Bono, el marroquí hincha de River Plate, se convirtió en el héroe de Marruecos ante España. (Foto: Composición)
Bono, el marroquí hincha de River Plate, se convirtió en el héroe de Marruecos ante España. (Foto: Composición)
Marco Quilca León

“¿Cuál es la parada que más le gusta hacer?”, le pregunta Jordi Quixano, periodista del diario “El País”, a Yassinev Boumou. “Las que saco sobre la línea, las que son de reacción explosiva. [...] cuando sacas una pelota así, te sientes el salvador”, responde el portero. En ese momento y contexto -marzo del 2019, jugándose el descenso con el Girona que dos meses después se consumaría-, Bono, como es conocido futbolísticamente, no se imagina en absoluto lo que el destino le tenía preparado: ser el salvador y para

LEE: El impresionante caso Mbappé: cómo eran Pelé, Maradona, Eusebio y Ronaldo a los 24 años
Los miembros del equipo de Marruecos celebran después del partido mientras se clasifican para los cuartos de final. REUTERS/Fabrizio Bensch
Los miembros del equipo de Marruecos celebran después del partido mientras se clasifican para los cuartos de final. REUTERS/Fabrizio Bensch
/ FABRIZIO BENSCH

Nació en Canadá, pero por sus venas corría siempre sangre marroquí. Llegó al país de sus padres y empezó a dedicarse al fútbol, aunque su padre siempre se opuso a que se dedique al deporte rey. Pese a todo luchó por ser profesional y ahora sin tener una capa o algo parecido, solo con sus guantes, se acaba de convertir en una especie de superhéroe para los niños marroquíes.

Este martes, en el Education City Stadium, Yashin Bounou, fue el artífice para que Marruecos logré meterse entre los ocho mejores del Mundial, algo nunca antes conseguido. En México 86 llegó hasta octavos, pero ahí perdió. Ahora, en Qatar 2022, sueñan con llegar hasta la final.

El portero del Sevilla fue figura durante los 120 minutos y en los penales se elevó a ser leyenda. Atajó tres penales para que Marruecos gane 3-0 a España y se clasifique a los cuartos donde enfrentará al ganador de Portugal vs. Suiza. Pablo Sarabia, Carlos Soler y Sergio Busquets fueron las “víctimas” del arquero.

MIRA: Descubridor de Neymar: “Lo veo muy preparado para llevar a Brasil al hexacampeonato”

Toda una carrera en España, pero hincha de River Plate

Bono salió de Marruecos para fichar por el Atlético de Madrid. Sin embargo, nunca pudo adaptarse. ¿Las razones? Las da él: “En los primeros meses quería volver a casa. No era feliz. No tenía asimilado el hecho de descubrir un mundo profesional de mucha exigencia, vivir por y para el fútbol. Me sentía un poco inferior porque es un club top. Estaba preparado para estar en el Atlético por calidad, pero no para competir. A nivel mental no me daba el valor que tenía”.

Se fue al Zaragoza por dos temporadas (2014-2016) a préstamo, luego al Girona por tres años (2016-2019) con un final tan conocido como triste y ahora está en el Sevilla, club con el que consiguió la Europa League 2019-20 siendo también una de las grandes figuras en la final ante el Inter de Milán.

Bono ha vivido casi toda su vida en España, pero siempre fue hincha de River Plate. Son varios los aspectos de su vida que dejan a entrever su sentimiento. En su puesto, todos sus referentes son jugadores que destacaron en el ‘Millonario’: Germán Burgos, Amadeo Carrizo y Ubaldo Matildo Fillol. De hecho, el Mono lo dirigió durante su etapa como ayudante de campo de Diego Pablo Simeone en el Atlético de Madrid.

“La primera camiseta que me regaló mi papá fue de Argentina”, contó hace un tiempo el arquero. Desde ese momento, y tras ese presente, comenzó a seguir el fútbol argentino. Sin dudas, esa remera fue uno de los motivos que ayudó a su acercamiento al cuadro riverplatense y piedra fundante de su fanatismo.

Como hincha pudo hacerse presente en un momento histórico para el club. Bono fue testigo de la conquista de la Copa Libertadores 2018, que se llevó a cabo en Madrid y enfrentó en la final a River y Boca. Leandro Chichizola, exjugador del equipo de Núñez, fue el encargado de conseguirle una entrada para que pueda ir al Santiago Bernabéu.

El ídolo del marroquí es Ariel Ortega, pero no queda solamente en un gusto futbolista. El perro de Bono se llama Ariel en honor al Burrito. “Le puse Ariel de nombre a mi perro por el Burrito Ortega, soy fanático de River”, le reveló a TyC Sports tiempo atrás.

Horas antes del Marruecos vs. España, el periodista argentino Víctor Tujschinaider le regaló una remera de River con el estampado del apellido de Ortega y el número 10. Quizá esa fue su gran cábala para atajar los penales y convertirse en héroe.

----

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más