EE.UU.-Corea del Norte: La debilidad del portaaviones de Trump
Redacción EC

La flotilla de la Armada de que va rumbo a la península coreana para disuadir al régimen de Kim Jong-un carece de una capacidad clave: no puede derribar misiles balísticos.

()

Se espera que el USS Carl Vinson y los destructores y cruceros de guerra acompañantes del portaaviones lleguen a las aguas cercanas a la península esta semana, llevando varios tipos de armamento, como decenas de misiles crucero Tomahawk y anti-buque, aviones anti radar y jets "Super Hornet" fabricados por Boeing Co.

Esa potencia de fuego aporta mucho a cualquier pelea, pero la falta de capacidad de defensa de misiles balísticos de la Armada en la escena significa que la demostración de fuerza de alto perfil de la administración Trump tiene una carencia significativa en su advertencia a Corea del Norte contra realizar otra prueba de misiles y presionar al país para que se desista de su programa nuclear.

"Uno portaaviones no cambia el juego por sí solo", dijo en una entrevista Omar Lamrani, analista militar sénior de Stratfor, una empresa que realiza análisis geopolítico. Aunque el grupo liderado por Vinson está recibiendo mucha atención, "no hará demasiado por sí mismo", dijo.

Las tensiones en la península han aumentado debido a los desacuerdos entre el presidente de Estados Unidos Donald Trump y Kim por el continuo desarrollo del programa nuclear e intercontinental de misiles balísticos de Corea del Norte. Trump se comprometió en enero a no permitir que Corea del Norte desarrolle un arma nuclear capaz de llegar a Estados Unidos, y dijo este mes que enviaría una "armada" a la región. Corea del Norte, a su vez, llamó al despliegue de Vinson "intimidación y chantaje" y prometió que "reaccionaría a una guerra total con una guerra total".

()

Esta semana el régimen de Pyongyang llevó a cabo un ejercicio de artillería de fuego vivo al este de la capital, mientras que el USS Michigan, un submarino de propulsión nuclear capaz de transportar 154 Tomahawks, llegó al puerto surcoreano de Busan. En un movimiento muy inusual, la Marina anunció públicamente la visita. Pero Corea del Norte, que celebró el 85 aniversario de su ejército durante la semana, no realizó otra prueba nuclear.

Los destructores USS Wayne E. Meyer y USS Michael Murphy y el crucero de misiles teledirigidos de la clase Ticonderoga USS Lake Champlain, acompañan al Vinson, que se encuentra en ruta desde el mar filipino al sur de Japón. No están equipados con la versión del sistema de vigilancia Aegis fabricado por Lockheed Martin Corp. que puede rastrear misiles balísticos de largo alcance ni interceptores SM-3 de Raytheon Co. que son capaces de derribar misiles balísticos de mediano y largo alcance.

Tampoco lo están los destructores modernos de la Armada japonesa JS Samidare y JS Ashigara que se unieron al grupo Vinson para ejercicios equipados para detectar misiles o realizar intercepciones, confirmó un portavoz de la Armada japonesa. Tom Callender, un analista de las fuerzas navales de la Fundación Heritage, con sede en Washington, dijo en una entrevista que los tres destructores surcoreanos del tipo "Sejong el Grande" actualmente en operación no tienen capacidad de defensa contra misiles balísticos.

Cuando se le consultó sobre el grupo Vinson, el comandante Gary Ross, portavoz del Pentágono, dijo por correo electrónico que "no hablamos sobre las capacidades específicas de los sistemas de armas". Agregó que no hay un solo equipo militar capaz de defender contra todas las amenazas.

Fuente: Bloomberg

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DEL MUNDO...