Foto tomada el 25 de febrero de 2020 donde se ve a Viktor Filinkov, de 25 años, y a Yuli Boyarshinov, de 28 años, ambos acusados ​​de ser miembros del llamado grupo terrorista La Red. (Foto por Olga MALTSEVA / AFP).
Foto tomada el 25 de febrero de 2020 donde se ve a Viktor Filinkov, de 25 años, y a Yuli Boyarshinov, de 28 años, ambos acusados ​​de ser miembros del llamado grupo terrorista La Red. (Foto por Olga MALTSEVA / AFP).
/ OLGA MALTSEVA
Redacción EC

Moscú [EFE]. Un tribunal militar de sentenció hoy a hasta 7 años de prisión a dos antifascistas condenados por participar en “La Red”, considerada una organización terrorista y que supuestamente planeaba una rebelión armada y una toma violenta del poder, según el Servicio Federal de Seguridad (FSB).

MIRA: “Si un solo país trata de gobernar el mundo, esto terminará en un desastre”, dice el jefe de los espías de Rusia

Víctor Filinkov y Yuliy Boyárshinov fueron condenados, respectivamente, a siete años y a 5 años y medio de prisión, según la sentencia leída por el juez Román Muranov.

Varias decenas de personas, en medio de un fuerte dispositivo policial, se reunieron en frente del edificio del tribunal militar para mostrar su apoyo a los dos condenados, según el portal Mediazona.

Boyárshinov, de 28 años, se declaró culpable, mientras que Filinkov, de 25, inicialmente confesó pero luego se retractó al afirmar que fue torturado por el FSB.

Hasta ahora 11 personas de Penza, San Petersburgo y Moscú fueron juzgadas por el caso "La Red".

Una tercera persona de San Petersburgo, Igor Shishkin, llegó a un acuerdo con la Fiscalía y fue sentenciado a 3 años y tres meses de prisión, de acuerdo con Interfax.

En febrero pasado un tribunal militar de Penza, a unos 550 kilómetros al sureste de Moscú, ya condenó a siete antifascistas en el caso a entre 6 y 18 años de prisión.

Según los investigadores, en 2016 se creó una comunidad con el nombre “La Red” y su objetivo era cambiar el sistema del Estado.

Para ello habrían planificado “acciones violentas” desde células de combate en Moscú, San Petersburgo, Penza y otras regiones contra unidades militares, oficiales de policía y oficinas de Rusia Unida, el partido oficialista.

En concreto habrían planificado ataques durante las elecciones presidenciales y el Mundial de fútbol de 2018.

Los condenados dijeron repetidamente que habían confesado bajo tortura e incluso el presidente ruso, Vladimir Putin, consideró a finales de 2018 necesario verificar esa información.

El diario Novaya Gazeta, que investigó en profundidad el caso, afirmó en su momento que antes de que se abriera la causa penal contra los acusados de Penza éstos no se conocían entre sí, salvo dos.

Afirmó que "lo único que podía unir a los siete era la pasión por las ideas de izquierda, el vegetarianismo, la música, el (juego de combate) airsoft y los viajes de campamento (...)".

Sostuvo que el FSB consideró el juego de airsoft "el desarrollo de habilidades de resistencia armada".

También afirmó que no se encontraron huellas de los acusados en las armas, granadas y dispositivos explosivos hallados y dos de los acusados aseguraron que sus coches fueron abiertos previamente.

Además, agregó el diario, un extintor de incendios resultó ser un dispositivo explosivo improvisado a juicio de los investigadores.

Uno de los acusados denunció asimismo la manipulación de archivos supuestamente hallados en ordenadores de los antifascistas, entre otras irregularidades en el proceso.

__________________

VIDEO RECOMENDADO

Rusia celebra la victoria sobre Hitler sin veteranos ni tanques en las calles (09/05/20)

TE PUEDE INTERESAR