Gisella López Lenci

Un sospechoso sobre de cartón llegó a la sede diplomática de en Madrid. Iba dirigido al embajador Sergei Pohoreltsev. Uno de los empleados decidió abrirlo. El paquete explotó, dejó al funcionario con heridas leves y encendió la alerta, la cual se volvió en severa preocupación cuando con el transcurrir de las horas otros sobres similares con material pirotécnico empezaron a proliferar en la capital .

El mismo miércoles se supo de otro sobre enviado a la empresa de armas Instalaza, en Zaragoza. Esta compañía ha enviado 1.500 lanzagranadas al ejército ucraniano, que combate a las fuerzas rusas en la guerra.

Y este jueves se informó de la tercera, cuarta, quinta y sexta ‘carta bomba’, todas de ellas detectadas a tiempo. Una de ellas se envió nada menos que al presidente del Gobierno Español, , la cual llegó al Palacio de la Moncloa el pasado 24 de noviembre, pero el hecho se difundió públicamente recién al conocerse de los otros paquetes.

Este es el sobre  que incluía un dispositivo explosivo dirigida al embajador de Ucrania en España. TWITTER
Este es el sobre que incluía un dispositivo explosivo dirigida al embajador de Ucrania en España. TWITTER

El resto llegó al Ministerio de Defensa -dirigida a la titular del despacho, Margarita Robles-, a la base aérea Torrejón de Ardoz, en Madrid, y a la Embajada de Estados Unidos en la capital española.

En el caso de la base militar, el paquete fue enviado al director del Centro de Satélites de la Unión Europea (SatCen), un organismo de inteligencia geoespacial de la UE que tiene entre sus misiones monitorear la situación en Ucrania.

Según el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, es probable que la mayoría de paquetes hayan sido enviados dentro de España, pero aún todos los hechos están bajo investigación preliminar.

¿Represalias por Ucrania?

Aunque parecieran haber varios puntos en común, las autoridades españolas aún desconocen quién envió las cartas y si éstas están relacionadas con la guerra entre Rusia y Ucrania.

Al respecto, la embajada de Rusia en Madrid condenó el jueves estos envíos y que “cualquier amenaza o ataque terrorista, especialmente aquellos dirigidos a las misiones diplomáticas, son totalmente condenables”.

Entre tanto, se ha reforzado la seguridad en embajadas y diversos edificios públicos en la capital española.

Un vehículo militar patrulla los exteriores de la base aérea de Torrejón de Ardoz, a donde también llegó uno de los sobres con explosivos. (Photo by OSCAR DEL POZO / AFP)
Un vehículo militar patrulla los exteriores de la base aérea de Torrejón de Ardoz, a donde también llegó uno de los sobres con explosivos. (Photo by OSCAR DEL POZO / AFP)
/ OSCAR DEL POZO

Aunque aún hay pocos indicios, lo que va quedando claro es que las amenazas no parecieran ser producto de una trama meticulosamente planeada.

“Yo no recuerdo que algo así se le haya enviado a un presidente del Gobierno Español. En todo caso, esto tiene una intención de llamar la atención, pero no pretende causar un daño irreparable, porque son cartas que tienen un efecto pirotécnico, que provocan un efecto de llama, que pueden quemarte pero no son realmente ‘cartas bomba’”, comenta a El Comercio el catedrático de Ciencia Política de la Universidad de Málaga, Ángel Valencia Sáiz.

Para el politólogo, el responsable pareciera ser un amateur que no tendría conexión alguna con el terrorismo internacional.

Una opinión similar tiene Enrique Banús, director del Instituto de Estudios Europeos de la Universidad de Piura: “Parece que se trata de un amateur que ha querido hacer algo que llamara la atención. Ha hecho algo muy rudimentario, pero estaría vinculado al apoyo de España a la política de la Unión Europea con respecto a Ucrania.

“En ese contexto, España está apoyando a Ucrania con el envío de armas, ayuda humanitaria y para recuperar el sistema energético después de los bombardeos que han dañado el suministro de varias ciudades”, agrega.

El Gobierno de Pedro Sánchez fue de los primeros en plegarse a favor de Ucrania y de ajustarse a las decisiones de la Unión Europea con respecto a la invasión rusa.

El presidente del Gobierno Español, Pedro Sánchez, también fue uno de los destinatarios de los sobres con explosivos. REUTERS/Jon Nazca
El presidente del Gobierno Español, Pedro Sánchez, también fue uno de los destinatarios de los sobres con explosivos. REUTERS/Jon Nazca
/ JON NAZCA

“La postura del presidente le costó las críticas de Unidas-Podemos, uno de los partidos de la coalición de gobierno, pues consideraban que España no debía implicarse en la guerra o gastar dinero en ello”, señala Valencia.

“Igualmente, la posición de España con respecto a acoger en el país a población ucraniana ha sido bastante generosa”, añade.

“La investigación está en curso. Tiene que quedar claro que ninguna carta ni acción violenta va a cambiar el compromiso claro y firme de España y de los países de la OTAN y de la UE a la hora de apoyar a Ucrania”, expresó la ministra española de Defensa, quien justamente estaba de visita oficial en ese país.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más