Amerie Jo Garza, de 10 años, es una de las víctimas del tiroteo en una escuela primaria de Texas. (Facebook).
Amerie Jo Garza, de 10 años, es una de las víctimas del tiroteo en una escuela primaria de Texas. (Facebook).
Redacción EC

En la última fotografía que le tomaron en vida a Amerie Jo Garza, de 10 años, se la ve con una gran sonrisa mostrando su certificado escolar que la nombraba como alumna del cuadro de honor en la escuela primaria Robb Elementary en Uvalde, . La imagen es del martes en la mañana.

Menos de dos horas después, Amerie Jo Garza estaba muerta a manos de , el joven de 18 años que ingresó armado con dis rifles a la escuela y

MIRA: “Entró y dijo, ‘¡es hora de morir!’”: Un alumno del aula de la masacre de Texas contó cómo sobrevivió y dio detalles del tiroteo

Según la abuela de la niña, Ramos le disparó a Amerie Jo porque vio que estaba intentando llamar al 911.

Amerie Jo Garza pasó la mañana del 24 de mayo celebrando su nombramiento en el cuadro de honor. (Facebook).
Amerie Jo Garza pasó la mañana del 24 de mayo celebrando su nombramiento en el cuadro de honor. (Facebook).

“Mi nieta fue asesinada a tiros por tratar de llamar al 911, murió como una heroína tratando de obtener ayuda para ella y sus compañeros de clase”, dijo Berlinda Irene Arreola a

MIRA: Víctima de bullying y con una mamá adicta: así era la vida de Salvador Ramos, el atacante de la primaria en Texas

“Entonces el pistolero entró y les dijo a los niños: ‘Van a morir’”, explicó. “Y ella tenía su teléfono y llamó al 911. Y en lugar de agarrarlo y romperlo o quitárselo, él le disparó”

Amerie Jo estaba “llena de vida, una bromista, siempre sonriendo”, dijo su padre, Angel Garza, en una breve entrevista telefónica con el New York Times. Contó que no hablaba mucho de la escuela, pero le gustaba pasar tiempo con sus amigas a la hora de la comida, en el patio durante el recreo. “Era muy sociable... Hablaba con todos”, dijo.

Tras el tiroteo, y cuando el número de víctimas crecía, los familiares de Amerie no tenían noticias de ella, estaba desaparecida. Entonces, el padre de la niña publicó en sus redes sociales que no tenían noticias de la pequeña. “No pido mucho o casi no publico aquí, pero por favor han pasado 7 horas y todavía no he sabido nada de mi amor. Por favor, fb ayúdame a encontrar a mi hija”.

Un oficial de policía camina afuera de la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas, el 25 de mayo de 2022, un día después del tiroteo que dejó 21 muertos. (Allison Dinner / AFP).
Un oficial de policía camina afuera de la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas, el 25 de mayo de 2022, un día después del tiroteo que dejó 21 muertos. (Allison Dinner / AFP).

Angel Garza se apresuró a ir a la escuela y llegó cuando los funcionarios comenzaron a escoltar a los niños que salían de sus aulas.

“Una niña estaba cubierta de sangre de pies a cabeza. Pensé que estaba herida, le pregunté qué le pasaba. Dijo que estaba bien, estaba histérica y dijo que le dispararon a su mejor amiga, que mataron a su mejor amiga”, dijo el miércoles Garza a Anderson Cooper, de CNN.

“Le pregunté a la niña el nombre, y... ella dijo Amerie”, recordó Garza dejando caer la cabeza y llorando.

Amerie Jo Garza tenía 10 años.
Amerie Jo Garza tenía 10 años.

De acuerdo con CNN, Amerie había cumplido 10 años unas dos semanas antes del ataque. Su familia celebró su cumpleaños con una cena y le regaló un teléfono celular, el primero que tenía.

“Ella ha estado esperando un teléfono durante tanto tiempo y finalmente se lo conseguimos. Solo estaba tratando de llamar a las autoridades, y supongo que él le disparó”, dijo Garza a CNN, sosteniendo una foto de Amerie tomada cuando formó parte del cuadro de honor en la escuela.

Garza volvió a Facebook poco después de las 23:00 horas del martes con la noticia de que Amerie Jo estaba muerta. “Por favor, no den un segundo por sentado... Abraza a tu familia. Diles que los amas. Te quiero Amerie Jo. Cuida a tu hermanito”, escribió.

La pequeña Amerie Jo deja atrás a un hermano pequeño de 3 años, a quien adoraba.

“Ella era muy extrovertida. Tenía un corazón generoso. Siempre estaba allí para echar una mano a cualquiera. Era muy inteligente y estaba ansiosa por vivir”, recordó su abuela.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más