Las figuras destacadas o poderosas de nuestra historia no fueron inmunes a las pandemias que han asolado a la humanidad. La peste, la gripe española o incluso la sífilis acabaron con muchos personajes históricos o los dejaron al borde de la muerte.

Reyes, pintores, intelectuales y presidentes. Muchos de los casos de quienes contrajeron las letales enfermedades quedaron registrados en archivos que hasta hoy se estudian a profundidad.

A continuación, mencionamos algunos de los casos más recordados.

Pericles

La primera pandemia de la que se tiene registro es la llamada ‘Plaga de Atenas’. Era 430 a.C., en el inicio del segundo año de la guerra del Peloponeso, cuando la ‘Plaga de Atenas’ se desató en esa ciudad y en las urbes más populosas de Ática. La pandemia duró algo más de cuatro años y causó la muerte de unas 100.000 personas, un cuarto a un tercio de la población de la ‘polis’.

La epidemia coincidió con un momento agitado en la antigua Grecia, pues Atenas y Esparta se batían en guerra por el control del Mediterráneo en lo que se conoce como la Guerra del Peloponeso.

(Getty Images)
(Getty Images)

Fue entonces que la enfermedad causó muerte dentro de los muros atenienses favoreciendo a los guerreros espartanos. Miles de soldados dedicados a defender a los atenienses se contaron entre los fallecidos e incluso Pericles, el gran dirigente de Atenas, murió a causa de la enfermedad. Pericles murió a causa de uno de los brotes posteriores en 429 a. C.

Lo que se sabe de la enfermedad, que también ha sido llamada ‘Peste de Atenas’ o ‘Peste del Peloponeso’, se desprende de la magistral descripción que el historiador clásico Tucídides (460 a.C.-396 a.C.) hace en su Historia de la Guerra del Peloponeso, un relato que ha perdurado por 25 siglos por su interés médico y por su fuerza dramática.

Pelagio II

El papa Pelagio II murió en Roma el 8 de febrero del año 590 víctima de la llamada peste de Justiniano, que causó terror entre los romanos. El pontífice falleció con los ganglios inflamados en la ingle, las axilas y el cuello.

Estudios realizados en el siglo XX demostrarían que lo que se conoció como la plaga de Justiniano -y terminó de condenar a un ya convaleciente Imperio Romano- había sido un brote de peste bubónica originada por la bacteria Yersinia pestis, presente en roedores como la rata negra.

Debido a la conexión comercial de la época, la enfermedad no tardó en extenderse por el resto de Europa, África y Asia, y ampliando su periodo de emergencia hasta el año 750.

En total, se estima que el primer año la plaga de Justiniano acabó con el 40% de la población de Constantinopla y hacia fines del siglo VIII ya había causado la muerte de unas 25 millones de personas.

Balduino IV

Balduino el Leproso o Balduino IV fue rey de Jerusalén desde 1174 (asumió el trono con solo 13 años) hasta su muerte en 1185. El Reino Latino de Jerusalén fue instaurado por los occidentales tras la conquista de Jerusalén durante la primera cruzada y duró 200 años.

Balduino IV contrajo lepra muy joven, antes de llegar al trono. Por aquel entonces, la lepra era considerada una maldición divina que caía sobre los pecadores que habían ofendido a los cielos.

Según el diario español “ABC”, el apodo más conocido de Balduino IV fue el “rey cerdo”. Lo empezaron a llamar así después de que su enfermedad le hiciese perder los dedos de los pies y las manos, le deformase la cara y se “comiese” su nariz. Para entonces, su cuerpo era incapaz de sentir el dolor provocado por un corte o el contacto con el fuego, un síntoma clásico de la enfermedad.

Balduino IV murió en 1185 con solo 24 años de edad.

Martín Pinzón

(Getty Images)
(Getty Images)

El capitán Martín Pinzón fue un marino español que acompañó en 1492 a su hermano Vicente y a Cristóbal Colón en el viaje de descubrimiento del Nuevo Mundo, territorio al que trajeron la sífilis.

El primer supuesto muerto oficial de sífílis en Europa fue el comandante Pinzón, que llegó a bordo de La Pinta a la Bayona gallega y falleció en marzo de 1493, un año después de su llegada al Caribe. Contrajo la enfermedad durante el viaje.

La epidemia se declaró públicamente en Europa en 1494, de ahí que fuese llamada luego el “mal napolitano” o “enfermedad de los franceses” cuando se esparció por el mundo.

Otras de las víctimas de la enfermedad de transmisión sexual fueron el poeta Charles Baudelaire y los pintores Paul Gauguin y Henri de Toulouse Lautrec.

Sor Juana Inés de la Cruz

La escritora y religiosa mexicana sor Juana Inés de la Cruz murió el 17 de abril de 1695 a causa de una epidemia de tifus ocurrida en la entonces Nueva España, hoy México.

La religiosa contrajo la enfermedad mientras atendía a otras monjas en el Convento de San Jerónimo donde vivía. La epidemia, particularmente letal, ya que nueve de cada diez religiosas enfermas morían, se llevó a Sor Juana a los 46 años de edad.

Según una biografía publicada recientemente por el Gobierno de México, escrita por la investigadora Lourdes Aguilar Salas, Juana Ramírez de Asbaje, su nombre real, fue una “mujer del siglo XVII novohispano, conocida por su nombre religioso como Sor Juana Inés de la Cruz”.

