabajar mi música”, cuenta Chaqueta. Aunque hoy su talante musical lo lleve por los caminos del son o lo caribeño, al principio de su carrera se dedicó a hacer covers de artistas como James Taylor. “Pero sucedió que, como yo no tenía técnica para la guitarra, me era más fácil componer mis propias canciones que tocar las de otros, así que terminé como compositor. Y en inglés, porque eran los años 70 y yo escuchaba mucho rock, Beatles, Stones, Hendrix, todo lo que sonaba en Lima en ese entonces”, recuerda el artista.

Caribe soy

Sin embargo, no pasó mucho tiempo hasta que empezó a tomar contacto con la música caribeña que empezaba a sonar cada vez con más fuerza. Benny Moré, La Fania All Stars, Ray Barretto, Celia Cruz, Héctor Lavoe, Cheo Feliciano, Eddie Palmieri o Tito Puente llegaron de distintas formas a aquel muchacho de cabello siempre abundante y agitado que, en aquellos años 70, tomaba su guitarra y se iba al malecón de Cantolao o a los parques de La Punta a rasgar el instrumento y cantar ante sus primeros públicos, que se sentaban en los jardines o detenían su andar para escucharlo. Así, su son se hizo parte del paisaje marino. Más tarde, se juntó con músicos como Chocolate Algendones y Félix Casaverde, con quienes hacía música cubana. Con el paso del tiempo empezó también a componer en clave de jazz, y a interpretar boleros, baladas, latin o sones. “A eso le sumo mis propias experiencias de vida, sus cargas melancólicas o alegres, según lo vivido”, anota Chaqueta.

Temas como Guararé, Guajira pa’ mi barrio, Espejismo, Calle Roma o Los aretes de la luna serán infaltables este sábado. “La idea es presentar mi propio sentir, mi propio trabajo y matizarlo con interpretaciones de boleros, música más movida y latina, como la salsa o el son, además del jazz y el swing”, nos dice. Estará acompañado por un sexteto, integrado por Kike Purizaga (piano), Alonso Miranda (guitarras), Álvaro Sobero (bajo), Willy Cano (saxo y flauta), Daniel Mujica (Congas) y Gean Pereira (bongós).

A pesar del peso de su trayectoria, Chaqueta confiesa no saber qué es lo que hace especial su estilo. “La verdad, no lo sé. Trato de ser lo más natural que puedo, lo más entregado a mi canto y conectar con el público. Es lo que siempre me preocupa a mi antes de subir al escenario: conectar con la gente de la manera más natural, sin ninguna pretensión, y tener con ellos una conversación cariñosa y cálida”.

En estas cuatro décadas, Chaqueta recuerda uno de sus momentos más emocionantes: “Fue cuando canté con Celia Cruz, a finales de los 80. Felipe Lettersten, quien vivía a la espalda de la Feria del Hogar, me invitó a cantar en un almuerzo en su casa y Celia apareció y también Óscar D´León. Ella terminó cantando un momento conmigo. Fue algo muy casual, pero también muy especial para mí”, nos cuenta el hombre que confesó en una de sus canciones “He nacido en La Punta, barrio bohemio y sabroso”.

¿Cuál es la clave para seguir adelante tras tantos años de una carrera llevada de manera independiente?, le preguntamos, antes de dejar que siga preparando su concierto del sábado. “Multiplicarse un poco, dándole duro nomás y con alegría –responde Chaqueta-. Yo realmente siempre he tomado mi trabajo casi como un recreo. Cuando canto, mi idea es que la gente se vaya luego a su casa feliz, con una dosis de alegría que necesitamos de todas maneras todos, sobre todo en estos días”.

Chaqueta Piaggio y Sexteto

Día: sábado 28 de mayo  

Hora: 8.00 pm. 

Lugar: Cocodrilo Verde 

Dirección: Francisco de Paula Camino 226, Miraflores 

Informes y reservas: 978 251 754 

Chaqueta Piaggio y Sexteto

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más