Redacción EC

Muchos años antes de la muerte de , la primera gran venganza de por los atentados del fue sacar a los del poder en , país que daba cobijo al jefe de la red Al Qaeda y el entonces terrorista más buscado del mundo. La gran paradoja al cumplirse 20 años del 11S es que coincide por la retirada de las tropas norteamericanas del país asiático y con el espectacular retorno del Talibán al poder, casi sin disparar porque las fuerzas afganas renunciaron a combatir.

MIRA: Cómo Al Qaeda pasó del terror global a un débil liderazgo 20 años después del 11 de septiembre

La historia bélica en el empobrecido Afganistán se inicia tras los atentados del 11 de septiembre. Cuando cayeron las Torres Gemelas, todas las miradas se dirigieron a ese país, que era refugio de Osama Bin Laden y desde donde había proferido innumerables amenazas contra Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, se dirige a la nación desde la Oficina Oval el 11 de septiembre de 2001. (FOTO AFP / TIM SLOAN).
El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, se dirige a la nación desde la Oficina Oval el 11 de septiembre de 2001. (FOTO AFP / TIM SLOAN). / TIM SLOAN

El 18 de septiembre, el presidente George W. Bush declara la guerra al terrorismo y empezó a preparar una operación terrestre y aérea a gran escala en Afganistán.

11-S: Las dos horas que cambiaron Estados Unidos
Este año se cumplen dos décadas desde los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos que provocaron la muerte de casi 3.000 personas. El ataque de Al Qaeda fue el primer gran ataque extranjero en suelo estadounidense en casi dos siglos. AFP conversó con sobrevivientes y personas cercanas a las víctimas, que reconstruyen el día que cambió el curso de la historia estadounidense. ( Fuente: AFP)
MIRA: 11-S: El bombero peruano que pasó dos semanas buscando sobrevivientes entre los escombros de la Zona Cero | ENTREVISTA

El 7 de octubre, Estados Unidos declara la guerra a los talibanes e inicia la Operación Libertad Duradera. El ejército norteamericano y sus aliados británicos comienzan a bombardear Afganistán.

En el terreno, la Alianza del Norte, que llevaba años enfrentándose a los talibanes y pidiendo apoyo a Occidente para ese propósito, se pone a la vanguardia de la operación.

Los soldados de la Alianza del Norte gritan "Allah Akbar" y saludan mientras avanzan hacia Kabul, el 13 de noviembre de 2001. (FOTO AFP / Alexander NEMENOV).
Los soldados de la Alianza del Norte gritan "Allah Akbar" y saludan mientras avanzan hacia Kabul, el 13 de noviembre de 2001. (FOTO AFP / Alexander NEMENOV). / ALEXANDER NEMENOV

A estos aliados se van uniendo posteriormente Canadá, Alemania, Australia, Francia y otros países occidentales.

El 14 de octubre, los talibanes proponen discutir la entrega de Bin Laden a un tercer país para ser juzgado si Estados Unidos proporciona pruebas de su participación en el 11S. Washington rechaza la oferta.

Un militante talibán con un lanzador de cohetes RGP en Kandahar el 31 de octubre de 2001. (AFP PHOTO / Banaras KHAN).
Un militante talibán con un lanzador de cohetes RGP en Kandahar el 31 de octubre de 2001. (AFP PHOTO / Banaras KHAN). / BANARAS KHAN
MIRA: “Sobreviví al 11-S porque llegué más tarde a trabajar a las Torres Gemelas. Y a veces me siento culpable”

Para el 19 de octubre, Estados Unidos informa que sus fuerzas registraron un recinto utilizado por el líder talibán mulá Omar. Esa noticia confirma que los norteamericanos ya forman parte de las operaciones terrestres.

El 5 de noviembre, Estados Unidos informa que ha duplicado el número de sus tropas en el terreno.

Las fuerzas de los talibanes se desmoronan con rapidez. Su primera gran pérdida fue la provincia de Mazar-e-Sharif.

El 13 de noviembre cae Kabul, la capital de Afganistán.

Soldados estadounidenses se preparan para abordar un helicóptero después de la Operación Deliberate Strike, a unos 60 kilómetros al norte de Kandahar, Afganistán, el 20 de mayo de 2003. (AFP PHOTO / Kamal Kishore).
Soldados estadounidenses se preparan para abordar un helicóptero después de la Operación Deliberate Strike, a unos 60 kilómetros al norte de Kandahar, Afganistán, el 20 de mayo de 2003. (AFP PHOTO / Kamal Kishore). / -
MIRA: La escalofriante llamada de la azafata Betty Ong desde el primer avión que se estrelló contra las Torres Gemelas el 11-S

Los talibanes solo resisten en Kandahar, su último bastión, que finalmente cae el 7 de diciembre.

Los talibanes habían tomado Kabul en 1996 e instaurado un gobierno que se regía por la línea dura del Islam y aplicaban la sharía. El rasgo característico de ese régimen fue el sometimiento de las mujeres a una vida de miseria.

