Fiorella Ramírez

La primera vez que Romeo Santos llegó solo al Perú, lo hizo sentado en un trono. El Rey de la Bachata arribó en 2012 con la misión de conquistar la Ciudad de los Reyes; pero no tuvo que hacer mayor esfuerzo, pues se encontró con un gran séquito que se mantenía fiel a él desde sus días con el grupo Aventura. Leales, sus seguidores peruanos no dudaron en alentarlo con gran esmero durante el exitoso concierto brindado en el Estadio Nacional.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más