Elecciones en Nigeria: Boko Haram mata al menos 39 personas
Elecciones en Nigeria: Boko Haram mata al menos 39 personas

Millones de nigerianos acudieron hoy a las urnas para elegir un nuevo presidente y un nuevo Parlamento a pesar de la tensión y temor que se respira en el país africano por los ataques del grupo terrorista , que este sábado acabó con la vida de 39 personas, incluido un legislador.

Todos los ataques se llevaron a cabo en el noreste, donde las fuerzas armadas anunciaron el viernes que habían expulsado a los extremistas islámicos de los centros de población más importantes.

Los terroristas arremetieron contra un colegio electoral, en el que murieron al menos dos personas, el pueblo de Barutai, donde al menos 23 personas fueron decapitadas o quemadas, y el poblado de Miringa.


Elecciones en Nigeria con nuevo sistema electoral electrónico. (AFP)

"Todos corrimos al bosque", dijo Malam Ibrahim Adamu, un funcionario local en Barutai, en el estado de Borno. "Aquellos que tuvieron menos suerte fueron capturados en sus casas y masacrados", contó. Los milicianos emplearon motosierras para decapitar a las víctimas, agregó.

En un local electoral en el noreste de , Boko Haram mató a dos personas, contó un testigo a dpa. "Los insurgentes dispararon al aire gritando 'les advertimos que no participaran en estas elecciones. Los masacraremos a todos'", contó Umar Hammaga, residente de Shole, un pueblo en el estado de Gome, por teléfono a dpa.

La policía restableció el orden tras el ataque y los electores volvieron, según el testigo.

Residentes del poblado de Miringa dijeron que milicianos de Boko Haram quemaron las viviendas de los habitantes el sábado en la madrugada y luego los balearon mientras intentaban escapar. 

En Enugu, la capital del estado homónimo, en el sur del país, un coche bomba explotó en un local electoral, mientras un segundo coche bomba fue desactivado, informó el comisario de la policía local Dan Bature. Nadie resultó herido y la votación continuó.

Otra alarma de bomba fue reportada en Awka, en el estado vecino de Anambra, según la televisión Silverbird. Tampoco hubo víctimas.

Unos 360.000 policías fueron desplegados para evitar choques entre los seguidores de los campos políticos enfrentados, así como ataques del grupo terrorista, que busca establecer un en la región y ha causado la muerte de más de 14.000 personas desde 2009.

Con 68,8 millones de censados, hoy se podía sufragar en los 150.000 locales electorales habilitados para registrarse y votar. Por primera vez se utilizan carnets de identidad biométricos, con los que se pretende reducir el riesgo de fraude.

En varias localidades, como la capital, Abuya, y Lagos, la mayor ciudad del país, el proceso de votación se vio retrasado porque los funcionarios y los materiales llegaron tarde y ante fallos en los lectores de los documentos de identidad. Incluso el presidente, . Su carnet de identidad tuvo que pasar por cuatro lectores diferentes.

Por otra parte, la web de la Comisión Electoral Nacional (INEC) fue hackeada por un grupo desconocido, que se identificó como "cyberejército nigeriano". "La seguridad es 'solo una ilusión", se leía en el mensaje colgado por los hackers.

Observadores locales e internacionales monitorean los comicios. La Unión Africana desplegó a 50 observadores, mientras la  envió a un equipo de ocho analistas y 30 observadores, aunque no tiene presencia en el volátil noreste del país debido a las preocupaciones por la falta de seguridad.

Los nigerianos pueden votar entre 14 candidatos a la presidencia en la mayor economía del continente. Sin embargo, se espera un resultado muy ajustado entre el actual presidente, el cristiano Goodluck Jonathan, de 57 años, y el ex dictador militar musulmán Muhamadu Buhari, de 72.

El domingo se espera conocer los resultados preliminares. Para ganar, un candidato tiene que lograr más de la mitad de los votos nacionales y al menos el 25 por ciento de los votos en al menos 24 de los 36 estados del país. Si ninguno lo logra, se celebrará una segunda vuelta que se podrá ganar por mayoría simple.

Si Buhari logra imponerse, supondría la primera victoria de la oposición desde el retorno del país a la democracia en 1999.

Además del presidente, los nigerianos también deben elegir un nuevo Parlamento. 739 candidatos compiten por 109 escaños del Senado, y 1.780 lo hacen por los 360 escaños de la Asamblea Nacional.

También se espera que los partidos de Jonatahan y Buhari, el Partido Demócrata Popular y la coalición Todos los Progresistas (APC), respectivamente, se hagan con la mayoría de escaños.

Fuente: Agencias