Dos mujeres afganas caminan en Kabul, el 14 de noviembre de 2001. (FOTO AFP / Alexander NEMENOV).
Dos mujeres afganas caminan en Kabul, el 14 de noviembre de 2001. (FOTO AFP / Alexander NEMENOV). / ALEXANDER NEMENOV

Pero los 5 años que llevaban en el poder se habían esfumado en solo dos meses de operación de Estados Unidos y sus aliados. Sin embargo, no fue el fin de la guerra; al contario, era el inicio de lo que con el paso de los años sería el conflicto bélico más largo en la historia del país norteamericano, que se selló con una retirada humillante.

MIRA: Las torturas de la CIA tras el 11 de septiembre, el secreto mejor guardado de Estados Unidos

Pero antes de ese desenlace, había que cumplir con el primer objetivo de la Operación Libertad Duradera: cazar a Bin Laden.

Finalmente, el 1 de mayo del 2011, se consuma la venganza. Fuerzas especiales de Estados Unidos matan Osama Bin Laden en una casa de Abbottabad, en la vecina Pakistán, a 120 kilómetros de Islamabad. El cabecilla de Al Qaeda no estaba en las inexpugnables montañas de las zonas tribales de Pakistán, como se informaba de manera regular.

Osama Bin Laden le declaró la guerra a EE.UU. desde una cueva en Afganistán el 20 de agosto de 1998. (Getty Images).
Osama Bin Laden le declaró la guerra a EE.UU. desde una cueva en Afganistán el 20 de agosto de 1998. (Getty Images).
La casa donde encontraron a Osama Bin Laden fue demolida. (Foto: Aamir QURESHI / AFP).
La casa donde encontraron a Osama Bin Laden fue demolida. (Foto: Aamir QURESHI / AFP). / AAMIR QURESHI

A pesar del objetivo cumplido, Estados Unidos no se retira definitivamente de Afganistán, solo empieza a enumerar enumera planes de repliegue y saca a cuentagotas a sus tropas.

Los números de la guerra

Según la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos, hay 980.000 veteranos de la guerra de Afganistán. De estos hombres y mujeres, 507.000 sirvieron tanto en Afganistán como en Irak.

En total, 2.455 militares estadounidenses murieron en la guerra de Afganistán. Las últimas 13 víctimas mortales se registraron en el ataque del ISIS-K al aeropuerto de Kabul del 26 de agosto del 2021.

Un ataúd cubierto con una bandera de Estados Unidos es colocado dentro de un vehículo en la Base de la Fuerza Aérea de Dover. (SAUL LOEB / AFP).
Un ataúd cubierto con una bandera de Estados Unidos es colocado dentro de un vehículo en la Base de la Fuerza Aérea de Dover. (SAUL LOEB / AFP).

Un total de 20.722 miembros del ejército estadounidense resultaron heridos durante los 20 años de guerra.

MIRA: 11-S: Así fueron las horas de terror que cambiaron el mundo para siempre

En cuanto a las víctimas civiles, más 46.000 personas fueron asesinadas en Afganistán por todos los bandos en el conflicto. Fueron muertes directas por bombas, balas, explosione, etc. Otros miles han resultado heridos, según la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán.

Este número de víctimas civiles incluye a los pakistaníes que murieron en los más de 400 ataques estadounidenses con aviones no tripulados que se registraron desde el 2004 para tratar de matar a los líderes talibanes, pues tras la invasión tanto Bin Laden como sus más cercanos colaboradores hallaron refugio en las inexpugnables zonas tribales de Pakistán.

Para finales del 2020, más de 2,2 millones de afganos desplazados por la guerra vivían en Irán y Pakistán.

MIRA: Las imágenes inéditas del 11-S que publicó el servicio secreto de EE.UU. a 20 años del atentado | FOTOS

Sobre el costo de la guerra, el Congreso de Estados Unidos asignó más de 1 billón de dólares al Departamento de Defensa para las operaciones. Pero no es el único presupuesto. Si se incluyen otras partidas la cifra supera los 2,3 billones de dólares.

Los marines de Estados Unidos llegan a Kandahar, Afganistán, el 27 de octubre de 2014. (FOTO AFP / WAKIL KOHSAR).
Los marines de Estados Unidos llegan a Kandahar, Afganistán, el 27 de octubre de 2014. (FOTO AFP / WAKIL KOHSAR).

Ese presupuesto incluye la formación de un ejército afgano que estuviera preparado para luchar tanto contra la insurgencia talibán como a los terroristas de Al Qaeda y el ISIS-K una vez que las tropas de Estados Unidos se fueran del país.

Además de entrenamiento, a las fuerzas de Afganistán se les dotó de armamento. Pero nada de ello sirvió pues, como dijo el propio presidente Joe Biden cuando se ratificó en que la fecha de la retirada sería el 31 de agosto del 2021, el ejército afgano nunca tuvo la voluntad de luchar por su país.

MIRA: Las razones por las que EE.UU. dice adiós a las grandes intervenciones militares en el 20 aniversario del 11S

Pero esos no han sido los únicos gastos económicos de Estados Unidos. Los costes por discapacidad y atención médica de los veteranos de guerra posteriores al 11-S ascienden a 465.000 millones de dólares. Ahora que finalizó la guerra, EE.UU. deberá seguir destinando dinero para toda la atención médica del futuro y de discapacidad de los veteranos. Según Linda Bilmes, académica de la Universidad de Harvard, es probable que se añada hasta 2 billones de dólares al coste global de la atención médica a los veteranos de las guerras de Irak y Afganistán de aquí al 2050.

A 20 años del 11S: las llamadas de las víctimas del atentado desde las Torres Gemelas
Algunas de las víctimas del atentado del 11 de septiembre del 2021 en las Torres Gemelas del World Trade Center en Nueva York llegaron a comunicarse con sus familiares, amigos, periodistas y servicios de emergencia, sin saber que sus voces quedarían registradas para la posteridad.

La retirada humillante

Estados Unidos empieza a sellar su retirada de Afganistán en el 2020, durante el gobierno de Donald Trump.

El 29 de febrero de ese año, Estados Unidos y los talibanes firmaron en Doha, Qatar, el acuerdo que fijó un calendario para la retirada definitiva de los norteamericanos y sus aliados tras casi 20 años de conflicto.

El acuerdo, bautizado como Camino a la Paz, incluye la garantía por parte de los talibanes de que el país no será utilizado para actividades terroristas.

Pero ese acuerdo no sella un alto el fuego. Así, en los días posteriores a la firma, combatientes talibanes llevan a cabo decenas de ataques contra las fuerzas de seguridad afganas. Estados Unidos responde con un ataque aéreo contra los talibanes en la provincia de Helmand.

MIRA: ¿Occidente perdió la guerra contra la yihad 20 años después del 11 de septiembre?

Ya durante el gobierno de Joe Biden, en el 2021, el demócrata anuncia la retirada total de las tropas de su país en Afganistán antes del 20 aniversario de los atentados del 11 de septiembre. “Es hora de terminar la guerra más larga de América”, dijo el presidente de Estados Unidos.

Con el anuncio de la retirada definitiva de Estados Unidos, los talibanes lanzan su mayor ofensiva contra las fuerzas afganas en la provincia de Helmand y otras seis regiones. Rápidamente pueblos y distritos empiezan a caer en sus manos.

A finales de junio, los talibanes ya dominan más de 50 distritos. Mientras tanto, sigue el repliegue de las tropas de Estados Unidos.

Para finales de julio, los talibanes ya controlan más de la mitad del territorio afgano.

Los combatientes talibanes toman el control del palacio presidencial de Afganistán en Kabul después de que el presidente Ashraf Ghani huyera del país, el domingo 15 de agosto de 2021. (AP Photo / Zabi Karimi).
Los combatientes talibanes toman el control del palacio presidencial de Afganistán en Kabul después de que el presidente Ashraf Ghani huyera del país, el domingo 15 de agosto de 2021. (AP Photo / Zabi Karimi).

El domingo 15 de agosto, finalmente los talibanes entran a Kabul. El presidente Ashraf Ghani huye del país. El ejército no combate a los insurgentes, que declaran su victoria y el fin de la guerra.

El mayor general Chris Donahue fue el último soldado estadounidense en retirarse de Afganistán. (Foto: AFP)
El mayor general Chris Donahue fue el último soldado estadounidense en retirarse de Afganistán. (Foto: AFP)

A Estados Unidos solo le quedaban 16 días de presencia en Afganistán. Finalmente, a última hora del 30 de agosto partió el último avión norteamericano.

Un día antes, el 29 de agosto, llegaban a Estados Unidos los féretros de las últimas víctimas de la guerra: los 13 soldados asesinados en el atentado del ISIS-K en el aeropuerto de Kabul del 26 de agosto. Terminaba así la guerra de 20 años. Quedaban en Afganistán los talibanes en el poder, Al Qaeda debilitada y el fortalecido ISIS-K como la nueva amenaza.

Las guerras en Afganistán. (AFP).
Las guerras en Afganistán. (AFP).

________________________________

VIDEO RECOMENDADO

¿Qué pasó con los escombros del 11 de septiembre?
Fresh Kills, en Staten Island, fue el mayor vertedero a cielo abierto del mundo hasta que dejó de operar en marzo de 2001. Reabrió tras los atentados del 11 de septiembre, para recibir los escombros del World Trade Center. Veinte años después, el lugar es fuente de dolor para muchos familiares de las víctimas, que recuerdan que entre los escombros yacen restos humanos. (Fuente: AFP)

TE PUEDE INTERESAR

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más