Momento del acto organizado por la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT), la Plataforma 17A y Politeia para conmemorar el quinto aniversario de los atentados con un homenaje a las víctimas en la Rambla de Canaletes (Foto: EFE/ Quique García)
Momento del acto organizado por la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT), la Plataforma 17A y Politeia para conmemorar el quinto aniversario de los atentados con un homenaje a las víctimas en la Rambla de Canaletes (Foto: EFE/ Quique García) / Quique García
Agencia EFE

El acto en recuerdo a las víctimas de los atentados yihadistas que hace cinco años provocaron 16 muertos y 140 heridos en la región española de estuvo este miércoles marcado por el boicot de un grupo de independentistas, con momentos de tensión con quienes pedían respeto a los fallecidos.

MIRA: Las amenazas de muerte a los agentes del FBI y los llamados a una “guerra civil” tras el allanamiento a Trump

Barcelona acogió este acto institucional, con una ofrenda floral y un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas de los atentados del 17 y 18 de agosto de 2017 en esta ciudad, mediante un atropello masivo con una furgoneta en una concurrida zona turística, y en la localidad catalana de Cambrils.

Los representantes de los gobiernos de España, Cataluña y Barcelona estaban situados en una segunda fila, mientras que en la primera estaban víctimas y familiares.

El presidente del Gobierno regional de Cataluña, Pere Aragonès, la presidenta del Congreso de los Diputados de España, Meritxell Batet, varios ministros del Ejecutivo español y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, fueron abucheados por decenas de independentistas catalanes concentrados en los alrededores.

MIRA: Youtuber amenazó con cobrar miles de euros “por publicidad” al restaurante que no le dio comida gratis | VIDEO

“Queremos la verdad”, “vergüenza” y “vosotros, fascistas, sois los terroristas”, corearon los concentrados.

Minutos después del acto, tras unos momentos de tensión, algunos de los familiares de las víctimas se encararon con un hombre que rompió a gritos el minuto de silencio.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, abogó en redes sociales por continuar “avanzando unidos por la libertad y la convivencia”.

El miembro de la Unidad de Atención y Valoración a Afectados por Terrorismo, Robert Manrique, lamentó el boicot, al considerar que “no era el lugar” y que no se deben usar estos actos “para hacer política”.

MIRA: Armas para América Latina, Asia y África: Rusia y sus intentos por crear un mundo multipolar

Manrique aseguró que a muchas víctimas y a sus familiares les ha “afectado” y les ha hecho “mucho daño” que “no se respetara ni el minuto de silencio”.

Algunas de las víctimas denunciaron una vez más el abandono institucional, pues por el momento solo un tercio de los afectados que han sido reconocidos como tales por sentencia judicial han sido indemnizados.

La Audiencia Nacional española condenó el año pasado a penas de hasta 53 años de cárcel a tres miembros de una célula yihadista por estos atentados, tras un juicio durante el que trascendió que preparaban ataques contra la Torre Eiffel de París y en Barcelona contra edificios relevantes como la basílica de la Sagrada Familia y el Camp Nou, el estadio del FC Barcelona.

Otros dos supuestos miembros de esta célula murieron en una explosión cuando al parecer preparaban explosivos, según la Fiscalía, otros cinco fueron abatidos por la Policía en Cambrils, cuando atacaban con cuchillos y un hacha a transeúntes en un paseo marítimo, y otro más en una intervención tres días después.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más