En el texto se apuntó que los años de su nacimiento y muerte han sido discutidos, sin embargo, “después de varios estudios se puede concluir que nació el 12 de noviembre de 1648 (se pensó durante mucho tiempo en la fecha de 1651) y murió el 17 de abril de 1695 como consecuencia de la típica enfermedad epidémica de la época, el tifus”.

La especialista explicó que aquel tiempo “no se sabía nombrar a la enfermedad y se le comparaba con una enfermedad que azotaba a las plantaciones con manchas fuertes y grandes, este era el tabardillo Tifus o tabardillo, no se sabe pero ese mismo año, se sabe, murieron 7 religiosas (en el mes de abril fueron 3 de este grupo de monjas)”.

(Biblioteca virtual Miguel de Cervantes)
(Biblioteca virtual Miguel de Cervantes)

Carlos X de Francia

El último rey Borbón de Francia, depuesto por la Revolución de 1830, murió de cólera en 1836. Se encontraba en el exilio, en Gorizia, actualmente Italia.

Carlos X, conde de Artois, era el hermano menor de Luis XVI, guillotinado durante la Revolución Francesa en 1793.

Carlos huyó de Francia en los primeros días de la revuelta y regresó en 1814, poco antes de la derrota de Napoleón y de la restauración borbónica en la figura de Luis XVIII. Al morir este monarca en 1824, Carlos, su hermano, fue proclamado rey.

Su conservadurismo extremo y sus intentos de reinstaurar el Antiguo Régimen y abolir los principales logros de la Revolución provocaron una revuelta que le obligó a abdicar y exiliarse en 1830.

(Retrato de Carlos X (1757-1836), según Gérard)
(Retrato de Carlos X (1757-1836), según Gérard)

José de San Martín

La epidemia de cólera también afectó a José de San Martín y a su hija Mercedes alrededor de 1832, cuando estaban en Europa, como el mismo Libertador se lo contó en una carta a su amigo Bernardo de O’Higgins.

El cólera nos invadió a fines de marzo y mi hija fue atacada del modo más terrible. Yo caí enfermo de la misma epidemia tres días después; figúrese Ud. cual sería nuestra situación, no teniendo por toda compañía más que una criada; afortunadamente, el día antes de la enfermedad de Mercedes, el hijo mayor de nuestro amigo, el difunto general Balcarce, había llegado de Londres (se hallaba en nuestra compañía y para en nuestra casita de campo, en que estábamos a dos leguas y media de París) y éste fue nuestro redentor y sin sus esmeros cuidadosos hubiéramos sucumbido", escribió.

"Mercedes se repuso al mes, pero yo, atacado al principio de la convalecencia de una enfermedad gástrica-intestinal, me ha tenido al borde del sepulcro y que me ha hecho sufrir innumerables padecimientos por el espacio de siete meses”, agregó

Sin embargo, varios autores creen que la enfermedad que afectó a José de San Martín fue una gastroenteritis o una fiebre tifoidea.

(Instituto Nacional Sanmartiniano)
(Instituto Nacional Sanmartiniano)


Marcos Paz

La epidemia de cólera de 1867 acabó con la vida del presidente en ejercicio de Argentina, Marcos Paz, que murió el 2 de enero de 1868. Tenía 55 años.

Paz era el vicepresidente electo, y se encontraba a cargo del Ejecutivo, por la ausencia del primer mandatario, Bartolomé Mitre, quien se encontraba al frente en la Guerra con el Paraguay.

El brote de cólera ocasionó la muerte de Paz y de otros miles de argentinos, que contrajeron la enfermedad traída desde el conflicto del norte por soldados que regresaban de la guerra.

Príncipe Erik

El príncipe Erik de Suecia, tercer hijo de los reyes de Suecia y Noruega, murió el 20 de setiembre de 1918 a causa de la gripe española. El joven, que sufría de problemas de salud desde su nacimiento, falleció a los 29 años.

El príncipe fue una de las millones de víctimas de la enfermedad, que afectó a casi un tercio de la población mundial entre 1918 y 1918.

La gripe española afectó a medio millón de suecos y mató a casi 40.000. “La muerte del Príncipe fue una sorpresa y una revelación para muchos. Si alguien de los estratos más más altos del Estado podía morir, con acceso a todo tipo de atención médica, cualquiera podría verse afectado”, dijo el historiador sueco Magnus Västerbro.

Francisco de Paula Rodrigues Alves

(Gobierno de Brasil)
(Gobierno de Brasil)

Francisco de Paula Rodrigues Alves, presidente constitucional de Brasil entre 1902 y 1906, contrajo la gripe española y murió el 16 de enero de 1919.

Fue reelecto a fines de 1918, pero no llegó a asumir su segundo mandato a causa de la enfermedad y tuvo que ser relevado en medio de una crisis nacional.

_____________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

¿Cuánto tiempo sobrevive el coronavirus en una superficie?

Aún no se sabe con exactitud cuánto tiempo sobrevive este nuevo virus en una superficie, pero parece comportarse como otros coronavirus.

Estudios indican que pueden subsistir desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo esencial sobre el coronavirus

_____________________

VIDEO RECOMENDADO

Ante la pandemia de coronavirus, Europa se sube a la bicicleta. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS