Betty Ong fue la primera persona en alertar sobre el secuestro de los aviones del 11S.  (Getty Images).
Betty Ong fue la primera persona en alertar sobre el secuestro de los aviones del 11S. (Getty Images).
BBC News Mundo

Servicio de noticias

“¿Qué está pasando, Betty? Betty, habla conmigo. Betty ¿estás ahí? ¿Betty?”.

Nydia Gonzalez, la jefa de operaciones de American Airlines (AA) esa mañana del , sabía que algo grave había pasado del otro lado de la línea.

MIRA: Lo que sabemos de cómo se organizaron los ataques terroristas del 11 de septiembre

Por más de 20 minutos, Betty Ong, una de las azafatas del primer vuelo que terminaría impactando contra el World Trade Center de Nueva York estuvo hablando con tierra. Fue la primera persona en alertar a las autoridades sobre los secuestros de los aviones.

Durante más de 20 minutos había estado hablando con Betty Ong, una de las azafatas del vuelo AA11 entre Boston y Los Ángeles, el primero de los dos que hace 20 años terminarían impactando contra el World Trade Center de Nueva York.

MIRA | 11-S: Así fueron las horas de terror que cambiaron el mundo para siempre

Ong (1956-2001), nativa de San Francisco y de ascendencia china, llevaba más de 10 años trabajando en la industria y ese día, con su llamada a tierra, fue la primera persona en alertar a las autoridades sobre los secuestros de los aviones.

“La cabina no responde. Alguien fue apuñalado en clase ejecutiva y creo que han echado un gas porque no podemos respirar. No lo sé. Me parece que nos están secuestrando”, dice al inicio de su comunicación, sobre las 8:20 AM.

MIRA: El 11-S, los talibanes y el gran fiasco del Ejército más poderoso del mundo

Siete minutos antes había tenido lugar el último contacto del piloto con la torre de control.

MIRA | A 20 años del 11S: las llamadas de las víctimas del atentado desde las Torres Gemelas

Ya para entonces, los operadores aéreos habían notado que algo estaba mal en la trayectoria del avión y a la misma hora que Ong llamó habían visto que el avión estaba drásticamente fuera de curso.

Cuatro minutos después, cuando la azafata seguía hablando con tierra, la aeronave giró 100 grados hacia el sur, lo que confirmó la sospecha de que había sido secuestrada y que iba rumbo a Nueva York.

Mientras, en la conversación telefónica la ansiedad y el desconcierto parecían arroparse.

MIRA | La historia detrás de la icónica imagen del hombre cayendo de una de las Torres Gemelas tras los ataques del 11-S

Una mujer que inicialmente respondió la llamada y un gerente de AA que sumó a la conversación parecían no saber qué hacer. Una y otra vez le preguntaban detalles a la azafata como dónde estaba, cuál era el número de su vuelo o en qué asiento se encontraba.

Ong, con aplomo, respondía y repetía que algo muy extraño estaba pasando en el avión.

Ong (1956-2001), nativa de San Francisco y de ascendencia china, llevaba más de 10 años trabajando en la industria. (Getty Images).
Ong (1956-2001), nativa de San Francisco y de ascendencia china, llevaba más de 10 años trabajando en la industria. (Getty Images).

“Mi nombre es Betty Ong. Soy la número 3 del vuelo 11. Y la cabina no contesta su teléfono, alguien fue apuñalado en clase ejecutiva y no podemos respirar en clase ejecutiva”, se la oye decir.

Unos minutos después pidió a tierra que esperaran: alguien se dirigía hacia donde ella estaba.

“Alguien viene de la clase business. Aguarde un segundo, vuelven...”.

La comunicación, sin embargo, no se corta.

MIRA | La icónica foto de la “dust lady”, la mujer cubierta de polvo que “perdió el control” tras los ataques a las Torres Gemelas del 11S

La última conversación

Ong vuelve a hablar y repite que no pueden entrar a la cabina, que al parecer la han tomado y que el piloto habría sido también apuñalado.

Les pregunta a los que están en la tierra si han podido comunicarse con la cabina.

“Creo que los hombres están ahí arriba (en la cabina). Es posible que se hayan colado hasta allí. Nadie puede llamar a la cabina. Ni siquiera podemos entrar”, dice.

Luego pregunta, casi desesperada: “¿Hay alguien todavía ahí?”.

Le responden que sí.

MIRA | Las 2 causas científicas por las que se cayeron las Torres Gemelas tras el impacto de los aviones el 11 de septiembre de 2001

Es entonces cuando Nydia Gonzalez se une a la llamada.

Vuelve a preguntarle a Ong quién era, que cuál era el vuelo, que hacia dónde iba… luego que si se han tratado de comunicarse con alguien más.

“No. Alguien está llamando a un médico y no podemos conseguir un médico”, responde Ong.

Esa fue la última parte de la grabación con la voz de la azafata que se reprodujo en Estados Unidos ante la comisión que investigó los atentados del 11-S.

Pero la llamada de Ong con tierra continuó y el testimonio de los minutos que vinieron después llegaron de una forma aún más angustiante: a través de la voz de Gonzalez, que comunicaba a la línea de emergencias de American Airlines lo que iba diciendo por el otro teléfono la azafata.

MIRA | Atentados del 11 de septiembre: Cómo se planificó y ejecutó el peor ataque terrorista en Estados Unidos

Los segundos finales

Cuando comunican con la línea de emergencias, Gonzalez tiene que volver a decir otra vez los mismos detalles del vuelo e incluso tiene que repetir su nombre y deletrear su apellido antes de poder seguir contando lo que sucede.

La persona de emergencias la pone espera mientras contacta con el control de tráfico aéreo.

“Todavía estoy con seguridad, ¿de acuerdo, Betty? Estás haciendo un gran trabajo, mantén la calma. ¿Okey?”, le dice Nydia Gonzalez a la azafata.

Luego, a través de la voz de Gonzalez, conocemos que Ong le cuenta que, al parecer, los pasajeros de la clase económica no tienen claro qué está sucediendo.

Es entonces cuando le preguntan sobre los atacantes.

“Hola Betty, ¿tienes alguna información sobre los caballeros, los hombres que están en la cabina con los pilotos? ¿eran de primera clase?”, se oye que pregunta.

MIRA | “Sobreviví al 11-S porque llegué más tarde a trabajar a las Torres Gemelas. Y a veces me siento culpable”

Luego Gonzalez repite lo que la azafata le responde: “Estaban sentados en (los asientos) 2A y 2B”.

Cinco extremistas islámicos iban a bordo, entre ellos Mohammad Atta, el líder del grupo, quien se cree que en algún momento del secuestro ocupó el puesto del piloto y pilotó el avión hacia la primera torre del World Trade Center.

Poco antes del impacto, en la llamada, el agente del servicio de emergencia dice que los secuestradores han apagado el transpondedor del avión y por eso ya no podían registrar la altitud de la aeronave.

(Getty Images).
(Getty Images).

Sin embargo, un radar sugiere que algo está por suceder: “Parece que está descendiendo”, dice el hombre.

Es poco después de esto cuando Nydia le pregunta a Betty qué está pasando, si está ahí… Pero no tiene respuesta.

“Parece que… parece que la perdimos…”, dice Gonzalez.

Más tarde, Nydia contaría lo último que escuchó del otro lado.

Al parecer Betty le dijo: “Recen por nosotros”.

“Pienso en ella todos los días”

Harry Ong Jr. con una foto de su hermana en 2011. (Getty Images).
Harry Ong Jr. con una foto de su hermana en 2011. (Getty Images).

“Tengo una foto de ella en mi escritorio. La veo todos los días. Pienso en ella todos los días”, dle dijo recientemente a la cadena CBS Harry Ong Jr., hermano mayor de Betty.

Según relató, a Betty, la menor de cuatro hermanos, le encantaba ser asistente de vuelo. Crecieron sin mucho dinero y su trabajo le permitió viajar a lugares con los que solo soñaban cuando eran niños.

Betty estaba en el vuelo 11 para ganar dinero extra para un próximo viaje a Hawái con su hermana. Como no estaba en su vuelo normal, la mujer de 45 años fue asignada a la parte trasera del avión en lugar de la primera clase y la clase ejecutiva, donde se encontraban los secuestradores. Eso le permitió hacer la llamada a tierra.

Ong Jr. contó que su padre esperó a que Betty regresara a casa hasta el día de su muerte en 2007.

“Siempre estaba mirando la televisión, las estaciones de noticias, con la esperanza de que fueran noticias de que Betty regresaba a casa y que estaba bien”, dijo.

La familia de Betty ha mantenido vivo su nombre y legado, creando una fundación para financiar programas para jóvenes y adultos mayores en un centro de recreación en el barrio chino de San Francisco, que recibió el nombre de la azafata.

_______________________________

VIDEO RECOMENDADO

Afganistán: las imágenes que muestran el caos y la desesperación tras la toma de control de los talibanes
Escenas de terror se repiten en el Aeropuerto Internacional de Kabul mientras la gente trata de huir de Afganistán después de que los combatientes talibanes tomaran la capital.

TE PUEDE INTERESAR